Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

lunes, agosto 31

Lógica impecable I

Corta la pizza en cuatro trozos, porque no tengo hambre para comerme seis.

domingo, agosto 30

Pieza para orquesta, campanario y batería de cañones

(Leído hace mucho tiempo en CPI)

Estamos en el frío otoño ruso, un día 12 de octubre de 1880. Pyotr Ilyich Tchaikovsky (les desafío a que encuentren otro nombre que pueda escribirse de más formas distintas) rezonga, porque le han encargado una obra para conmemorar la victoria de Rusia contra Napoleón, en 1812. Según propias confesiones, no le apetece mucho, pero se pone a la tarea. Y crea una de las obras más gloriosas de la música: la Obertura 1812. El propio autor diría de ella que era "demasiado ruidosa"...

La Obertura 1812 es una pieza de música programática, esto es, de música que o bien está hecha para acompañar un texto o representación (como Pedro y el Lobo, de Prokofiev, en donde la música acompaña al narrador evocando las palabras que va diciendo), o bien narra sonoramente algún pasaje. Por ejemplo, en sus cuatro estaciones, Vivaldi imita el canto de los pájaros, el sonido de la lluvia, el aullar del viento, el rayo y el trueno...

Pues la Obertura 1812 narra el auge y ocaso de Napoleón, visto desde la perspectiva de los rusos. Resumiendo mucho: la obra comienza con una melodía preciosa, a cargo de los cellos, que representa las oraciones del pueblo ruso antes de partir para la batalla. Luego los cornos franceses van relatando pasajes in crescendo que reflejan las victorias francesas a medida que se acercan, y luego toman, a Moscú. La Marsellesa puede oirse unas cuantas veces, en cada victoria francesa. Tras la toma de Moscú, cambian las tornas: el General Invierno, el mejor aliado de
los rusos en toda su historia militar, obliga a Napoleón a retirarse y retroceder. Hay unas cuantas melodías populares rusas en esta parte. Y luego, luego viene lo mejor, cuando se narra la derrota francesa a cargo de los rusos, mientras suena Dios salve al Zar. Esta parte es excepcional porque Tchaikovsky la compuso para orquesta, campanario y destacamento de artillería.

Suenan campanas que celebran la victoria rusa, y suenan cañones durante la última batalla.
Normalmente, cuando esta obra se representa los cañones son sustituidos por un inmenso bombo, y las campanas del campanario por otras más pequeñas, que puedan entrar en la sala de conciertos.

Parece ser que hace unos años, en Segovia, se interpretó esta obra tal y como fue escrita. Las campanas de Pedraza y los cañones de la academia de artillería, comandados por un capitán de artillería que me sacaba dos o tres años y era melómano perdido, estaban listos para utilizarse de un modo que nunca nadie habría previsto: como instrumentos musicales en una orquesta.

Tuvo que ser todo un espectáculo, la verdad.

Etiquetas:

sábado, agosto 29

La innovación en un garaje

(Un artículo de Tomás Burns marañón en El Mundo del 19 de julio....Para reflexionar un rato)

Imagínense al jovencísimo Guillermo Puertas -la versión hispana de Bill Gates- trabajando en un taller que se ha montado en el garaje de su padre. No requiere mucha imaginación vislumbrar al municipal de turno irrumpiendo en el local y diciéndole que no tiene licencia para hacer lo que hace y que, en cualquier caso, el garaje sólo sirve para aparcar el coche de su padre. Multa, por lo tanto, y taller precintado. Imagínense ahora que Guillermo Puertas ha tenido muchísima suerte porque ha esquivado la malsana manía de la autoridad de meterse en la vida de los demás. Tiene ya el prototipo de una aplicación rompedora para los internautas de su generación y un rudimentario plan de negocios. Lo que se necesita es financiación para desarrollar su sueño de emprendedor. No requiere mucha imaginación vislumbrar al director de la sucursal bancaria de turno dándole con la puerta en las narices cuando acude a pedir un crédito.

