Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

jueves, marzo 31

Los consejeros de Carlos I



(Un texto de Luis Reyes en la revista Tiempo del 6 de noviembre de 2015)

Europa, 1516-1556. Reinado de Carlos I de España y V de Alemania, hasta su abdicación en Bruselas. Carlos I de España y V de Alemania fue soberano de media Europa, como revelan estos títulos. Su corte itinerante lo mismo estaba en Toledo que en Augsburgo o Bruselas, fue coronado en Aquisgrán y en Bolonia. Si nació en Gante, se retiro a terminar su vida al otro extremo de Europa, a un rincón de Extremadura llamado Yuste. Tuvo además una idea de unidad y de paz entre las naciones europeas, bajo su égida, naturalmente, que algunos consideran un precedente de la Unión Europea.

En consonancia con este paneuropeísmo su gobierno fue tan multinacional como un equipo de fútbol de primer rango. Para la espada confió en un castellano, el duque de Alba, pero confió los asuntos políticos a belgas, holandeses, borgoñones, italianos o judíos conversos españoles.

Sus primeros consejeros cuando llegó a España joven e inexperto eran su ayo Guillaume de Croy, señor de Chièvres, y su maestro Adriano de Utrecht. Carlos depositaba en ellos una confianza total nacida del afecto y el respeto a quienes habían ocupado el lugar de los padres, y de ello se aprovechó Croy para convertirse en un auténtico valido, es decir, un ministro todopoderoso que suplanta la voluntad de un rey débil.

Croy era un político y diplomático fogueado como cortesano del emperador Maximiliano y de Felipe el Hermoso. Sin escrúpulos para aplicar las recetas de Maquiavelo, consiguió por ejemplo la elección de Carlos como emperador a base de sobornar y amenazar a los electores. Por desgracia era también hombre venal y su codicia provocó la revolución de los comuneros de Castilla. Los castellanos decían cuando tenían una moneda de doblón: “Salveos Dios, doblón de a dos, que monsieur de Xevres no topó con vos”. Estuvo a punto de asesinar a Lutero, pero al final los luteranos le envenenaron a él en la Dieta de Worms.

Muy distinto era el otro hombre de confianza del joven Carlos, Adriano de Utrecht. Hijo de un artesano, tenía la honestidad y la sobriedad del burgués, junto a las profundas convicciones del humanista cristiano. Mientras Chièvres medraba pegado a Carlos, Adriano se quedó como regente de Castilla a punto de estallar la revuelta. Sus cualidades humanas le llevaron a la elección papal en 1522. La ruptura de la Reforma protestante se habría evitado si se hubieran seguido sus ideas de austeridad y lucha contra la inmoralidad de la corte papal. pero solo despertó enemistades en Roma y murió antes de poder hacer nada.

Gattinara. El sucesor de Croy sería el italiano Mercurino Arborio, marqués de Gattinara. Sucesor pero no sustituto, pues Carlos había aprendido ya lo suficiente para no dejar que nadie volviese a suplantarle como gobernante todopoderoso. Su aversión a los validos se la transmitiría a su hijo Felipe II, diciéndole que no dejase el gobierno en manos de nadie. Cuando llegó a España en 1518 Gattinara no recibió por tanto el nombramiento que había tenido Croy, gran chambelán, sino simplemente el de canciller.

Gattinara era hombre de principios morales, un gibelino (partidario del emperador frente al Papa en las querellas medievales) fiel a dos ideas, el imperio y el cristianismo, que fundía en un imperialismo católico. El emperador debía estar al frente de una Monarchia Universalis y supervisar que el Papa cumpliese sus obligaciones de jefe espiritual. Durante una década Gattinara orientó la política exterior imperial, empezando por liquidar la política filofrancesa de su antecesor Croy. Sin embargo, esa utopía de Monarchia Universalis, con todas las naciones de Europa en paz y aceptando al emperador por su ejemplaridad, encontró viva oposición en Castilla, que era quien tenía que pagar las facturas.

Aunque siguió en su puesto hasta su muerte en 1530, Gattinara fue perdiendo poco a poco influencia, y en sus últimos tiempos de canciller tenía incluso dificultades para ser recibido por Carlos. Este había optado por el sistema de gobierno a la castellana, perfeccionado por los Reyes Católicos, con una serie de consejos que serían como los actuales ministerios, con unos secretarios de Estado al frente de cada departamento, de forma que la política no quedase en manos de un solo ministro principal. Las Ordenanzas de la Cancillería de 1524 dieron forma legal a este sistema, y en su redacción intervino otra figura clave entre los consejeros de Carlos, Alfonso de Valdés.

