Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

viernes, enero 6

Cuento para niños mayores


(Espero tardar muchos años en leer esto)

Mamá, mamá..mis amigas del cole dicen que los Reyes Magos son los padres, ¿es verdaaaad?La madre de Maria sonríe, le da un beso y le dice:- Mira Maria… Tengo que enseñarte algo que guardo en este cajón desde hace 7 años.Su madre saca del cajón un sobre blanco. Lo abre y le dice a Maria:- Esta carta la recibimos en casa el día en que naciste. Es una carta escrita por los Reyes Magos y que nos piden que les hagamos tres favores. ¿Quieres que te la lea?- ¡Sí mamá, por faaaavor!Apreciado papá y apreciada mamá de Maria,Somos los Reyes Magos. Sabemos que acaba de nacer Maria. Es un niña preciosa que os va a hacer muy felices a los dos. Ya sabéis que cada 6 de enero nosotros vamos en silencio a casa de todos los niños y les dejamos unos regalitos para celebrar el nacimiento del niño Jesús y para decirles lo orgullosos que estamos de ellos.Pero a partir de ahora no podremos hacerlo porque estamos muy viejecitos y cada vez hay más y más niños en este mundo. No podemos ir a casa de todos. Además, ayer me caí del camello y me rompí el brazo (soy Melchor, un poquito torpe); Gaspar es muy lento porque camina con la ayuda de un viejo bastón y Baltasar, ¡nuestro viejecito Baltasar!, se olvida siempre de dónde tiene la lista de los regalos. Como ves, ya estamos muy mayores y necesitamos pediros tres favores muy importantes:1er favor: Que nos ayudéis a poner los regalos a los niños. Cada padre y madre harán nuestro trabajo el día de Reyes: leerán las cartas de sus hijos y, con la misma ilusión que la nuestra, les pondrán los regalos como si fuéramos nosotros. Así todos los niños del mundo tendrán sus regalos y nosotros podremos descansar y ver, desde lo lejos, sus caritas de alegría.2º favor: Como esto es un gran secreto, no se lo podréis decir a Maria hasta que cumpla los 7 años. Cuando tenga esta edad, ya será mayor y sabrá guardar este secreto. Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los padres los que nos ayudan porque sino… ¿qué pensarán de nosotros? ¿dónde estará la mágia? El secreto se ha de decir solo a los niños responsables, a los que ya pueden entender que nosotros les queremos mucho y que por eso pedimos ayuda a sus padres, las personas que más los quieren a ellos.3er favor: Algunos padres que nos ayudan están enfermos o no tienen dinero para comprar regalos a sus hijos. Y también hay niños que no tienen la suerte de tener dos papás. Por eso, necesitamos que vuestros hijos se conviertan “un poquito” en Reyes Magos y compartan algunos regalos con los niños que no tienen tanta suerte como ellos.Nada más. ¿No es demasiado, verdad? Cuando Maria te pregunte por primera vez quiénes son los Reyes Magos léele esta carta. Entenderá por qué nosotros hemos confiado en vosotros para hacer nuestro trabajo: porque sois las personas que más lo queréis en el mundo y que mejor pueden ver su enorme y bondadoso corazón de perla.Melchor, Gaspar y Baltasar

Etiquetas:

martes, octubre 25

El dragón de plata

La ola más larga del mundo sólo se produce una vez al año (por estas fechas), concretamente el décimo octavo día del octavo mes del calendario lunar. Conocida como  “Silver Dragon”, este fénomeno se forma en la desembocadura del río Qiantiang con la bahía china de Hangzhou. Por la acción gravitatoria de la luna,  la fuerza centrífuga de la Tierra y la peculiar forma de embudo de la desembocadura del río, la marea alta entra en la bahía de unos 100 km de ancho, chocando contra el río Qiantang que baja en dirección contraria. 

Este choque genera una gran ola que atrae a miles de turistas en cada temporada, remonta 89 kms el río y produce una ola que puede llegar a alcanzar casi los nueve metros de altura y viaja a 40 km/h.

