Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

martes, marzo 1

Juan de la Cosa, un mapa para la historia

(Con esto acabo de hablar de este hombre por una temporada, prometido)

En el Museo Naval de Madrid se conserva la carta universal de Juan de la Cosa, fechada en 1500 en el Puerto de Santa María. La obra, de 183 x 96 cms, está realizada sobre dos hojas de pergamino cosidas a un lienzo resistente y pegadas por el centro. En ella aparecen reflejados los descubrimientos de Colón, Ojeda, Pinzón y los hermanos Cabott, exploradores del norte de América, continente coloreado en verde. Del norte, faltan las penínsulas de Florida y del Yucatán, el golfo de México y América Central, tapada hábilmente por De la Cosa con el dibujo de San Cristobal (según los historiadores representa a Colón) para no pronunciarse sobre la existencia de un paso marítimo entre el norte y el sur.

Las Antillas aparecen con sus nombres; es, además, la primera vez que Cuba aparece representada como una isla y no como una península -que es lo que, según Colón, era-. Hacia el sur, vemos desde el cabo de la Vela hasta el de San Agustín y una parte de Brasil. A lo largo de la costa, De la Cosa dibujó banderas que señalaban a quién pertenecían los territorios: corona de Castilla o de Inglaterra. La costa oeste de Africa está mejor dibujada que la del este, puesto que las exploraciones estaban más avanzadas por el lado occidental, mientras que Asia está muy desdibujada. El mapa se corta a la altura de China, para evitar opinar sobre si las tierras descubiertas por Colón eran asiáticas o un continente nuevo. De la Cosa incorpora curiosos detalles en el mapa: rosas de los vientos, banderas, naves, reyes, puertos, ciudades... además de una escala en la parte superior e inferior que podría marcar 50 millas.

El mapa, depositado por el Consejo de Indias en la Casa de Contratación de Sevilla, desapareció con el tiempo y reapareció en 1832, cuando el barón Walckenaer lo adquirió en una almoneda. A su muerte en 1853 se realizó una subasta de sus propiedades y la carta fue comprada por el Estado Español por 4.321 francos y depositada en Madrid.

Etiquetas:

Free counter and web stats