Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

viernes, enero 6

Cuento para niños mayores


(Espero tardar muchos años en leer esto)

Mamá, mamá..mis amigas del cole dicen que los Reyes Magos son los padres, ¿es verdaaaad?La madre de Maria sonríe, le da un beso y le dice:- Mira Maria… Tengo que enseñarte algo que guardo en este cajón desde hace 7 años.Su madre saca del cajón un sobre blanco. Lo abre y le dice a Maria:- Esta carta la recibimos en casa el día en que naciste. Es una carta escrita por los Reyes Magos y que nos piden que les hagamos tres favores. ¿Quieres que te la lea?- ¡Sí mamá, por faaaavor!Apreciado papá y apreciada mamá de Maria,Somos los Reyes Magos. Sabemos que acaba de nacer Maria. Es un niña preciosa que os va a hacer muy felices a los dos. Ya sabéis que cada 6 de enero nosotros vamos en silencio a casa de todos los niños y les dejamos unos regalitos para celebrar el nacimiento del niño Jesús y para decirles lo orgullosos que estamos de ellos.Pero a partir de ahora no podremos hacerlo porque estamos muy viejecitos y cada vez hay más y más niños en este mundo. No podemos ir a casa de todos. Además, ayer me caí del camello y me rompí el brazo (soy Melchor, un poquito torpe); Gaspar es muy lento porque camina con la ayuda de un viejo bastón y Baltasar, ¡nuestro viejecito Baltasar!, se olvida siempre de dónde tiene la lista de los regalos. Como ves, ya estamos muy mayores y necesitamos pediros tres favores muy importantes:1er favor: Que nos ayudéis a poner los regalos a los niños. Cada padre y madre harán nuestro trabajo el día de Reyes: leerán las cartas de sus hijos y, con la misma ilusión que la nuestra, les pondrán los regalos como si fuéramos nosotros. Así todos los niños del mundo tendrán sus regalos y nosotros podremos descansar y ver, desde lo lejos, sus caritas de alegría.2º favor: Como esto es un gran secreto, no se lo podréis decir a Maria hasta que cumpla los 7 años. Cuando tenga esta edad, ya será mayor y sabrá guardar este secreto. Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los padres los que nos ayudan porque sino… ¿qué pensarán de nosotros? ¿dónde estará la mágia? El secreto se ha de decir solo a los niños responsables, a los que ya pueden entender que nosotros les queremos mucho y que por eso pedimos ayuda a sus padres, las personas que más los quieren a ellos.3er favor: Algunos padres que nos ayudan están enfermos o no tienen dinero para comprar regalos a sus hijos. Y también hay niños que no tienen la suerte de tener dos papás. Por eso, necesitamos que vuestros hijos se conviertan “un poquito” en Reyes Magos y compartan algunos regalos con los niños que no tienen tanta suerte como ellos.Nada más. ¿No es demasiado, verdad? Cuando Maria te pregunte por primera vez quiénes son los Reyes Magos léele esta carta. Entenderá por qué nosotros hemos confiado en vosotros para hacer nuestro trabajo: porque sois las personas que más lo queréis en el mundo y que mejor pueden ver su enorme y bondadoso corazón de perla.Melchor, Gaspar y Baltasar

Etiquetas:

jueves, enero 5

La integración racial de los Reyes Magos



(Un artículo de Luis Reyes en la revista Tiempo del 8 de enero de 2013)

Praga, entre 1360 y 1370. Por primera vez se representa a uno de los Reyes Magos con las facciones de un africano.

Los Reyes Magos están presentes en el arte desde los primeros tiempos del cristianismo, cuando todavía era una secta perseguida por los emperadores romanos que se reunía en lugares ocultos y secretos, las catacumbas. En la catacumba de Priscila, en Roma, hay frescos del siglo II-III en los que por primera vez aparecen los tres “magos de Oriente” de los que habla San Mateo en su Evangelio.