Hablar de un nuevo modelo productivo no deja de ser un eslogan utilizado por políticos que sólo entienden de la acumulación de poder. Proponerlo en España, donde cualquier iniciativa empresarial del modelo productivo que sea -el de ayer, el de hoy o el de mañana- ha de esperar lo indecible con el fin de sortear los innumerables obstáculos que ponen en su camino las diversas administraciones públicas, no deja de ser un sarcasmo. Pero lo peor es creer que un gobierno, incluso uno que sea eficaz, coherente, sabio y económicamente poderoso, posee una varita mágica que le permite espolear el país hacia el nirvana de la tecnología punta.

Los grandes avances en la sociedad de conocimiento, la aplicación de la innovación provechosa -los breakthroughs como dicen los americanos que saben mucho de ello- tienen lugar en sociedades abiertas donde el individuo sabe que su talento y esfuerzo será pronto reconocido y
premiado si tiene tesón y algo de suerte cuando compite en el mercado con otros muchos individuos dotados de parecidas habilidades y ambiciones. Se requiere una masa crítica de innovadores individuales, muchas instituciones académicas y no pocas empresas de primer rango que den rienda suelta a la imaginación y unas fuentes de financiación privada dispuestas a arriesgar capital para que las buenas ideas se transformen en bienes y servicios. Todo eso y el poder montar un taller en el garaje de tu padre.

Etiquetas:

viernes, agosto 28

Por qué es bueno ser puntual

A padre Remigio le estaban celebrando su fiesta de despedida tras 25 años de trabajo en la parroquia del pueblo. Habían invitado a un prestigioso político de la localidad a dar un discurso, pero tardaba en llegar y el sacerdote aprovechó para decir unas palabras:

"Mi primera impresión de la parroquia la tuve con la primera confesión que escuché. Pensé que el obispo me había enviado a un lugar horrible, ya que la primera persona que se confesó me dijo que había robado un televisor, que había quitado dinero a sus padres y que, además de desfalcar en la empresa donde trabajaba, se acostaba con la mujer de su jefe. En ocasiones se dedicaba a la venta y tráfico de drogas, y, por si fuera poco, había transmitido una enfermedad venérea a su propia hermana.

Me quedé de piedra, asustadísimo. ¿Dónde me habían enviado? Pero con el tiempo, cuando fui conociendo más gente, vi que no todo el mundo era así. Descubrí una parroquia llena de gente seria, responsable y convalores; comprometida con su fé. Y así he disfrutado de los 25 años más maravillosos de mi sacerdocio."

Justamente en ese momento llegó el político, al que se le dió la palabra. Empezó disculpándose por la tardanza, y siguió con estas palabras:

"Nunca olvidaré el día en que el Padre llegó a la parroquia. De hecho, tuve el honor de ser el primero que se confesó con él..."

Etiquetas:

jueves, agosto 27

Sobre la mentira

(Un proverbio judío que encontré el otro día)

Con la mentira se puede ir muy léjos, aunque sin esperanza de volver.

miércoles, agosto 26

El mundo al revés

(El lobito bueno, de José Agustín Goytisolo)

Érase una vez
un lobito bueno
al que maltrataban
todos los corderos.
Y había también
un príncipe malo,
una bruja hermosa
y un pirata honrado.
Todas estas cosas
había una vez.
Cuando yo soñaba
un mundo al revés.

Etiquetas:

domingo, agosto 23

Investigando la muerte de Mozart....200 años después

(Leído la semana pasada en El Confidencial, incluyendo algunas notas de la agencia Reuters)

El fallecimiento de Wolfgang Amadeus Mozart en 1791, cuando contaba con sólo 35 años, es uno de los grandes misterios de la historia de la música. A lo largo de los siglos infinitud de explicaciones se han sucedido convirtiendo el óbito en leyenda, hasta que un artículo publicado en el último número de la revista científica Annals of Internal Medicine por investigadores de la Universidad de Amsterdam parece haber dado una respuesta definitiva: el autor de Las bodas de Figaro falleció debido a una infección por estreptococos, algo que hoy en día es fácilmente curable con un tratamiento con antibióticos.