De Valdés empezó como simple secretario de Gattinara desde que este llegó a España, el único español frente a 6 secretarios alemanes. Nacido en Cuenca, donde su padre fue regidor perpetuo, Alfonso de Valdés era erasmista y de familia de conversos; a su tío cura lo quemaron en la hoguera por judaizante. A la sombra de Gattinara sus cualidades de humanista y escritor le otorgaron un protagonismo muy superior al de simple secretario, pues a través de sus escritos se convirtió en una especie de jefe de propaganda de Carlos, pasando a ser su “secretario de cartas latinas” (Secretario Cesareo, le llama Gattinara en su testamento).

Su obra más conocida, el Lactancio o Diálogo de las cosas ocurridas en Roma, es un alegato para justificar el terrible Saco de Roma (véase Historias de la Historia: “El Rey Católico humilla al Papa”, en el número 1.307 de Tiempo), en el que las tropas imperiales, alemanas y españolas, cometieron toda clase de tropelías para castigar la alianza del Papa con Francia. “Cada horror del Saco es el castigo preciso, necesario y providencial de una de las vergüenzas que ensucian Roma”, escribe De Valdés, elaborando la imagen de un Papa corrupto que merece el castigo divino y un emperador católico que es instrumento del castigo de Dios.

Para completar el mosaico multinacional de su gobierno, tras la muerte de Gattinara en 1530 Carlos nombró canciller a Nicolas Perrenot de Granvelle, un borgoñón del Franco Condado (hoy día Francia). Ese nombre estaría presente durante 56 años en la alta política española, pues al morir el señor de Granvelle tras 20 años en su puesto, lo heredó su hijo, conocido como el cardenal Granvela, que ya había prestado grandes servicios y continuaría otros 36 años con Carlos y Felipe II, hasta su propia muerte.

El cardenal Granvela era un auténtico señor del Renacimiento, mecenas de artistas, introductor de la arquitectura italiana en el Franco Condado. Fue portavoz de Carlos V en el Concilio de Trento y diplomático activísimo en todos los frentes y grandes proyectos, desde la boda de María Tudor y Felipe II, hasta la elección de este como rey por las Cortes de Portugal, o la creación de la Santa Liga que venció al Turco en Lepanto. Fue también primer ministro en los Países Bajos, donde se opuso con mano dura a la sedición protestante, lo que le ganaría entrar en la Leyenda Negra en pie de igualdad con el duque de Alba.

Etiquetas:

miércoles, marzo 30

Tacones, posibles enemigos de tus pies

(Un texto de S. Vivas en la revista Mujer de Hoy del 28 de febrero de 2015)

Son un arma de seducción masiva, pero lucirlos de forma continua puede afectar a tu salud más de lo que crees. Sigue los consejos del experto.

Unas pocas afortunadas que caminarán toda su vida sobre 15 centímetros y nunca sufrirán sus consecuencias. Las demás tenemos un cita en la consulta del único especialista médico que ve tantas mujeres como un ginecólogo: el podólogo. El dr. Francisco Muñoz Piqueras, especialista en Biomecánica y Cirugía del Pie de la clínica Piqueras de Madrid, lo sabe bien. El público que atraviesa sus puertas es eminentemente femenino y la causa está en ese plus de altura e inestabilidad que aporta un 'taconazo'.

Si estamos diseñadas para apoyar nuestro peso en toda la planta del pie y para que a cada paso que demos desarrollemos un complejo movimiento en el que están implicados todos los huesos, músculos y articulaciones... cada vez que nos calzamos unos estiletto provocamos un acortamiento del tendón de Aquiles, una falta de apoyo en el talón, una sobrecarga en la parte anterior del pie, contracturas en los gemelos y los glúteos y una sensación de quemazón en la planta del pie que nos hace saltar las lágrimas. Y eso solo en ese momento. A largo plazo las consecuencias son mayores.

“El problema de los tacones es que, si tú tienes una alteración en el pie, por pequeña que sea, con los tacones se va a multiplicar. Juanetes, artrosis de rodilla, sesamoiditis... todas estas patologías avanzan más rapido con tacones”, explica el dr. Muñoz Piqueras. ¿Pero qué podemos hacer si somos esclavas de esos cm de más o las circunstancias nos obligan a no renunciar a ellos?