San Mateo no dice en realidad que sean tres, da muy pocos detalles de estos altos dignatarios venidos de lejanos países a adorar al Niño a Belén, aunque sí especifica que le trajeron presentes de oro, incienso y mirra. Estos tres regalos inducen a creer que fueron tres los personajes, y así se han representado casi siempre en Occidente. En las iglesias orientales, sin embargo, se prefería pensar que eran doce, un número altamente simbólico, pues era el de las tribus de Israel o el que Cristo quiso para los Apóstoles.

Los Reyes Magos de la catacumba de Priscila eran de aspecto bastante distinto al que ha quedado como convencional en el arte posmedieval. Más allá de las fronteras asiáticas del Imperio Romano, la principal cultura era la persa, cuyos astrólogos o magos gozaban de fama, y por eso, durante los primeros siglos, los Reyes fueron representados como personajes distinguidos persas, con pantalones ajustados y gorros frigios; no portaban coronas porque en realidad todavía no se les consideraba reyes, eso fue quizá un invento de Tertuliano, del siglo III. Así aparecen en el mejor ejemplo de la antigua iconografía que ha llegado a nuestros días, los soberbios mosaicos bizantinos de San Apolinar de Rávena, del siglo VI.

En San Apolinar se personaliza a los tres magos y cada una de las figuras lleva su nombre: Gaspar es un anciano de blancos cabellos; Melchor, un joven imberbe; Baltasar, un hombre maduro de negra barba. En el Evangelio hay un afán de dar universalidad a la adoración del Niño en Belén, y si los pastores que acudieron los primeros al Portal representaban al pueblo judío –el pueblo elegido- y a la gente humilde, los magos encarnaban a los poderosos y a los gentiles de todo el mundo, que también entrarían en el cristianismo. Con la representación de las tres edades del hombre se complementaba esa simbología universal.

Lo que no hay todavía es diversidad racial, los tres son blancos, arios puros como correspondía a los persas, pues al fin y al cabo, como indica su nombre, la raza aria tiene su origen en Irán, que es el otro nombre de Persia.

La corte imperial.

El precedente del rey negro puede rastrearse en la torre de la abadía de San Zenón de Verona, donde se han descubierto unos frescos muy deteriorados del siglo XIII en los que aparece el emperador Federico II Hohenstauffen con negros en su séquito. Federico, pese a su apellido, era italiano de nacimiento y estuvo muy vinculado a Sicilia, corona que heredó de su madre a los 4 años. Sicilia, como España, había estado bajo dominación de los moros hasta su reconquista por los cristianos normandos. Quedaba por tanto en la sociedad y la cultura de Sicilia una importante huella árabe, incluida la presencia de esclavos, o descendientes de esclavos africanos.

Además, Federico II había estado en Oriente al frente de la VIII Cruzada y había recuperado Jerusalén mediante la diplomacia, lo que le dio nueva ocasión de contactos con la cultura musulmana, donde la presencia de esclavos negros era habitual. No era por tanto raro que llevase africanos en su séquito, aunque su presencia en San Zenón no responde solo a una representación realista, también tiene un carácter simbólico. Federico era llamado por sus exégetas Stupor Mundi, el Estupor del Mundo, reinaba sobre Alemania, el Mediterráneo y Oriente Medio, y el incluir negros en su séquito indicaba su soberanía universal. Otra vez aparece, por tanto, el afán de universalidad que es lo que llevará a introducir un africano entre los Reyes Magos.

El círculo imperial de Federico llevaría a Alemania la familiaridad con la gente de raza subsahariana, no resulta extraño por tanto que la primera pintura de los Reyes Magos en la que aparece el negro surgiera en la capital del imperio. Un sucesor de Federico II, el emperador Carlos IV, que previamente era rey de Bohemia, instaló la corte imperial en Praga a mediados del siglo XIV. Allí se dio durante medio siglo un espléndido desarrollo de las artes, considerado como una prefiguración del Renacimiento.
Fue en la ciudad bohemia, entre 1360 y 1370, cuando en el claustro de la abadía de Emmaus se pintó al fresco un amplio programa iconográfico de la vida de Jesús y numerosas escenas bíblicas, que incluían una Adoración de los magos con un rey negro.