La ola del río Qiantang suele tener entre 2 y 4 metros de altura y tiene tal tamaño, anchura y velocidad que pone en peligro a las embarcaciones y puertos de las riberas. Tal es así, que hasta 2011 nadie se había aventurado a surfearla.

Etiquetas:

lunes, octubre 10

Fiestas del Pilar, 400 años de fiesta municipal



(Un texto de Mariano García en el Heraldo de Aragón del 5 de octubre de 2013)

El 12 de octubre es fiesta 'municipal' de Zaragoza desde hace 400 años. Así lo acaba de dictaminar una comisión de expertos que ha estado trabajando en los últimos días para comprobar si el dato que aparece en distintas fuentes es cierto: que en 1613 el concejo de la ciudad decidió sumarse oficialmente a la celebración religiosa que se venía haciendo desde tiempos inmemoriales el 12 de octubre.

La comisión ha estado integrada por los historiadores Guillermo Redondo y José Antonio Armillas; la directora del archivo municipal, Elena Rivas; el canónigo archivero del cabildo, Isidoro Miguel; y el jefe del Servicio de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Zaragoza, Antonio Mostalac.

[…] Según diversas fuentes -desde la Wikipedia hasta la 'Historia de la Virgen del Pilar' de Francisco Gutiérrez Lasanta-, el 10 de octubre de 1613 el Concejo de Zaragoza acordó celebrar oficialmente la fiesta de la Virgen del Pilar en la fecha del 12 de octubre, vinculándose a la celebración litúrgica y religiosa que se realizaba en esa fecha desde principios del siglo XII.

Pero el dato, repetido con frecuencia en todo tipo de publicaciones, no tenía constatación documental. De hecho, el acuerdo no aparece reflejado en los 'Libros de Actos Comunes de los jurados, capítulo y consejo de la Ciudad de Zaragoza', por lo que algunos historiadores dudaban de su certeza.

Ha sido un manuscrito, en gran parte inédito, el que ha dado la clave de la investigación. Se conserva en el archivo municipal de Zaragoza y es un 'Memorial de las cossas ordinarias que deven hazer los jurados de Çaragoça en cada uno de los messes del año, hecha por mi Martín Español, su secretario».

«Una vez examinados los documentos que hacían referencia al caso y que se guardan en los archivos municipal y del Pilar, nos inclinamos a pensar que sí se pueden conmemorar los 400 años de la declaración, pese a que no esté recogido ese acuerdo en los 'Libros de Actos Comunes', -que sería la fuente de primera mano», relata el historiador Guillermo Redondo.

El documento en cuestión es un resumen de los actos a los que acudían los jurados de la ciudad. Y en él se dice que era costumbre en Zaragoza celebrar todos los 12 de octubre la aparición de la Virgen del Pilar a Santiago, y que a la celebración acudían los jurados de la ciudad, que acabaron acordando «guardar y celebrar la dicha Fiesta», y hacerlo perpetuamente y con «proçesión general», vestidos con sus mejores ropas.

El problema es que el documento tiene algún dato discordante, e incluso asegura que la celebración se hizo el 15 de mayo.

«La redacción es un poco confusa, pero es que la mayoría de los documentos del siglo XVII lo son -subraya Redondo-. Ha sido investigando un poco en torno a la figura de quien lo escribió cuando hemos concedido verosimilitud a lo que cuenta. En aquella época se iba, al notario casi para cualquier cosa, y pensando que si el acuerdo no aparecía en las actas podría haberse recogido en un protocolo notarial, hemos visto que Martín Español, además de secretario municipal, era notario en la ciudad. Por lo que estaba acostumbrado a hacer relatos fieles de cosas. Y cesó en su actividad en 1617, en una época en la que los notarios solo dejaban de trabajar cuando fallecían. Así que el documento es necesariamente anterior a esa fecha, es decir, bastante cercano en el tiempo al momento en que el Concejo debió tomar la decisión».

Además, en el archivo del Pilarse conserva copia de una carta enviada a Roma y en la que al parecer se da cuenta del acuerdo adoptado por la ciudad de Zaragoza.