“Si no hay alternativa, la solución para prevenir problemas es cambiarse a menudo de zapato. Que el modelo que nos ponemos por la mañana no sea el mismo que el que nos ponemos por la tarde. Aunque tenga el mismo tamaño de tacón. Porque de un zapato a otro siempre hay pequeñas variaciones que permiten al pie un juego distinto y eso disminuye la fatiga muscular. Solo con este sencillo gesto podemos prevenir muchos problemas”, concluye este experto. Y ahora que ya tienes una excusa médica para ir de compras y renovar el look de tus pies, pasemos a cosas más importantes, como es saber qué hacer cuando el uso de tacones ya han fastidiado tus pies.

Juanetes
La principal causa de un juanete es nuestra forma de caminar. Pero aditivos como un buen par de tacones acelera su aparición. Cada cm de más que utilizas en tu calzado, tiene consecuencias, porque para que mires con indiferencia desde las alturas estás aumentando de forma progresiva la sobrecarga que se genera debajo de los dedos del pie y eso incrementa el riesgo de que aparezca el juanete.

La solución una vez que esta deformidad ha aparecido es la cirugía. La novedad en este campo es la cirugía de mínima incisión, de la que el dr. Muñoz Piqueras es pionero en España: “En este tipo de cirugía se realizan pequeñas incisiones por las que se introduce una fresa que 'se come' el hueso en las zonas necesarias (normalmente un par de cuñas) para eliminar la zona engrosada en la articulación y, a continuación, alinear de nuevo el dedo. Suena dramático, pero es una cirugía ambulatoria que se realiza con anestesia local”.

Sesamoiditis
Hay articulaciones, como la de la rodilla, que para funcionar bien necesitan un hueso auxiliar. En el caso de la rodilla ese hueso es la rótula. En el de los pies, los sesamoideos, dos pequeños huesos situados bajo la cabeza del primer metatarsiano (o en cristiano, en la base del dedo gordo del pie). Estos pequeños huesecillos asumen parte de la carga sobre el antepié y mejoran la acción de los músculos. Pero el uso continuado de tacones puede inflamarlos e, incluso, fracturarlos. Sabrás si ese es tu caso si sientes un dolor agudo en la base del dedo gordo, que se incrementa al apoyar el pie o al iniciar una sesión de deporte.

El tratamiento: un poco de reposo, antiinflamatorios y una plantilla que ayude a descargar la zona. “En nuestra clínica ofrecemos la posibilidad de realizar unas plantillas diseñadas especialmente para zapatos de tacón, las Podoactiva Élite Woman. A través de un aparato llamado 3D Scam Sport se realiza un molde virtual del pie de la paciente con una precisión de micras.

Con la información obtenida en ese escaneo, más un análisis de su pisada se realizan unas plantillas aptas para cualquier calzado. Estas plantillas están concebidas para reducir las molestias y prevenir la aparición de lesiones en los pies, la cadera, las rodillas y la espalda por un uso prolongado de este tipo de calzado. Sus beneficios se basan en lograr una mayor superficie de apoyo y ofrecer una distribución más homogénea de las presiones según sea la altura del tacón, minimizando los efectos secundarios por el uso prolongado de zapatos de tacón”, explica el dr. Muñoz Piqueras.

Dedos en garra
"Con la inclinación de los tacones el pie se va deslizando dentro del zapato y eso acaba haciendo que, con el paso de los años, los dedos acaben retraídos con forma de garra. Al permanecer en esa posición, "los dedos rozan con el calzado y eso provoca callosidades, dolor, e incluso, infecciones, con los cual en vez de un problema ya tenemos dos”, explica el dr. Muñoz Piqueras. Si la lesión es reciente, los dedos todavía son flexibles y no se requiere de cirugía para que recuperen su forma original. Si la lesión ha permanecido durante el tiempo, el paso por el quirófano es imprescindible.

Neuroma de Morton
“Es un pinzamiento nervioso. Con la presión excesiva que ejercen los tacones sobre la parte delantera de la planta del pie el nervio que pasa entre los espacios metatarsales puede quedarse atrapado y se inflama. De hecho, puede hipertrofiarse y acabar convirtiéndose en una auténtica pelota que está dentro del pie. Si llegas a ese punto, o te lo quitas con cirugía u olvídate”, concluye el experto.

Si la lesión se detecta tiempo las infiltraciones de corticoides alrededor del nervio ayudan a disminuir la inflamación y alivian el dolor. Pero si la presión sobre el nervio se mantiene el problema no desaparece. Por eso es importante hacerse unas buenas plantillas que ayuden a descargar la zona. Y toma nota: si eres un persona muy flexible (lo que en medicina se llama laxitud ligamentosa), tienes mayor predisposición a sufrir este problema.