La nueva moda pasó de Praga a Flandes, donde el arte de la pintura iniciaba el camino de la madurez con la invención del óleo, el medio fundamental para la representación de la imagen hasta el siglo XX. Allí, a partir de mediados del siglo XV, los maestros primitivos flamencos Van der Weyden, Derik Bouts, Memling o Van der Goes comienzan a introducir reyes negros en sus adoraciones, a veces más bien mulatos, aunque todavía no es algo obligado, y el más importante de los citados, Van der Weyden, tiene cuadros con y sin rey negro.

La raza de Cam.

No es casual que esta moda iconográfica coincida con la introducción en Europa de esclavos negros por los portugueses a partir de 1444. Portugal se había lanzado a la conquista de los mares en busca de la ruta de las Indias, a donde pretendía llegar contorneando África. Fueron descubriendo así tierras al sur del Sáhara desconocidas para los europeos de la Edad Media, llegando hasta la misma punta meridional del continente y doblando el Cabo de Buena Esperanza en 1487. Los navegantes portugueses atravesaron luego el Índico y alcanzaron la India en 1498, y Portugal se convirtió en una potencia mercantil que importaba a Europa artículos exóticos, incluyendo animales que jamás se habían visto –como el rinoceronte- y personas de raza negra, que aunque se conocían no eran corrientes.

La incorporación de un rey mago negro tenía un doble significado simbólico, siempre en la idea de que el cristianismo era la religión universal. Por una parte representaba a las tres partes del mundo, Europa, Asia y África –recuérdese que América no se descubriría hasta 1492–. Pero también aludía al conjunto del género humano, pues los únicos supervivientes del Diluvio Universal habían sido Noé y sus tres hijos (Sem, Cam y Jafet), de los que descenderían las distintas razas. Concretamente de Cam vendría la raza camita, que según la Biblia vive en África y es de piel negra.

Era en realidad una idea antigua que ya se había plasmado en la literatura –en los escritos de Beda el Venerable, del siglo VIII, se describe a Baltasar como “de tez morena”–, pero que tardó más en imponerse en la pintura. En Italia, la primera Adoración con rey mago africano la pintó Mantegna para la capilla del castillo de los Gonzaga de Mantua, entre 1462 y 1470. Pero en fechas muy posteriores, a finales de siglo, en un centro clave del arte como era Florencia, no aparecen negros. En la famosa Adoración de Boticelli que está en la Galeria degli Uffizi, los tres Reyes Magos son miembros de la familia Medici que, a diferencia de modas algo posteriores, no se codean con esclavos africanos.

Etiquetas: ,

miércoles, diciembre 21

Solsticio de invierno

(Extraído de un texto de Picos Laguna en el Heraldo de Aragón del 14 de diciembre de 2014)

[...] El solsticio de invierno es ese momento en el que oficialmente entramos en la estación. Cuando el Sol alcanza el Trópico de Capricornio en su posición más austral posible, cuando el emplazamiento del sol al mediodía no cambia apreciablemente en el cielo durante varios días, y de ahí proviene el término 'solsticio' que significa 'Sol quieto'. Ese día es el más corto del año en el Hemisferio Norte.

Etiquetas: ,

domingo, diciembre 18

El reto Kandinsky: guía básica para enfrentarse al rey del arte abstracto

(Un texto de Pablo Ortiz de Zárate en el confidencial.com del 15 de octubre de 2015)

Cuando tenía 30 años y estaba a punto de conseguir un puesto soñado como profesor de derecho en la Universidad de Moscú, Kandinsky escuchó una música que le cambió la vida. Durante una representación de la ópera Lohengrin, de Wagner, sintió cómo las notas que tocaba la orquesta iban transformándose en colores dentro de su cabeza. En ese momento decidió que debía dedicar su vida a recrear en imágenes esa experiencia sensorial, así que lo dejó todo y se hizo pintor.