En aquel momento los canónigos de la Seo y del Pilar estaban enfrentados y luchaban por mantener los privilegios sociales de sus respectivos templos, lo que explica una afirmación del manuscrito en el sentido de que la fiesta de 1613 se hizo «sin procession por los pleitos que hay entre las Yglesias del Asseo y el Pilar», aunque según se asegura más adelante, «despues se ha guardado cada año la dicha Fiesta y voto en toda la ciudad con mucha puntualidad». Los expertos reunidos por el Ayuntamiento de Zaragoza han concedido credibilidad al dato de que en 1613 el Concejo convertía el 12 de octubre en una ‘fiesta oficial’, vinculándose de forma definitiva a los actos religiosos y litúrgicos que ya se venían celebrando desde antiguo. Así, se ha puesto fecha a la conmemoración desde el punto de vista municipal, y este año se conmemorará el cuarto centenario de la declaración.

Además, en ese mismo año de 1613, la Sagrada Rota Romana, en una de sus decisiones, autorizaba la forma en la que se tenía que desarrollar la procesión del 12 de octubre y la revestía de gran solemnidad.

Un informe del secretario Martín Español
El documento clave en la investigación ha sido un manuscrito, inédito en gran parte, que se conserva en el Archivo Municipal de Zaragoza. Se trata del 'Memorial de las cosas ordinarias que deven hazer los Jurados de Çaragoça en cada uno de los messes del año hecha por mi Martín Español, su secretario'.

El manuscrito carece de fecha, pero los especialistas lo datan en la primera mitad del siglo XVI. En concreto, sobre el año 1613, Martín Español dice;

«A doce de octubre se celebra en cada un año en esta Ciudad la dedicaçion de la Yglesia de nra. Sra. del Pilar en memoria de la Aparición de la Serenisima Reyna del Cielo al Glorioso Apostol Santiago estando en esta çiudad en la orilla del Rio Ebro de noche con sus discipulos en el mesmo lugar y parte donde oy esta la sagrada imagen del Pilar, y de algunos años a esta parte han acostumbra perpetuado yr los jurados a la dicha iglesia en dicho dia y fiesta por haverselo pedido los canonigos della, y por los muchos y malos nublados de piedra y nieblas que continuavan los mas años, tomo devoción el Regimiento de esta ciudad de guardar y celebrar la dicha Fiesta, y a 8 de mayo de 1613 el Capitulo y Consejo hizo voto de guardarla perpetuamente, en toda la ciudad como se guardan las otras fiestas colendas y hazer proçession general a la dicha iglesia del Pilar y que en dicho dia asistan en ella los Jurados con sus gramayas en en el officio Divino, y asi se començo a hazer dicha fiesta por la Çiudad a 15 de dicho mes de mayo y año 1613 que fue dia de los santos combertidos aunque sin proçession por los pleitos que hay entre las Yglesias del Asseo y el Pilar, y despues se ha guardado cada año la dicha Fiesta y voto en toda la çiudad con mucha puntualidad».

Una misa y una procesión como origen de todo 
Eliseo Serrano es uno de los historiadores que ha dedicado mayores esfuerzos a estudiar las fiestas zaragozanas. Autor de libros como 'Tradiciones festivas zaragozanas' (1981) o 'Fiestas-públicas en Aragón en la Edad Moderna' (1995), subraya que el 12 de octubre fue, a lo largo de todo siglo XVII, una celebración fundamentalmente religiosa.

«Había una procesión y una misa, y nada más –asegurá-. Las fiestas del Pilar, tal y como las conocemos hoy, fueron desarrollándose y enriqueciéndose a lo largo de los años, y principalmente en torno a hitos que se fueron sucediendo con el tiempo».

Con un origen muy antiguo y estrictamente religioso, el primero de esos hitos que ayudó a que la celebración fuera creciendo en importancia sería el nombramiento de la Virgen del Pilar como patrona de la ciudad, que llegó en 1642, después de los de San Valero y Santa Engracia. Luego llegaría el nombramiento de patrona del Reino de Aragón (1678). Los elementos profanos se fueron añadiendo principalmente a lo largo del siglo XVIII. «Fue en esa centuria cuando se incorporaron los carros adornados, la comparsa de gigantes y cabezudos o la famosa mojiganga... Sí que a finales del XVII ya había toros, que se hacían en la plaza del mercado o en la ribera del Ebro, y algunos años, hasta fuegos artificiales en las islas del Ebro».