Inestabilidad del tobillo
Un repaso de algunos vídeos de youtube en los que aparecen modelos de pasarela intentando sobrevivir a unos tacones de infarto mientras se hacen un esguince tras otro es el ejemplo más gráfico del riesgo que supone este tipo de calzado para tus tobillos. De hecho, llevar tacones incrementa por tres las posibilidades de sufrir un esguince. Si ha ese multiplicador de riesgos se añade unos tendones especialmente flexibles y un pie con tendencia a caer hacia el interior... el drama está servido. Todo paciente con inestabilidad lateral de tobillo debe llevar a cabo un programa de rehabilitación, en torno a 10 semanas, antes de valorar la opción de la cirugía.

En ese programa se incluyen ejercicios de mejora de la propiocepción, fortalecimiento de la musculatura, estiramientos del tendón de Aquiles, empleo de tobilleras y vendajes. “En nuestra clínica aplicamos láser para aliviar el dolor y la inflamación y sugerimos un plantilla para que cuando apoye el tobillo no caiga hacia dentro. Si con estas medidas el problema no se corrige se puede llegar a la cirugía. Como hay distintos tipos de flexión, hay distintos tipos de intervención, desde las que solo tocan los tendones a la triple artrodesis, que supone bloquear una parte del tobillo”, explica el experto.

Stop a la cirugía Cenicienta
Como no, fue en EE.UU. donde saltó la alarma. Las mujeres acudían a las consultas de podología dispuestas a operarse los pies para que fueran más bonitos y pudieran lucir las sandalias de moda o unos stilettos de marca de horma tan estrecha que hacía que le sobraran dedos del pie. Dedos que se acortan o alargana voluntad, rellenos en la planta del pie que hacen los tacones más llevaderos...

Ahora que gracias a las nuevas técnicas quirúrgicas le hemos perdido el miedo a la cirugía del pie, ¿dónde está el límite? Como siempre, en el sentido común de un buen profesional. “Nunca se debería operar solo por estética”, asegura el dr. Miguel Muñoz de la clínica Piqueras. “Dicho esto, es cierto que algunos problemas que, en principio son estéticos, pueden conllevar un problema de salud a largo plazo y en esos casos se justifica la intervención. Eso sí, siempre valorando, que la operación de ese problema estético no va a suponer un problema biomecánico posterior”.

Etiquetas:

martes, marzo 29

Catalina de Salazar, la mujer de Cervantes



(Un texto de Antonio Corbillón en el Heraldo de Aragón del 22 de marzo de 2015)

Catalina de Salazar se entregó a su compromiso matrimonial, gestionó su hacienda y fue clave en la edición de sus libros. Sus huesos descansan juntos.

Ella tenía 19 años, nunca había salido de su villorrio natal de Esquivias (Toledo) pero quería volar. Él le doblaba la edad y estaba curtido en las pendencias de la vida en lugares como Roma o Nápoles, batallas como Lepanto o cautiverios como los ocho años que pasó en Argel. La vida cruzó los destinos de dos seres que, de tan distintos, acabaron por no entenderse el uno, Miguel de Cervantes, sin la otra, Catalina de Salazar. Juntos formaron un matrimonio tan sólido como atípico y liberal para su tiempo. Una unión que duró 32 años en vida, pero que se prolonga cuatro siglos. Sus huesos, o lo que queda de ellos, han aparecido en el revoltillo de historia de una fosa casi común en el convento de las Trinitarias de Madrid.

Su boda aquel 15 de diciembre de 1584 ponía fin a poco más de dos meses de noviazgo después de que Cervantes se dejara caer por Esquivias para recuperar los poemas autógrafos de Pedro Laínez, un escritor amigo suyo que había fallecido. Allí descubrió a una muchacha de 19 años, huérfana de un hidalgo venido a menos, pero que tuvo la suerte de que su tío Juan de Palacios, párroco de Esquivias, se esmerara en una educación que diera a Catalina una oportunidad de tener vida e ideas propias en la España del finales del siglo XVI. Esta familia era vecina de la viuda del poeta Laínez, Juana Gaitán.

En esos meses de cortejo, el soldado de fortuna que había sido Cervantes debió de conquistar a la chica con el relato de sus batallas vitales por los principales puertos mediterráneos. Para ella, segunda de cinco hermanos, que nunca había salido del pueblo, fue lo más parecido a ver mundo. El propio tío de la mujer ofició el enlace en la parroquia de Santa María de la Asunción. En aquel momento, ninguno de los dos sabía que, apenas un mes antes (el 19 de noviembre), había nacido en Madrid una niña fruto de los amoríos ocasionales del novio con la tabernera Ana de Villafranca.