Kandinsky estaba convencido de que los colores pueden oírse e identificó cada uno con un instrumento musical concreto: el azul claro suena como una flauta, el verde como el violín, los tonos violetas recuerdan a una gaita y el amarillo atruena como una trompeta a todo volumen. Todos juntos sobre el lienzo son como una gran orquesta en pleno concierto.

Pero que nadie espere en Kandinsky una melodía armoniosa. Para él la pintura se basaba en la lucha entre los diferentes colores por dominar el lienzo, así que sus cuadros “suenan” desafinados, como las obras de uno de sus músicos favoritos, Arnold Schönberg, el maestro de la música disonante.

Sin embargo, quien se conforme con escuchar un cuadro de Kandinsky se está perdiendo lo mejor. El artista ruso se da cuenta enseguida de que los colores no sólo pueden oírse, sino también olerse, saborearse y tocarse. Para demostrarlo crea una clasificación de todas las sensaciones que produce cada tonalidad.

Oler y saborear los colores
El amarillo es el color más cálido: si lo tocas quema, su olor y sabor son picantes, suena agudo e inspira al espectador comportamientos espontáneos y cariñosos. En el lado contrario está el azul: frío al tacto, con un sabor dulce, sonido profundo pero suave y que provoca un estado de calma y meditación. Combinando toda la gama de colores y sus respectivas particularidades el artista puede transmitir emociones hasta entonces imposibles.

[...]

¿Cómo pintar emociones?
[...] sus primeros pasos como pintor de paisajes figurativos tradicionales. Está empeñado en usar el color para retratar sentimientos, así que empieza imitando a los fauvistas, maestros en provocar con sus tonos brillantes y exagerados. Sin embargo, se da cuenta de que, si lo que quiere es pintar emociones, no tiene sentido seguir dibujando paisajes y objetos reales. Pero, ¿cómo pintar algo que no se ve? Necesita crear un lenguaje nuevo: nace el arte abstracto.

El cuadro que marca ese momento clave en la historia del arte es ‘Improvisación III’ (1909), [...]. En él Kandinsky empieza a incluir formas no reconocibles para que nada distrajera al verdadero protagonista: el color y sus sonidos evocadores.

Kandinsky se cansa pronto de hacer arte político y los bolcheviques le acusan de traicionar los ideales revolucionarios. Tiene que escapar a Alemania. Con ese “invento” bajo el brazo, Kandinsky se va a Moscú, donde vive la Revolución Rusa de 1917. Allí trabaja para el Gobierno de Lenin, usando su nuevo lenguaje para poner imágenes a los ideales bolcheviques. Pero Kandinsky se cansa pronto de hacer arte político y sus compañeros le acusan de traicionar los ideales revolucionarios con pinturas demasiado espirituales. Antes de que la cosa empeore, escapa a Alemania y empieza a trabajar como profesor en la escuela de arquitectura y arte Bauhaus.

Los triángulos también tienen sentimientosAquí Kandinsky complica un poco más su estilo e introduce un nuevo elemento clave: las formas  geométricas. Igual que hizo con los colores, elabora ahora una correspondencia entre esas figuras y las emociones que transmiten. Así los triángulos se identifican con el amarillo (son agresivos, cortantes y ágiles) y los círculos con el frío azul (símbolo de estabilidad, serenidad y perfección).

[...]

En 1933, los nazis cierran la Bauhaus y empiezan a perseguir a Kandinsky por considerarle uno de los artistas degenerados. Empieza entonces su declive, aunque aún tendrá tiempo de instalarse en París y dejarse influir por el surrealismo de su amigo Joan Miró.

[...]