Las fiestas empezaron a ser 'grandes' en 1723, tras la concesión papal del oficio litúrgico propio por la aparición de la ' Virgen. Y en el XIX llegó otro de esos hitos importantes, cuando el papa Pío VII declaró en 1807 que el 12 de octubre fuera fiesta en todo el reino.

Etiquetas:

jueves, octubre 6

Entremeses

(Extraído de un texto de Alejandro Toquero en el suplemento gastronómico del Heraldo de Aragón del 1 de octubre)

[...] De hecho, el término entremés es un galicismo proveniente de entremet o entremets, es decir, bocados para servir entre plato y plato; también llamados entretenimientos, que limpian el paladar del sabor del plato anterior y lo preparan para el siguiente, además de amenizar la espera. [...]

En Francia, estos entretenimientos solían servirse durante la Edad Media en las comidas de los nobles y de las clases más pudientes. [...] se trataba de grandes elaboraciones culinarias que normalmente se convertían en entretenimientos visuales, artísticos, incluso con detalles no comestibles.

El término entremés también define un acto teatral cómico dramático de corta duración, que se realizaba en los descansos de obras más largas o sainetes que se representaban en los banquetes de la Edad Media. [...]

Etiquetas:

lunes, junio 20

Medicamentos caducados: ¿me los puedo tomar?

(Un texto de María Borja en la revista Mujer de Hoy del 23 de mayo de 2015)

Te duele la cabeza, echas mano del botiquín y... tu paracetamol está caducado. ¿Sabes a qué te arriesgas si lo consumes?

Seguramente nunca nos hemos dado cuenta, pero todos los medicamentos, desde el más humilde analgésico al antibiótico más potente, incluyen al final de su prospecto una advertencia: "No utilizar después de la fecha de caducidad que aparece en el envase". Es un mensaje claro que viene a insistir en que esa fecha troquelada en la caja y en los blíster no es un mero capricho; con ella, el laboratorio marca un antes y un después en la utilización del fármaco.

Ahora bien, ¿es verdaderamente peligroso tomar un medicamento caducado? ¿Qué puede sucedernos si ignoramos la advertencia? ¿Los tomamos o no? Para ayudarnos a decidir, miremos primero qué nos quiere decir el laboratorio al fijar una fecha de caducidad de un lote determinado. Nos está dando una garantía de actividad y eficacia: la garantía de que, al menos hasta esa fecha, el medicamento estará en óptimas condiciones de uso explica el doctor Emilio Vargas,  jefe del Servicio de Farmacología Clínica del Hospital Clínico San Carlos. No nos está indicando que hay una fecha tope a partir de la cual no se pueda usar un fármaco, sino que, a partir de ese momento, el laboratorio ya no garantiza que sea igual de efectivo.

¿Podría continuar siendo eficaz unos meses después? "Posiblemente sí continúa el experto, pero el asunto es que, cuando respetas la fecha de caducidad, tienes la certeza de que no se ha perdido la actividad del medicamento y no han aparecido sustancias potencialmente tóxicas. Algo muy infrecuente, pero que no deja de ser posible". Es decir, que no se trata tan solo de si el fármaco sigue o no siendo eficaz, sino de si el paso del tiempo más aún si no se conserva en las condiciones idóneas puede propiciar que se vuelva tóxico.
 
Con respecto a su eficacia, el dr. Juan Gibert, catedrático de Farmacología de la Universidad de Cádiz, apunta cautelosamente que "en términos generales, es posible que no pase nada por tomar un medicamento caducado dos meses atrás". ¿Y seis meses? "Ya estamos en una línea potencialmente peligrosa. Un paracetamol, una aspirina, son fármacos que continúan siendo eficaces incluso tres años después". ¿Y un antibiótico? "Ay, no me atrevo a decirlo...," concluye este experto.