Miguel y Catalina compartieron vida familiar durante los 28 primeros meses de matrimonio. Aunque Cervantes practicó un total mutismo sobre las formas de su esposa, investigadores de su figura como el nonagenario escritor Segismundo Luengo, autor de 'Catalina de Esquivias: memorias de la mujer de Cervantes', le imagina un carácter «nada sumiso, alejado de cualquier afectación melindrosa» y de una moral «sumamente liberal, increíble para aquella época». El tiempo le daría ocasión de poner a prueba esas cualidades. Cervantes, trasero inquieto donde los hubiera, no aguantó más tiempo aquella vida descansada en el poblachón toledano. Con buenos contactos en la corte, el escritor encontró múltiples excusas para pasar largas temporadas en oficios varios, como el de recaudador real en tierras andaluzas. La falta de descendencia pudo azuzar sus pocas ganas de vida hogareña. Segismundo Luengo (el historiador confiesa haber leído más de mil documentos sobre ellos) le atribuye esta confesión a Catalina: «No sabría decir si los siete años que vivimos separados no fueron de un amor más intenso que el de aquellos 28 meses juntos».

Pero tan claro debía tenerlo el autor de 'El Quijote' que, antes de la primera de sus largas ausencias, le firmó a su mujer, en abril de 1587, un poder notarial inusual para la época. «Le da a su esposa no solo todo lo que posee, sino todo lo que gane o reciba en el resto de su vida. No he visto otro parecido en todo el Siglo de Oro», resume el hispanista norteamericano Daniel Eisenberg, en su obra 'Cervantes y Don Quijote', considerado el texto más completo de su contexto histórico. En contra de otras visiones, Eisenberg intuye una unión que «no fue feliz, alegre, ni descansada. Sugiere una pareja que se llevaba mal». Una vida «atípica» pero de gente «formal, consciente de sus responsabilidades».

Así se explica el compromiso casi 'profesional' de Catalina con el contrato marital. Cuando arranca el nuevo siglo y Cervantes decide trasladarse a Valladolid tras la corte de Felipe III, la señora de Salazar no solo le sigue. Allí comparte inmueble y muchos sinsabores con todo el 'clan cervantino' compuesto por sus hermanas, su hija bastarda Isabel y hasta Juana Gaitán, la viuda que propició el 'encontronazo' inicial de la pareja. Catalina trató de ayudar siempre a su hijastra, de vida tan turbulenta como la de su padre.

Cuando murió Cervantes, ya de vuelta junto a la corte a Madrid, su viuda tenía 51 años, pero pudo disponer de la economía saneada que no tuvo en vida gracias al éxito literario del 'príncipe de las letras'. Le sobrevivió 10 años, tiempo en e! que se ocupó de la supervisión de los textos cervantinos antes de morir en su casa madrileña en 1626.

Catalina de Salazar y Palacios-Vozmediano, hija de don Fernando de Salazar Vozmediano y de Catalina de Palacios, fue bautizada el 12 de noviembre de 1565 en el pueblo manchego de Esquivias. Murió 61 años después y está enterrada en el subsuelo del convento de las Trinitarias Descalzas ubicado, curiosamente, en la calle Lope de Vega. Sus restos están mezclados con los de los otros 16 difuntos que compartían sepultura, incluidos los de su esposo, Miguel de Cervantes.

Etiquetas:

lunes, marzo 28

El gremio de los saludadores

(Un texto de Alberto Serrano Dolader en el Heraldo de Aragón del 22 de marzo de 2015)



Un saludador no es solo la persona que se pasa el día diciendo hola y adiós, complacido por estrechar las manos de todo el que se cruza en su camino. Los que intuimos que ya hemos disfrutado de más de la mitad de nuestra vida sabemos que, desde tiempos ancestrales y hasta bien iniciado el siglo XX, la de 'saludador' era una ocupación de embaucadores que aseguraban ser capaces de obrar maravillas imposibles. Reconocían y sanaban ciertas enfermedades como la rabia, la hidrofobia, el histerismo o la gangrena, amén del mal de ojo y otras supuestas dolencias de origen brujesco. Lo conseguían -o parecía que lo conseguían- con el exclusivo uso de la palabra, el aliento, su saliva o el obsequio de pedacicos de pan que habían mordisqueado. Algunos sanaban las heridas -eso se creyó- dibujando con su dedo la señal de la cruz.