Etiquetas:

jueves, diciembre 15

8 grandes meteduras de pata que cambiaron la Historia por completo

(Y seguimos con las meteduras de pata históricas. Éstas las he leído en elconfidencial.com del 4 de julio de 2015, en un artículo de Héctor Barnés)

A lo largo de los siglos, muchos hombres convencidos de que tenían toda la razón han terminado pasando a los anales de la historia por haberse equivocado garrafal y trágicamente.

¿Negar una y otra vez la crisis económica hasta que es demasiado tarde? ¿Dejar que la burbuja del ladrillo se infle e infle hasta hacer estallar un país? ¿Permitir que la corrupción campe a sus anchas mientras los niveles de paro no dejan de ascender? Peccata minuta frente a otros errores históricos que derivaron en muerte, destrucción y escarnio a lo largo de los siglos para aquel que tomó la decisión. Un artículo en The Independent ha recogido un puñado de las cagadas históricas más desconocidas, que completamos aquí con otros tristes episodios que empezaron con un “¡si no pasa nada, hombre!” y terminaron con un “no volverá a ocurrir, lo prometo”.

El panadero que quemó Londres
Lo típico de que se te olvida que has dejado algo en el horno y devastas la mitad de una de las ciudades más grandes del mundo. Esto es lo que le ocurrió a Thomas Farriner (1615-1670) en 1666, cuando un fueguecito que comenzó en la media noche del 2 de septiembre en su panadería, sita en Pudding Lane (en plena City), terminó convirtiéndose en el Gran Incendio. Así, con mayúsculas. El fuego ardió durante tres días y destruyó el centro de la ciudad: 13.2000 casas, 87 iglesias y 44 antiguas casas gremiales desaparecieron pasto de las llamas mientras Farriner, que había conseguido escapar por una ventana, afirmaba que había apagado el fuego antes de irse a la cama. Actualmente hay un monumento de 62 metros en el lugar en el que empezó el fuego.

La venganza del ciego
La historia no es clara sobre el origen de la ceguera de Enrico Dandolo (1107-1205), un veneciano de  buena familia que fue detenido en 1171 por el Imperio bizantino y enviado a Constantinopla como embajador. Puede ser que sufriese de ceguera cortical, pero también que fuese cegado por los propios bizantinos, incluso por el emperador Manuel Comneno por pura diversión. Sea como sea, mal hicieron en tocarle las narices, puesto que su odio lo llevó a conquistar y saquear Zara y Constantinopla entre 1202 y 1205 junto a los caballeros de la Cuarta Cruzada. Ahí, dándolo todo.

La matanza del día que terminó la guerra
El 11 de noviembre de 1918 fue la última jornada de la primera guerra mundial. A pesar de que el  armisticio se firmó a las cinco de la mañana, 11.000 hombres fueron heridos o asesinados en las horas siguientes hasta que este entró en vigor, según ha explicado en Eleventh Month, Eleventh Day, Eleventh Hour: Armistice Day, 1918 World Ward I and its Violent Climax (Random House) el historiador Joseph E. Persico, una cantidad superior a la de los caídos en el Día D de la segunda guerra mundial. Muchos de ellos fueron conducidos al frente por militares que estaban al tanto del armisticio, pero querían conseguir una última victoria. Es el caso del general William W . Wright, que perdió a 365 hombres y se justificó aduciendo que quería tomar los baños de Stenay (en Lorena) para que sus tropas pudiesen refrescarse.

El apocalipsis pájaro de Mao
En 1958, Mao Zedong lanzó el proyecto del Gran Salto Adelante con el objetivo de reforzar la industria  pesada y la agricultura para no depender de las importaciones extranjeras. Entre la multitud de reformas planteadas por el líder comunista se encontraba la de las Cuatro Plagas, que tenía como objetivo eliminar cuatro especies muy dañinas para las cosechas: ratones, moscas, mosquitos y gorriones. ¿El problema? Como explicó un estudio de 1960 publicado por la Academia de las Ciencias Estadounidense, los gorriones servían para eliminar los insectos y parásitos que acababan con las cosechas, por lo que su eliminación provocó la proliferación de langostas y fue un factor importante en la Gran Hambruna China, en la que murieron entre 16 y 30 millones de personas.