En su opinión, tal vez nos podamos relajar con un analgésico de uso corriente, un antidiarreico, un jarabe para la tos... Un consejo popular que circula en la comunidad sanitaria es el de que si tu vida depende de un fármaco, corre a la farmacia y no uses uno caducado; si tu vida no depende de ello, puedes tomarlo y a ver qué pasa. Y lo más probable, repetimos, sea que no pase nada. En este sentido, merece la pena recordar un estudio publicado en 2012 en la revista JAMA Internal Medicine, en el que un equipo de investigadores de la Universidad de California analizó distintos fármacos que habían caducado entre 28 y 40 años atrás.

Los científicos, liderados por el farmacólogo Lee Cantrell, decidieron comprobar si habían perdido su eficacia. Tras analizarlos, vieron que la gran mayoría de ellos conservaba aún al menos el 90% de sus principios activos. Cantrell es un destacado defensor de que los laboratorios amplíen la fecha de caducidad de sus productos, especialmente en un mundo en el que los medicamentos no están al alcance de todos. Pero, para ello, los laboratorios deberían realizar estudios de seguridad y eficacia a largo plazo no a un año ni a dos, y no parecen estar por la labor.

No obstante, una cosa es que el medicamento caducado continúe siendo más o menos eficaz, y otra que pueda volverse tóxico. El ejemplo más conocido es el de la tetraciclina, un antibiótico que, si se consume superada su fecha de vencimiento, puede provocar una enfermedad renal conocida como síndrome de Fanconi. Asimismo, se ha visto que la penicilina caducada puede producir reacciones de hipersensibilidad, y que con la insulina y los antibióticos líquidos se debe ser especialmente rigurosos.
Pero el asunto tiene una segunda lectura. Tal y como indica el profesor Gibert, un artículo como éste no tendría sentido en otros países. ¿Por qué? Porque estamos admitiendo una barbaridad: que tenemos medicamentos caducados en casa y que, además, nos automedicamos. Se tendría que hacer a la americana: una prescripción de tantos comprimidos para tantos días y no tiene que sobrar ni una pastilla.

Y es que esta es una barbaridad cotidiana. Según una encuesta sobre los hábitos de consumo de medicamentos y su uso racional elaborada por Eroski Consumer, al 77% de los encuestados les sobra medicinas una vez terminan el tratamiento prescrito, y uno de cada dos las guarda en casa. Asimismo, el 85% de los pacientes hipertensos no sigue el tratamiento, y el 20% de quienes han sufrido un infarto lo abandona al mes del alta hospitalaria. Solo así se explica que tengamos en casa botiquines tan bien surtidos en los que, lamentablemente, van expirando unos medicamentos que, aun después de que hayan caducado, seguirán entonando sus cantos de sirena para que sigamos tomándolos.

Cómo conservar los medicamentos
 
Para que un fármaco se mantenga en óptimas condiciones de seguridad y eficacia hasta la fecha de caducidad es preciso que se conserve adecuadamente:

- Debe guardarse en un lugar fresco y seco, con temperatura constante, sin oscilaciones térmicas. Debemos huir de focos de calor, como los radiadores, y de corrientes de aire.
- No es conveniente situarlos próximos a televisores u otros electrodomésticos, para evitar los campos electromagnéticos.
- Lo ideal es mantenerlos en su envase original, en lugar de sacarlos para meterlos en botecitos. Pensemos que, si vienen envasados al vacío en un blíster, es para que se conserven bien.
- Si se usa un pastillero para transportarlos, que sea para pocos días. Una cosa es hacer el pastillero del día y otra el pastillero del año.
- Los medicamentos que se alteran por la acción del calor llevan marcado en el envase el símbolo Q y en su prospecto se indica si se deben conservar en nevera, en el congelador...
- Dentro de la nevera se guardan algunos antibióticos y colirios, así como las vacunas e insulinas.

Etiquetas:

domingo, junio 19

Esencia, el nuevo comienzo

(Un texto de C. Uranga en la revista Mujer de Hoy del 23 de mayo de 2015)

Para las mujeres asiáticas es crucial y ahora también lo será para nosotras. Este concentrado prepara la piel para tu rutina de belleza. 
 