Sus oníricos beneficios los regalaban -es un decir- tanto a los hombres como a los ganados y a otros animales. Legajos antiguos nos han transmitido que un saludador que se preciara era capaz de frenar las tempestades, calmar las plagas de langostas, meterse en un horno encendido, caminar sobre las brasas a pie descalzo, o saborear sin la menor mueca chupitos de aceite hirviendo.

En teoría, un saludador no se hacía, nacía con el don. Se tenían muchas probabilidades de serlo si se venía al mundo en cualquier medianoche, en la Nochebuena, en Jueves Santo, o en Viernes Santo. Y muchas más si se llevaba dibujada una cruz debajo de la lengua o en el paladar (o la rueda de santa Catalina, o la marca de santa Quiteria). Añadía mucho mérito el haber sido el hijo varón número siete.

Algunos analistas señalan que los saludadores podían actuar con libertad si conseguían el visto bueno de un obispo, quien para darlo se tenía que asegurar muy mucho de que los deslumbrantes poderes del sujeto no eran producto de un pacto con el diablo. Pero, ciertamente, un tratadista tan de renombre como Pedro Ciruelo (que nació en Daroca hacia 1470) ya dejó claro que un saludador jamás podía ser trigo limpio.

La lista de saludadores de nuestra tierra sería interminable. […] sirvan hoy como botón de muestra tres casos: hacia 1700 alcanzó fama en Tórtoles (Moncayo zaragozano) Juan García, que fue llamado a Tudela, donde «ejerció su gracia de curar soplando a las personas y animales con síntomas de rabia», según me contó Víctor Azagra, quien además me señaló que a final del XIX e inicio del XX vivió en Tarazona (barrio de Cunchillos) el tío Piales, que también se especializó en curar la rabia y las dolencias solamente con el aliento.

Rafael Andolz consideró a la Delfina, de Santa Cilia de Jaca, como «la más popular curandera que se dio en el Altoaragón» en tiempos recientes; nacida al son de las doce campanadas de una noche) vivió hasta casi cumplir los cien años.

Los últimos que acabo de citar podrían ser ejemplos de que también hubo saludadores que actuaron de buena fe, creyéndoselo, o sea, siendo honestos.

Etiquetas:

domingo, marzo 27

Cómo aplicar la ley: el caso de los exploradores de cuevas

(Leído en un texto de Guillermo Fatás en el Heraldo de Aragón y ampliado con notas leídas en http://www2.compendium.com.ar/juridico/cav2.html. Recomendable leerse el original)

Unos espeleólogos quedaron atrapados en una profunda cueva. No se les podía rescatar antes de que murieran por inanición, a menos que practicasen el canibalismo, cosa que al fin hicieron, tras matar a uno de ellos. Además, en el esfuerzo por salvar a los antropófagos, se perdieron diez vidas humanas. Este
es 'El caso de los exploradores de cuevas', ideado en 1949 por el jurista norteamericano Lon L Fuller, para exponer al lector cinco posturas legales diferentes y defendibles ante un mismo hecho complejo. Lo publicó la revista jurídica de Harvard, se tradujo a varias lenguas y ha generado algún libro.