¿Caledonia? Mejor, cagadonia
Caledonia era el nombre que los romanos le daban a su provincia norte de las Islas Británicas que se encontraba más allá del muro de Adriano, pero también el nombre que los colonos escoceses quisieron darle a un territorio estratégico en el istmo de Panamá que los permitiría convertirse en una potencia comercial internacional. Se trata del Proyecto Darién de 1698 que no tardó en irse a pique: la flota desembarcó en 2 de noviembre, pero para verano del año siguiente, los colonos morían por las enfermedades tropicales a ritmo de 10 por día. En julio de 1699, la colonia fue abandonada y tan sólo 300 de los 1.2000 colonos sobrevivieron. Ello no impidió que llegase otro barco con más de 1.000 tripulantes que esta vez fueron repelidos por los españoles, que los asediaron durante un mes hasta que los pocos centenares que quedaban tomaron rumbo al hogar.

Nadie vacila a las hermanas Trung
La historia de Trung Trac y Trung Nhi es recogida en el Libro de Han Posterior, compilado por el  historiador chino Fan Ye en el siglo V, aunque el folklore vientamita refleja diversas versiones de la historia. Una de ellas explica que en el año 40, cuando el marido de Trac fue ejecutado por los chinos como una demostración ejemplarizante ante posibles rebeliones, las hermanas reclutaron un gran ejército formado casi exclusivamente por mujeres que consiguió recuperar 65 ciudadelas de manos de los invasores chinos. Las Trung se convirtieron en reinas de Vietnam y aguantaron otros tres años más hasta que finalmente fueron vencidas por un ejército chino comandado por Ma Yuan.

Ojo por ojo, cabeza por… un imperio
A pesar de que posteriormente sería conocido por su ánimo imperial, el mongol Genghis Khan no tenía ninguna intención de invadir en el año 1219 Khwarezmia, que se encuentra en el actual este de Irán. Por eso le mandó al emperador Ala ad-Din Muhammad un mensaje conciliador en el que ofrecía acuerdos comerciales que fue rechazado. Cuando Khan envió tres embajadores (un musulmán y dos mongoles) para negociar la liberación de un destacamento, sólo recibió la cabeza decapitada del musulmán. No se lo tomó demasiado bien, así que decidió mandar entre 80.000 y 100.000 arqueros montados para sitiar la ciudad y derrocar al imperio del sha.

La cagada de Cavite
1898 no fue un buen año para España, no sólo en Cuba sino también en el otro extremo del mundo, concretamente en Filipinas. Aunque en principio en la bahía de Manila se iban a encontrar dos armadas, la estadounidense y la española, bastante equilibradas –cuatro cruceros y dos mercantes por parte de los americanos y siete cruceros por parte española– el mal estado de los navíos patrios, la escasa preparación de las tropas y un despliegue poco apropiado con el objetivo de que la ciudad no quedase dañada, terminó en un desastre ocasionado por la confusión. Aunque el comodoro Dewey ordenó retirarse porque pensaba que no tenía suficiente munición, Montojo ordenó abandonar dos barcos y se retiró dándose por vencido, lo que terminó provocando la derrota y su posterior enjuiciamiento. Los americanos sufrieron 13 bajas, mientras que los españoles perdieron 77 hombres y el control de la bahía de Manila, lo que llevó a los filipinos a la sublevación.

Etiquetas:

jueves, diciembre 8

Cinco grandes meteduras de pata de la historia

(Un texto leído en ABC.com el 19 de diciembre de 2012)

Del caballo de Troya al hundimiento del Titanic, multitud de acontecimientos demuestran que el ser humano tiende a equivocarse repetidamente.