No lo confundas con lo que conoces hasta ahora. La esencia (también se la conoce como loción concentrada) no es un tónico, es el primer paso imprescindible de la rutina de belleza asiática, esa que nos ha descubierto el maravilloso mundo de las BB Creams. Y si en Oriente se lo toman tan en serio, por algo será.

Qué es
Es un concentrado hidratante que se encarga de activar el funcionamiento de la piel en reposo para que reciba y amplifique las acciones de todos los productos que vienen después, del sérum al contorno de ojos. Su textura fluida concentrada no solo favorece la absorción de los ingredientes clave de la fórmula, también prepara la piel para recibir la acción de todo lo que apliques a continuación, explica el doctor Geoff Genesky, director de Investigación e Innovación de Kiehls, que acaba de lanzar al mercado la primera esencia de la marca: Iris Extract Activating Treatment Essence.

No te equivoques
- El aspecto del bote, su textura (entre líquida y de gel ultraligero) y la palabra loción que aparece en el nombre de muchos de estos productos puede hacerte pensar que se trata de algún tipo de tónico o fluido. Y no.
- El tónico sirve para equilibrar el pH de la piel después de la limpieza.
- El fluido es una versión más líquida y ligera de las cremas principales.
- La esencia es hidratante, con activos que despiertan la piel y la ponen en funcionamiento con un aporte de hidratación que la hace más receptiva.

Por qué la necesitas
- Si tienes la piel seca, porque reaviva el proceso de hidratación.
- Si tienes la piel grasa, porque precisamente el desequilibrio interno por una hidratación inadecuada es lo que hace que la piel intente sobrecompensar con un extra de producción de lípidos.

Cómo se aplica
Tiene su propio sistema de aplicación. Estas son sus claves:
- Tienes que dártelo sobre la piel limpia.
- Echa unas gotas en en interior de una palma y frótala entres las dos manos.
- Pon las manos sobre el rostro y aprieta ligeramente. Primero sobre las mejillas, luego sobre la frente y barbilla. Y no te olvides del cuello.
- No hace falta que frotes ni que hagas movimientos circulares. Al realizar ligeras presiones con las manos, facilitas que penetre directamente, explica Cammie Cannella, videpresidenta de Formación de Kiehls.
- Espera a que se seque (tarda solo unos segundos) y empieza con el sérum, el contorno de ojos, la crema, el protector solar y el maquillaje.

Etiquetas:

sábado, junio 18

Tu boda me va a matar

(Un texto de S. Torres en la revista Mujer de Hoy del 23 de mayo de 2015. Divertido)

Mi amiga Laura, la que no creía en el amor y mucho menos en el matrimonio, se casa. En circunstancias normales esto debería ser una alegría, si no fuera por dos motivos: es la cuarta boda de la temporada y porque (¡ay!) Laura aspira a una boda #diferente, #atípica, #boho chic, #Indie, #jenesaisquois, #iconoclasta. Todos los adjetivos anteriores han sido utilizados por ella tanto en la vida real como en forma de hashtags de Twitter durante los últimos tres meses y con ellos pretende dejar claro que su boda no será del montón y que nosotras, sus amigas, tenemos que estar a la altura (tanto en la vida real como en Facebook e Instagram).

Dos días después de anunciar su enlace quedó inaugurado el grupo de Whatsapp 'Ni mantilla ni pamela'. El nombre, que al principio me hizo bastante gracia, debió de haberme servido de aviso pero, la verdad, no me esperaba lo que iba a llegar.

El trámite de la despedida de soltera lo superamos con relativa elegancia: Laura se dejó llevar engañada a Berlín. En realidad, lo sabía perfectamente porque no pudimos mantener el secreto debido a su firme decisión de controlar los detalle pre y post boda. La despedida no fue barata, pero sí divertida, y lo mejor, no hubo testigos.

