Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

martes, diciembre 31

¿Por qué cuando tenemos frío tiritamos?



(Leído en el suplemento dominical del Periódico de Aragón ya hace unos añitos)



Para generar calor y evitar caer en un estado de hipotermia. Se trata de “contracciones involuntarias de los músculos esqueléticos en las cuales la energía química, destinada normalmente a la producción de movimientos finalistas –que son los movimientos que tienen un fin, como extender el brazo para coger algún objeto–, se libera en forma de calor intentando compensar las fugas hacia el exterior y, así, mantener la temperatura corporal en sus valores adecuados”, explica el doctor Ramón Segura Cardona, catedrático de Fisiología de la Universidad de Barcelona.
 

lunes, diciembre 30

¿Por qué algunos pueblos asiáticos comen con palillos?




(Leído en el suplemento dominical del Periódico de Aragón ya hace unos añitos)



En primer lugar, por una cuestión de buenas maneras. Según cuenta Gaëlle Patin Laloy, coordinadora del diálogo Oriente-Occidente de Casa Asia, “la tradición de utilizar los palillos proviene de una costumbre oriental, la de cortar los alimentos en dados pequeños antes de servirlos al comensal”. Servir un trozo grande de carne o pescado no es considerado elegante en estas culturas. Un proverbio resume esta filosofía: “Nos sentamos a la mesa para comer, no para cortar animales”. También podría ser por una cuestión de rapidez: la palabra para designar a los palillos en chino es “kuaizi”, que significa “rápido”. Otra posible explicación a esta costumbre, añade Patin, es que “para los orientales, el cuchillo es un símbolo de violencia”, pues en sus inicios hacía las funciones de arma y no de cubierto. Aunque quizá la pregunta debería de formularse a la inversa: ¿Por qué sólo comen con palillos algunos pueblos orientales? Los chinos inventaron los palillos hace más de 3.000 años, muchísimo antes de que los occidentales comenzaran a pensar en dejar de comer con las manos.

domingo, diciembre 29

La tumba de Herodes


(Texto de Ana Sánchez leído en el suplemento dominical del Periódico de Aragón ya hace unos añitos)

Está a unos 15 kilómetros al sur de Jerusalén. En el Herodium, la gigantesca fortaleza que el rey de Judea levantó casi 20 años antes de que pasara a la historia como infanticida. La tumba de Herodes pasó inadvertida durante dos milenios. Hasta el año pasado. Tras 35 años de trabajo in situ, el Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén halló e identificó hace cuatro meses los restos del sarcófago. Había sido “destruido a golpe de martillo”, explicó el profesor Ehud Netzer a la BBC.

sábado, diciembre 28

Santos inocentes




(Texto de Ana Sánchez leído en el suplemento dominical del Periódico de Aragón ya hace unos añitos)



Todos los niños menores de dos años que mandó matar Herodes en Belén. La Iglesia venera a estos Santos Inocentes “como los primeros mártires que tuvieron que derramar su sangre a causa de Cristo”, explica el libro Martirologio. La liturgia bizantina elevó su número a 14.000; los santorales sirios, a 64.000. Incluso se ha llegado a hablar de 144.000 niños muertos. Lo cierto es que Belén no tenía más de 1.000 habitantes, así que la orden de Herodes debió afectar en realidad a entre 15 y 20 niños. 

Un crimen de menor relevancia si se echa un vistazo al sangriento currículo de Herodes: asesinó a su mujer y a sus propios hijos y ordenó matar a flechazos a todos los personajes importantes de la ciudad el día de su muerte (orden que al final no se cumplió). Al parecer fue en el siglo V cuando se instituyó una conmemoración propia de los Santos Inocentes: en Roma y África se fijó el 28 de diciembre; en la liturgia mozárabe, el 6 de enero.

Free counter and web stats