En nuestro recorrido diario por lo más destacado de la blogosfera hoy rescatamos una lista con cinco grandes meteduras de pata de la historia publicada en el blog “Cooking Ideas” que demuestra que la capacidad para equivocarse una y otra vez es innata al ser humano. De ahí el refrán, el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra:

1.-Príamo y el caballo de Troya: Aunque el mito del caballo de madera en el que se ocultaba parte de las tropas enemigas es usado como un ejemplo de la astucia de los griegos para acabar con la resistencia de la ciudad de Troya, en realidad también puede ser interpretado como la mayor torpeza de Príamo. El rey troyano fue quien decidió que el gigantesco caballo de madera abandonado delante de las murallas de su ciudad fuese conducido al interior del recinto amurallado. Una decisión de la que sin duda se arrepintió durante el corto resto de su vida.

2.-El telegrafista del Titanic:
Dentro de la desgraciada cadena de circunstancias que rodean el naufragio del Titanic, la estación telegráfica del buque ocupa un importante aunque poco conocido lugar. Un día antes del hundimiento del transatlántico, el SS Californian había navegado por la misma zona que el Titanic y atareado enviando mensajes de sus pasajeros, que se habían acumulado ya que la radio estuvo
averiada durante el día anterior. En un momento dado, Philips decidió no contestar más al SS Californian que, después de avisar al Titanic de que tenían un iceberg en el camino, apagó el aparato hacia las once de la noche.

La información suministrada por el SS Californian nunca llegó al puente de mando y sus consecuencias son de sobra conocidas. En su favor hay que reconocer que tras la colisión, Philips permaneció en su puesto, enviando mensajes de alarma hasta que el barco se hundió con él en su interior.

3.-Edward Neville Chamberlain: En 1938, Hitler y Mussolini se reunieron en Múnich con el primer ministro británico Chamberlain y su homólogo francés Dadalier. Allí, dentro de la política de “apaciguamiento” que venía desarrollando el político inglés, decidieron que el territorio checoslovaco de los Sudetes pertenecía a Alemania, ya que sus habitantes hablaban alemán. Checoslovaquia no estaba invitada a la reunión. Sin embargo, esta decisión no apaciguó en nada a Hitler, que un año después daría inicio a la Segunda Guerra Mundial tras invadir Polonia.

4.-El Festival de Altamont:
En 1969 los Rolling Stones decidieron celebrar el final de su gira por EE UU organizando un festival en el que participarían grandes estrellas de la época. El lugar escogido fue un descampado descampado del norte de California, sin instalaciones para acoger a una multitud y con un escenario que apenas se levantaba un metro y medio del suelo. De la seguridad se encargaba el grupo de motoristas conocido como Los Ángeles del Infierno. La desorganización y la violencia fueron las notas dominantes de este evento que finalizó con cuatro víctimas mortales, tres de ellas por accidente y una cuarta apuñalada por uno de los responsables de la seguridad.

5.-Los acuerdos de Bretton Woods: Un hotel de New Hampshire acogió en 1944 una conferencia financiera en la que 44 países fundan las bases de un nuevo orden económico internacional. De esa reunión surgen el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el patrón entre el oro y el dólar. Sin embargo, cuando Nixon devalúa la moneda norteamericana, este sistema se rompe y las fortunas de los países ya no tienen respaldo ni del oro ni del dólar y sus reservas se convierten en prácticamente imaginarias. Es el origen de la moderna reserva fraccionaria, el sistema con el que los bancos pueden operar con uno o dos por ciento de su capital. Es decir, si un banco tiene un dólar o un euro puede prestar cien, una situación que muy bien podría alimentar una crisis financiera internacional.