A la vuelta, Laura se convirtió en una mujer con la creatividad disparada y, no se sabe por qué, su inspiración se empezó a manifestar sobre todo a altas horas de la noche, momento en el que el grupo de Whatsapp alcanzaba niveles de actividad que deberían ser estudiados en la Universidad de Stanford.
Al principio, todas las amigas somos 15 en el grupo comentábamos a razón de tres a una, es decir, tres mensajes de Laura por una respuesta de alguna de las 14 restantes, pero, con el tiempo, el entusiasmo solo permaneció intacto en ella y poco a poco dejamos de comentar sus cientos de ideas para el regalo de los invitados, que en esa fase de los preparativos debían ser hechos a mano (#handmade, #reciclables, #green). Así que una noche acabó ocurriendo lo inevitable: Laura envío 17 mensajes y no hubo ni una miserable respuesta. Silencio absoluto. Lo siguiente fue una convocatoria oficial a un café para dejar las cosas claras. En el café, Laura lloró a lágrima viva y nos echó la bronca: "Le hacía mucha ilusión que estuviéramos juntas en esto. Y esto" era por supuesto su boda #iconaclasta, ya que era el acontecimiento más importante de su vida. Tensión. Más lágrimas. Nadie se atrevió a decir nada más.

Así que, desde entonces, nadie duerme bien por miedo a dejar un mensaje del grupo sin contestar. Y ya os he advertido que la novia es de hábitos noctámbulos. Una noche tuvo una idea brillante sobre el sitting (el sitio donde cada invitado se va a sentar). Haré que cada uno se deje guiar por la energía para que acabe compartiendo la mesa con las personas más adecuadas a su nivel energético #bodayogui.
Yo, que estaba ya medio dormida, empecé a visualizar a la gente arremolinada en la puerta, dándose codazos para coger sitio en la mesa más cercana a la barra que, como ya se sabe, es la mejor en todas las bodas, no solo por su cercanía con el alcohol, sino por la lejanía de la mesa principal. Por su parte, otra amiga, María, recién separada de su novio, imaginó que las energías se lo iban a colocar en la misma mesa, lo cual le iba a torcer el acontecimiento del año. Así que, como desde el café y el llanto todas padecíamos una combinación de Síndrome de Estocolmo, empezamos a teclear como locas para que quedara muy claro que, aunque estábamos totalmente implicadas en la boda #iconaclasta, la idea nos parecía un poco... arriesgada.

Huelga decir que el grupo 'Ni mantilla ni pamela' tenía un subgrupo, en el que ya no estaba Laura, dedicado a comentar sus mejores ideas y a ponerla a parir si se terciaba. Dicho grupo llamado 'La puta boda tenía' más actividad que el grupo original. Cuando pasó la fase del sitting, pasamos al momento dress code [etiqueta]. El nombre del grupo no era gratuito, sino una auténtica declaración de intenciones. Laura quería que en la cabeza lleváramos algo "original y osado". Ni mantilla ni pamela, eso ya estaba claro, pero tampoco "el típico tocado de tul y plumas, ni la típica diadema de flores, que me quitáis protagonismo". Tampoco quería vernos con "el clásico moño francés ni con el pelo suelto en plan effortless". No, ella quería mucho esfuerzo, pero que no se notara. Algo que solo está al alcance de los grandes estilistas de moda de este mundo.

La verdad es que yo no tengo en mi vestidor un apartado dedicado a sombreros y tocados. Raruna que soy. Así que ante el momento tocado #iconoclasta perdí la paciencia. Pregunté qué pasaría si me saltaba la norma. Al fin y al cabo ser iconoclasta era eso. Iconoclasta. Segunda acepción en el diccionario de la RAE: Se dice de quien niega y rechaza la merecida autoridad de maestros, normas y modelos. Silencio en el grupo 'Ni mantilla ni pamela'. Carcajadas, emojis de aplauso y flamencas en el alternativo 'La puta boda'.