Mozart había caído enfermo el 22 de noviembre, dos días después de su último recital, y se encontraba escribiendo el Réquiem, que quedaría inconcluso tras su muerte. Perdió el conocimiento y murió en la mañana del 5 de diciembre. Hasta ahora las teorías sobre la muerte apuntaban a todo tipo de causas, tanto naturales como criminales. En más de 200 años se ha hablado del envenenamiento (su eterno rival Salieri sería el candidato perfecto en este caso), sífilis, de un fallo renal, fiebre reumática, de triquinosis letal o de púrpura de Shönlein-Henoch. En su certificado de defunción se registró oficialmente que la causa de la muerte fue "hitziges Frieselfieber", or "fiebre del mijo", refiriéndose a un sarpullido que se parece a semillas de mijo.

Para llegar a los estreptococos como culpables de la muerte del genio los investigadores analizaron el registro necrológico vienés en el mismo periodo en el que falleció Mozart, entre noviembre de 1791 y enero de 1792 y compararon los datos con los mismos intervalos de los años anteriores (1790-1791 y 1792-1793). De los adultos fallecidos en el plazo estudiado 3.442 eran hombres y 1.569 mujeres. La principal causa fueron la tuberculosis y sus enfermedades relacionadas. En segundo lugar se encontraban los finados por caquexia y malnutrición; y en tercero, por edema.

Los testigos de los últimos días de Mozart aseguraron entonces que antes de morir su cuerpo estaba hinchado. Durante aquellas semanas hubo un incremento del número de muertes por edema entre hombres jóvenes, una epidemia menor que pudo haberse originado en el hospital militar de la ciudad. “Mozart podría haber fallecido de un síndrome nefrítico agudo, una complicación derivada de una infección epidémica por estreptococos”, aseguran los investigadores.


El investigador Richard Zegers también indicó que era posible que Mozart tuviera escarlatina, la cual, como la faringitis, puede ser causada por una infección por estreptococos. Esta posibilidad es menos probable porque los testigos dijeron que Mozart desarrolló un sarpullido al final de su enfermedad y con la escarlatina este síntoma aparece mucho antes.

Los otros síntomas del músico (náuseas, dolor de espalda, eritema) son, además, compatibles con la infección bacteriana, que puede causar patologías cutáneas, fiebre reumática e infecciones renales que provocan retención de líquidos y edemas. El denostado Salieri podrá, por fin, descansar en paz.

sábado, agosto 22

Un vicio inconfesable

(De un artículo de Javier Fumero en El Confidencial del 14 de julio)
El libro de Zbigniew Herbert [...] cuenta la historia del joven marino holandés Jan Pieterszoon Coen. Era hijo de 
un pequeño mercader de Hoorn y tuvo como cometido la difícil tarea de inspeccionar las colonias de Java y las 
Malucas. Fue un personaje insignificante y banal, que apenas aparece en los anales de la historia, pero que llegó 
a gobernador de las Indias Orientales.
Con el tiempo, se convirtió en un hombre duro, aguerrido y bregado en mil batallas. Se le atribuyen muertos 
sin cuento y una vida de disciplina y soledad. De hecho, según cuenta Herbert, sólo cultivaba una amistad, 
un afecto vergonzoso que mantenía convenientemente escondido a los ojos de los suyos.
El insigne gobernador se escapaba por las noches, evitando a su equipo de escoltas, y recorría cubriendo su 
rostro la ciudad de Batavia, levantada siguiendo el modelo de Amsterdam (casas de tejados puntiagudos, 
canales, puentes y molinos, que en aquellas latitudes –por cierto- no servían para nada). En un sórdido edificio 
de esa población vivía el chino Souw Bing Kong, antiguo capitán de barco convertido, en aquella época, 
en un vil usurero.   
Coen y Souw hablaban a hurtadillas de contabilidad. Esa era la pasión inconfesable del gobernador holandés.
 Su amigo le descubría aquellas largas noches en vela los misterios de la manera china de llevar los registros de 
comercio mientras su apasionado discípulo le transmitía las excelencias de la contabilidad italiana. Al final de las
 jornadas de dura labor, el administrador de las colonias holandesas sentía un alivio, un consuelo, casi una 
felicidad física –cuenta Herbert- cuando miraba en las hojas blancas las dos columnas de cifras bajo los 
conceptos de ‘debe’ y ‘haber’ que, igual que las categorías éticas del bien y del mal, ponían orden en aquel
confuso y oscuro mundo.