Etiquetas:

jueves, diciembre 1

El origen de los signos aritméticos

(Un texto de Sergio Ferrer en el confidencial.com del 11 de mayo de 2015)

Una vez los niños se aprenden los números, comienzan a llevar a cabo operaciones sencillas como sumas y restas. Pero aunque cualquier persona reconozca signos como + y -, conocer su origen es más complicado. En algunos casos la explicación es clara, pero en otros sólo existen hipótesis sobre por qué se escogieron frente a otras opciones. Florian Cajori, uno de los historiadores de las matemáticas más importantes, recoge en su libro A History of Mathematics las anécdotas detrás de la adopción de algunos de los más comunes.

Los símbolos + y – se popularizaron en la Alemania de finales del siglo XV. El origen de + se encuentra en la abreviación de la palabra et, que significa y en latín, tal y como puede observarse en varios manuscritos de la época.

El significado de – no está claro, y Cajori se limita a recopilar algunas de las teorías. Quizá los mercaderes separaban la tara de las mercancías (llamada minus por entonces) con un guion. O puede que este signo derivara de un símbolo hierático del Antiguo Egipto. Otros sugieren que los matemáticos alejandrinos Herón y Diofante utilizaban para ello una especie de T que acabó perdiendo la I.

La Cruz de San Andrés, muy usada en heráldica (desde la Ikurriña de Euskadi a la bandera del Imperio
español) es el origen del actual signo de multiplicación. El matemático William Oughtred fue el primero en utilizarla en 1631 y desde ahí se tradujo a la × actual. Esta adopción no estuvo exenta de críticas, entre aquellos que defendían que la multiplicación podría confundirse con la incógnita. Debido a ello, matemáticos descontentos como Leibniz introdujeron alternativas como el punto y el asterisco.

Respecto a la incógnita matemática, que también se representa como x, existe una leyenda urbana que
asegura que viene de la mala traducción del árabe al-shalan (lo desconocido). Pero la explicación más plausible (y mucho menos romántica) es que Descartes escogió las tres primeras letras del alfabeto para las cantidades conocidas y las tres últimas para las desconocidas.

La explicación tras los signos de división es mucho más lógica. Para separar el dividendo del divisor, los
matemáticos hindúes los escribían uno debajo del otro, separándolos por una línea. Más tarde se empezó a utilizar ÷, que hasta entonces se empleaba para restar. Este signo tuvo una aceptación desigual, y aunque muy utilizado en Inglaterra, pocos países latinos lo utilizan.

Países como España utilizan más la barra de división / o los dos puntos (:). El primer caso se trata de un
remake de la barra de separación original, colocada en horizontal para poder escribir la operación en una línea, de forma más práctica, como sucede con el resto de operaciones. El segundo es una vez más obra de Leibniz, que pensó que si el punto (.) era una buena opción para la multiplicación, la evolución lógica para la división sería añadir otro.

El símbolo = aparece por primera vez en 1557 de la mano del matemático Robert Recorde. La explicación que dio el galés es que no existía nada que pudiera ser más igual que dos rectas paralelas. Aunque en su primera aparición era mucho más largo (=======), se acortó progresivamente por comodidad. Este signo no se aceptó de inmediato, sino que se comenzó a aplicar en contextos diferentes. Descartes, por ejemplo, lo utilizaba para referirse a más o menos (±). Llegó a tener cinco significados simultáneos, lo que lo puso en serio riesgo de ser descartado. Sin embargo, durante el siglo XVII fue finalmente aceptado.

Las temidas raíces cuadradas tienen dos explicaciones en cuanto a su nacimiento. Euler pensaba que era una r deformada, la primera letra de radix. Pero su verdadero origen es mucho más sorprendente: un punto deformado. Cuesta de imaginar, pero si se piensa en un punto que se alarga como una nota musical (♪) es fácil de ver cómo surgió.

El número irracional pi (π) tiene también su origen, como la × de multiplicar, en William Oughtred. Este escogió la decimosexta letra del alfabeto griego por un motivo concreto: es la primera letra de la palabra griega para periferia (periphérion).

Etiquetas:

Free counter and web stats