  • Hubo una avalancha en una caverna, en la que se encontraban exploradores. Estos quedaron atrapados y se ubicaron en la entrada obstruida, esperando el rescate.
  • Las tareas de remoción fueron varias veces frustradas por nuevas avalanchas.
  • El día n° 32 contando desde la entrada de los exploradores a la caverna, se logra el rescate exitoso.
  • Los exploradores llevaron escasas provisiones y la caverna no contenía sustancia animal, ni vegetal que les permitiera subsistir. Perecerían por inanición antes de poder rescatarlos.
  • Día n°21 se supo que los exploradores habían llevado un equipo inalámbrico para recibir y transmitir mensajes.
  • Los ingenieros opinaban que faltaban por lo menos diez días mas para el rescate, siempre y cuando no hubiesen nuevas avalanchas.
  • Los exploradores le preguntaron a un médico las probabilidades para seguir subsistiendo, sin alimentos durante esos diez días. Opinión del médico: En el estado en que se encuentran la probabilidad es muy poca.
  • Whetmore (uno de los exploradores) le preguntó al médico si comiéndose a uno de ellos, los restantes podrían sobrevivir esos diez días más que faltaban para el recate. Los médicos no respondieron, entonces preguntaron si había algún juez, funcionario público, sacerdote o religioso en el campamento que quisiera contestar. Nadie lo hizo.
  • Se presumió erróneamente que las pilas del equipo inalámbrico de los exploradores se habían agotado.
  • El día n°23 se supo que Whetmore había sido asesinado y comido por sus compañeros.
  • Whetmore tuvo la idea de usar dados para ver quien tenía que morir. Pero éste al cabo de un instante decide retirarse del acuerdo. Igualmente los exploradores tiraron los dados por él, viendo el resultado le pidieron que hiciera objeciones, pero éste contestó que no tenía ninguna objeción para hacer. Whetmore debía morir.
  • Luego del rescate los exploradores fueron objeto de un tratamiento por shock y desnutrición.
  • El abogado defensor pidió que hicieran un veredicto especial por el tribunal, dejando al juez la determinación de la culpabilidad de los reos, en base a los hechos que resultaren probados.
  • Se hizo el veredicto especial y decidieron que los hechos ocurrieron tal como fue hecho el relato y que si en base a este eran culpables, era necesario una condena.
  • Se resolvió: que eran culpables de homicidio y se los sentenció a la horca, pues la ley de Commonwelth no permite discreción alguna con respecto a la pena a imponerse por aquel delito.
  • Disuelto el jurado, sus miembros subscribieron una comunicación al jefe del poder ejecutivo, peticionándole que conmutara la pena de muerte por 6 meses de prisión.
  • El juez dirigió una comunicación similar al poder ejecutivo: éste no adoptó resolución alguna con respecto a estas peticiones; el poder ejecutivo parece que aguarda nuestra decisión en el presente recurso.
Opinión 1: Ministro Foster: Fundamento 1:
Llego a la conclusión de que en el momento en que Whetmore perdió su vida a manos de estos acusados todos aquellos se encontraban "no en un estado de sociedad civil", sino en un "estado de naturaleza". Por lo que no son culpables de dicho crimen.
Lo que hicieron fue hecho en cumplimiento de un contrato social aceptado por todos. Trazaron como quien dice una nueva carta de gobierno apropiada a las circunstancias en que se hallaban: "el principio último de toda ley o gobierno debe buscarse en la noción de un contrato o convenio; que provea la única justificación ética en que basar los poderes del gobierno, poderes que incluyen el de privar de la vida. Estoy convencido de que esta línea de argumentación que expuse no admite refutación racional alguna.
Fundamento 2:
Este presupone el rechazo por vía de hipótesis de todas las premisas con las cuales he trabajado hasta ahora. Estoy equivocado al afirmar que la situación de estos hombres la sustrajo de los efectos de nuestro derecho positivo, y doy por sentado que nuestra recopilación de leyes tenia el poder de penetrar 500 pies de roca e imponerse a aquellos hombres hambrientos en su prisión subterránea.
Los hombres han cometido un acto que viola el texto literal de la ley que dice "quien intencionalmente privarte la vida de otro" es un asesino. Pero uno de los trozos mas antiguos de la sabiduría jurídica nos dice " el hombre puede violar la letra de la ley, sin violar le ley misma".
Podemos estar seguros de que su decisión ante la alternativa de vivir o perecer no estará controlada por el contenido de nuestra código penal. Por ende, se hace claro que la ley no es aplicable al presente caso. Por ello, concluyo que cualquiera sea el punto de vista desde el cual se encare este caso, los acusados son inocentes y que la sentencia debe ser revocada.
 
Opinión 2: Ministro Tatting:
Encuentro que mi colega Foster, se halla plagado de contradicciones y falacias. Si aquellos hombres se encontraran bajo la ley de la naturaleza, de dónde nos viene la competencia para establecer y aplicar aquella ley?. Por cierto, nosotros no nos encontramos en estado de naturaleza.
Es un código en el cual es derecho de los contratos es mas fundamental que el del homicidio, según Foster el contrato una vez concertado es irrevocable y si una de las partes intenta revocarlo, las otras pueden tomar la ley en sus propias manos y ejecutar el contrato por medio de la violencia. (Con lo que no estoy de acuerdo), aunque Commanwealth c/parry apoya sin ambigüedades la interpretación de Foster, aplicado a la causa de defensa propia.
Estos hombres actuaron intencionalmente, con gran deliberación y después de haber discutido durante varias horas sobre lo que harían. Hubiera sido mas prudente no iniciar el proceso ya que no hay una disposición en nuestras leyes que declare un crimen el comer la carne humana.
Tengo dudas sobre la solución legal de este asunto.
 