Etiquetas:

viernes, agosto 21

Sobre el cinturón de seguridad

(Uno de esos pequeños grandes inventos con los que convivimos todos los días sin preguntarnos de dónde han salido. Un artículo de C. Siles en El Mundo del 13 de agosto.)

Volvo estaba tan seguro de su potencial, que decidió patentarlo en 1959 y lo dispuso para el resto de marcas que, desde entonces y hasta el día de hoy, lo han aplicado. La generalización del cinturón de tres puntos, el habitual en todos los automóviles del mercado, sigue siendo la medida
de seguridad estrella en carretera.

Desde el año 1963, Volvo incluyó este cinturón de seguridad de manera estándar en todos sus vehículos. Hoy día es algo obligado por ley para todos los vehículos y los conductores no aprecian la importancia de éste. Como dice Peter Rask, director de Volvo en Reino Unido, es fácil olvidar el potencial del cinturón para salvar vidas dada la normalidad que supone para los conductores desde hace años el hecho de ponerselo nada más subir a su automóvil.

Si nos trasladamos a en torno a 1920, conducir era algo realmente arriesgado. El número de automóviles crecía de manera exponencial, al igual que la velocidad que alcanzaban en las carreteras. El único debate al respecto era sobre la importancia de iluminar las vías de circulación.

Sin embargo, el cinturón de seguridad en el mundo de la aviación estaba completamente generalizado desde sus comienzos, dado, principalmente, a la obvia posibilidad de caer por la ventanilla en alguna maniobra. Si hablamos del clásico cinturón de seguridad, no de la patente de tres puntos de Volvo, nos debemos remontar a principios del S. XX.

Los accidentes de tráfico en esta época eran muy graves. Los mismos médicos fueron quienes comenzaron a instalar dispositivos de este tipo en sus propios coches, concienciados al atender a los pacientes que llegaban con fuertes secuelas físicas tras los accidentes de circulación. Fueron ellos, ya en 1930, mediante una serie de artículos en algunos medios americanos, quienes primero hicieron presión y alzaron la voz para que el cinturón de seguridad se instalara en los automóviles de manera generalizada. Pero no se les prestó atención.

En el año 1949, después de la guerra, el fabricante de automóviles América Nash lo intentó sin éxito. Ofreció a los clientes cinturones abdominales instalados de fábrica pero el interés fue tan pequeño que se abandonó el proceso en menos de un año. La insistencia prosiguió, tanto de mano de las organizaciones de médicos como de las casas de automóviles. Así, en 1955, Ford y Chrysler ofrecieron de manera opcional los cinturones clásicos de dos puntos para sus modelos de 1956. A ellos se sumarían algo más tarde General Motors y American Motors, pero los compradores mostraban un interés mínimo por esta medida de seguridad.

En 1958, Volvo recluta a Nils Bohlin. Se trata de un ingeniero, artífice del diseño del asiento catapulta para los aviones de combate Lomas Draken J35 en el año 1955. Fue designado por la marca de automóviles como su primer ingeniero de seguridad, algo por lo que Volvo llevaba un
tiempo apostando con Gunnar Engellau, presidente de la compañía, a la cabeza.