Laura no aceptó mi súplica, así que me resigné a comprar un tocado atípico en cuanto tuviera alguna señal de qué vestido se nos permitiría lucir en el acontecimiento. Las directivas que finalmente emanaron del grupo de Whatsapp fueron: "Fluido, orgánico, sinuoso y con movimiento". "¿Largo o corto?", me atreví otra vez a pedir información más concreta. Respuesta: "¡Tú verás qué vestido llevas a la boda de tu mejor amiga que se casa a las cuatro de la tarde!". Esto se supone que era una alocución retórica y que yo debía saber perfectamente la respuesta. Pero no era así. Necesitaba más concreción.
Desechada la posibilidad de amortizar los vestidos usados en las tres bodas anteriores, me resigné a ir de compras con otra amiga, que tampoco tenía nada claro cómo resolver el dress code que se nos había planteado. Así que entramos a una de esas boutiques que huelen muy bien y allí consideramos que un vestido de gasa color nude muy largo podía considerarse orgánico, fluido y sinuoso, pero... fracasamos porque, según la dependienta, tenía "un diseño ambiguo" y podría ser usado como traje de novia. "¿Sabéis si el vestido de la novia es color hueso, blanco roto, blanco champán o blanco latte?", preguntó solícita.

Pero no, no lo sabíamos. En fin, de allí salimos con dos vestidos de perfil bajo, de esos que "ni fu ni fa", pero la dependienta nos aseguró que con ellos nos movíamos en territorio seguro.

Con el dress code superado, Visa fundida mediante, quedaba el difícil trance largamente postergado del tocado original y osado, sin plumas, sin tules, no diadema de flores. Esta vez las indicaciones estaban claras, pero la duda era filosófica: ¿existía ese tocado sobre la faz de la Tierra? Cuando estaba sumida en esta crisis existencial, entró un mensaje de Laura: "Chicas, recordad, es mi boda. Todo tiene que estar perfecto. ¡No entréis en Tiger!". Por lo visto otra amiga se había apañado un tocado monísimo con enseres de jardinería de Tiger [la cadena de bazares de diseño]. Era único, original y osado. Pero no era opción.

Así que decidí llamar a Nuria, a quien la crisis ha puesto a hacer tocados y turbantes. Le conté mi percance y me citó con el vestido de perfil bajo en su casa. Según Nuria, las peores bodas que había vivido como proveedora de complementos eran las que pretendían ir a la contra: "Originales, diferentes". Cualquiera de estos adjetivos podía convertirse en un infierno. Le enseñé nuestro grupo de Whatsapp, que solo en los dos últimos días superaba los 300 mensajes, y Nuria me miró con piedad.

Me sugirió un turbante para darle un aire exótico a un vestido que a ella le parecía soso. ¡Vaya por Dios! Y luego me advirtió de que para defender un turbante había que maquillarse muy bien. Contrataría a un profesional. Un turbante es cosa seria.

Salí de su casa con mi turbante. Al menos ya tenía todo controlado hasta nuevo aviso. Y todavía quedaban 10 días para la boda. Solo os diré que tres días después de haberlo comprado todo y haber "apalabrado" un maquillador para el look turbante, el grupo 'Ni mantilla ni pamela' volvió a arder, sí como Troya. Mensaje de Laura: ¡Ideaca! ¡Ideaca!. Silencio de los 14 miembros del grupo. Se mascaba la tragedia. No hubo reacción. Laura vuelve a la carga: "¡Que me caso en una Vespa vintage maravillosa!". Primeras y tímidas reacciones: "¡Muy chulo!". "Muy buena idea". De alguna manera respirábamos aliviadas, al menos esta vez la ideaca no nos implicaba. Siguiente mensaje: Hemos alquilado 15 vespas antiguas y vamos a llegar todas a la iglesia como si saliéramos de una película de Fellini: será una boda neorrealista italiana. ¿Qué os parece? "¡Ideaca!". El silencio del grupo ya era un escándalo. Así que siguió ella. Solo una cosa, hay que llevar casco, porque hay que atravesar la ciudad, así que lo del tocado lo dejamos. Entonces fue cuando Whatsapp explotó de indignación: ¿Perdona?.
Posdata. Solíamos ser un grupo sólido de amigas. Nos queríamos. Hubiéramos envejecido juntas si una boda no se hubiese interpuesto en nuestras vidas. De momento, estamos enfadadas, y la boda aún no ha tenido lugar. Nos arreglaremos. Seguro. Porque como dice un amigo: "De las bodas también se sale".

Etiquetas:

Free counter and web stats