Opinión 3: Ministro Keen:
Yo perdonaría a estos hombres, pero en el desempeño de mis deberes como juez no me incumbe dirigir peticiones al poder ejecutivo, ni tomar en cuenta lo que este pueda o no hacer para arribar a mi propia decisión , la que deberá estar enteramente guiada por el derecho de Commowealth. Esto es una confusión de funciones gubernamentales.
No me incumbe la cuestión de si el principio que prohibe al poder judicial la revisión de las leyes es adecuado o equivocado, deseable o indeseable; meramente observo que este principio se ha convertido en una tácita premisa subyacente a la totalidad del orden jurídico, gubernamental, que yo he jurado administrar.
El resultado de esta lucha solo pudo ser el que efectivamente ocurrió, un completo fracaso en el desempeño de la función judicial. No se puede aplicar una ley tal como esta escrita y al mismo tiempo reformularla, según los propios deseos.
Si hubiéramos heredado de nuestros antepasados un mejor sistema jurídico, se hubiera dado soluciones acertadas. Concluyo: la sentencia condenatoria debe ser confirmada.
 
Opinión 4: Ministro Handy:
Mi única desilusión ha sido que nadie haya hecho cuestión acerca de la naturaleza jurídica del convenio celebrado en la caverna (unilateral o bilateral), y si no puede considerarse que Whetmor revocó una oferta antes de que se hubiera actuado en base a la misma.
Opino también que son gobernados bien cuando sus gobernantes entienden los sentimientos y concepciones de las masas.
Me doy ciertamente cuenta de que donde hay reglas y principios abstractos, los abogados podrán hacer distinciones hasta cierto punto el tipo de cosas que he estado describiendo es un mal necesario inseparable de cualquier regulación formal de los asuntos humanos. Concedo que aquí es esencial que haya límites a la discreción , adherencia a las formas, escrupuloso referentes a lo que cae y a lo que no cae bajo la regla. Creo que todos los funcionarios públicos cumplirían mejor su tarea si trataran a las formas y a los conceptos abstractos como instrumentos.
Y entonces ni el derecho de la naturaleza de Foster, ni la fidelidad de Keen a la letra de la ley no servirá de nada.
En una encuesta un 90 % de la gente opinó que los acusados deberían ser perdonados o castigados con una especie de pena simbólica. Esto revela no sólo lo que deberíamos hacer, sino lo que tenemos que hacer si deseamos preservar entre nosotros la opinión pública una armonía decente y razonable.
Llego a la conclusión de que está en juego la vida de 4 hombres, que ya han sufrido más tormentos y humillaciones que los que la mayor parte de nosotros sometería, en mil años, por eso estos acusados son inocentes del crimen objeto de la acusación. Y la sentencia debe revocarse.

Etiquetas: ,

sábado, marzo 26

Alerta, colesterol

(Un texto publicado en la revista mujer de hoy del 28 de febrero de 2015)

Tu cuerpo te envía señales cuando tu colesterol está disparado. Por ejemplo, si te salen pequeños bultos amarillentos alrededor de los ojos (xantomas), debes comprobar tu colesterol con urgencia. Otras señales a tener en cuenta: se te duermen las extremidades, te mareas o tienes la visión borrosa.

Etiquetas:

viernes, marzo 25

Tailandia, el país de las sonrisas

(Extraído de un texto de María León publicado el 14 de febrero de 2015 en la revista Mujer de Hoy)

[...] Tailandia no siempre se llamó así. Hasta 1939 formó parte del reino de Siam, donde nacieron los primeros siameses que alcanzaron la fama, porque trabajaban en un circo. De ahí el nombre que se da a los hermanos gemelos que nacen unidos por alguna parte de su cuerpo.

Bangkok.

[...] recorrer mercados para comprar productos originales: [...] Chatuchak, destinado a la alimentación; Or Tor Kor market, que se organiza los fines de semana y donde todo tiene cabida; China Town, en el que están los mayoristas chinos y donde la gente convierte sus joyas de oro en lingotes para guardar sus ahorros; el de las flores [...] y el de fruta y verdura.

La capital se conoce como 'la ciudad de los ángeles' o 'la Venecia de Asia' por sus preciosos canales. Por eso [cualquie visita debe incluir] recorrer en barca el barrio de Thonburi, que se encuentra al otro lado del rio. Está lleno de canales y fue la antigua capital del pais. Si después disfrutas de un masaje tailandés en Wat Pho, la escuela de masaje tradicional, sentirás que vuelves a nacer. Este masaje se realiza sin aceite y sus pequeñas presiones sirven para liberar tensiones y relajar el cuerpo.

[...]

Cerca de [Chiang Mai] está el segundo lugar más sagrado para los tailandeses, después del templo del Buda esmeralda de Bangkok: la montaña Doi Suthep, un centro de peregrinación para los budistas, que los monjes han de subir a pie al menos una vez en su vida.

Etiquetas:

Free counter and web stats