Por estos años, los cinturones de dos puntos en diagonal estaban ya disponibles, pero su nivel de seguridad en caso de accidente no era del todo satisfactorio. Nils Bohlin basó su programa de desarrollo en la necesidad de una correa que se adaptara a la fisionomía del conductor. Esto le condujo a la instalación de los tres puntos del cinturón de seguridad que se instalaría entonces en los coches de la marca Volvo y que más tarde se generalizarían en los vehículos de todo el mundo como el cinturón idóneo para el automóvil.

En realidad, los cinturones de tres puntos estaban ya diseñados para los pilotos de aviones en 1952, donde la diagonal se anclaba casi directamente detrás de la cabina y se juntaba con la falda del cinturón en el abdomen, lo que provocaba lesiones esa esa zona debido a la hebilla de anclaje.

Dado esto, en el año 1959, Volvo encontró una efectiva solución a este problema y con ella la posterior solicitud de patente para Nils Bohlin con el nuevo diseño del cinturón de tres puntos. Son cuatro las propiedades que se deben destacar de este sistema de seguridad: 1) El sistema consistía en un cinturón de regazo y una diagonal, 2) las correas anclaban a ambos lados del asiento, 3) la geometría del cinturón formaban una 'V' con la punta dirigida hacia el suelo y 4) la banda se quedaba en la misma posición, inmóvil, al impactar el vehículo.

El nuevo cinturón se puso en marcha con el Volvo Amazon (120). Fue la primera casa automovilística que los incluyó de serie. Los clientes se resistían aún a utilizarlo dado, sobre todo, a lo aparentemente aparatoso del sistema. Una sociedad escéptica ante uno de los más importantes avances en seguridad de la historia del automovilismo.

El piloto sueco Aspholm se ofreció a participar en una prueba de simulación de impactos de baja velocidad. Tanto Volvo como Aspholm pudieron demostrar la importancia de la utilización del cinturón de seguridad. Gracias a esto, un gran número de personas asumió la importancia de esta medida de seguridad. Tras diversas pruebas de impacto con diversos modelos de cinturón, Volvo presentó el cinturón de tres puntos en el mercado estadounidense. Pero no fue hasta una
conferencia en 1967, en la que Nils Bohlin y Bertil Aldman, médico y jefe de pruebas y homologación, dieron una charla sobre los beneficios de la seguridad, cuando los estadounidenses se convencieron de la utilidad del invento de Volvo. "El informe de los 28.000 accidentes" con
el que avalaron su charla, demostraba que el cinturón de seguridad salvaría vidas y reduciría las lesiones en un 50 o 60%.

Según RACE, el 40% de los fallecidos en accidente de tráfico en zona urbana no llevaba el cinturón de seguridad. El 20% de los muertos en accidente de tráfico fallecen en entorno urbano. Se trata de trayectos de baja velocidad y habitualmente cortos. La falsa sensación de seguridad provoca un menor uso del cinturón de seguridad y, consecuentemente, las cifras se disparan.

El año pasado fallecieron en carretera 1.363 personas y al menos 304 no utilizaba el cinturón, según datos de la Dirección General de Tráfico. Cuando hablamos de niños fallecidos, uno de cada cuatro no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

Etiquetas:

jueves, agosto 20

Pasatiempo

(De Benedetti)

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía

luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era océano
la muerte solamente
una palabra

ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros

ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

Etiquetas:

miércoles, agosto 19

A great speech

(At least, I like it. This is the transcript of a Commencement Speech at Stanford given by Steve Jobs (in 2005, I think))

Thank you. I'm honored to be with you today for your commencement from one of the finest universities in the world. Truth be told, I never graduated from college and this is the closest I've ever gotten to a college graduation.

Today I want to tell you three stories from my life. That's it. No big deal. Just three stories. The first story is about connecting the dots.

I dropped out of Reed College after the first six months but then stayed around as a drop-in for another eighteen months or so before I really quit. So why did I drop out? It started before I was born. My biological mother was a young, unwed graduate student, and she decided to put me up for adoption. She felt very strongly that I should be adopted by college graduates, so everything was all set for me to be adopted at birth by a lawyer and his wife, except that when I popped out, they decided at the last minute that they really wanted a girl. So my parents, who were on a waiting list, got a call in the middle of the night asking, "We've got an unexpected baby boy. Do you want him?" They said, "Of course." My biological mother found out later that my mother had never graduated from college and that my father had never graduated from high school. She refused to sign the final adoption papers. She only relented a few months later when my parents promised that I would go to college.

This was the start in my life. And seventeen years later, I did go to college, but I naïvely chose a college that was almost as expensive as Stanford, and all of my working-class parents' savings were being spent on my college tuition. After six months, I couldn't see the value in it. I had no idea what I wanted to do with my life, and no idea of how college was going to help me figure it out, and here I was, spending all the money my parents had saved their entire life. So I decided to drop out and trust that it would all work out OK. It was pretty scary at the time, but looking back, it was one of the best decisions I ever made. The minute I dropped out, I could stop taking the required classes that didn't interest me and begin dropping in on the ones that looked far more interesting.

It wasn't all romantic. I didn't have a dorm room, so I slept on the floor in friends' rooms. I returned Coke bottles for the five-cent deposits to buy food with, and I would walk the seven miles across town every Sunday night to get one good meal a week at the Hare Krishna temple. I loved it. And much of what I stumbled into by following my curiosity and intuition turned out to be priceless later on. Let me give you one example.

Reed College at that time offered perhaps the best calligraphy instruction in the country. Throughout the campus every poster, every label on every drawer was beautifully hand-calligraphed. Because I had dropped out and didn't have to take the normal classes, I decided to take a calligraphy class to learn how to do this. I learned about serif and sans-serif typefaces, about varying the amount of space between different letter combinations, about what makes great typography great. It was beautiful, historical, artistically subtle in a way that science can't capture, and I found it fascinating.

None of this had even a hope of any practical application in my life. But ten years later when we were designing the first Macintosh computer, it all came back to me, and we designed it all into the Mac. It was the first computer with beautiful typography. If I had never dropped in on that single course in college, the Mac would have never had multiple typefaces or proportionally spaced fonts, and since Windows just copied the Mac, it's likely that no personal computer would have them.

If I had never dropped out, I would have never dropped in on that calligraphy class and personals computers might not have the wonderful typography that they do.

Of course it was impossible to connect the dots looking forward when I was in college, but it was very, very clear looking backwards 10 years later. Again, you can't connect the dots looking forward. You can only connect them looking backwards, so you have to trust that the dots will somehow connect in your future. You have to trust in something--your gut, destiny, life, karma, whatever--because believing that the dots will connect down the road will give you the confidence to follow your heart, even when it leads you off the well-worn path, and that will make all the difference.

My second story is about love and loss. I was lucky. I found what I loved to do early in life. Woz and I started Apple in my parents' garage when I was twenty. We worked hard and in ten years, Apple had grown from just the two of us in a garage into a $2 billion company with over 4,000 employees. We'd just released our finest creation, the Macintosh, a year earlier, and I'd just turned thirty, and then I got fired. How can you get fired from a company you started? Well, as Apple grew, we hired someone who I thought was very talented to run the company with me, and for the first year or so, things went well. But then our visions of the future began to diverge, and eventually we had a falling out. When we did, our board of directors sided with him, and so at thirty, I was out, and very publicly out. What had been the focus of my entire adult life was gone, and it was devastating. I really didn't know what to do for a few months. I felt that I had let the previous generation of entrepreneurs down, that I had dropped the baton as it was being passed to me. I met with David Packard and Bob Noyce and tried to apologize for screwing up so badly. I was a very public failure and I even thought about running away from the Valley. But something slowly began to dawn on me. I still loved what I did. The turn of events at Apple had not changed that one bit. I'd been rejected but I was still in love. And so I decided to start over.

I didn't see it then, but it turned out that getting fired from Apple was the best thing that could have ever happened to me. The heaviness of being successful was replaced by the lightness of being a beginner again, less sure about everything. It freed me to enter one of the most creative periods in my life. During the next five years I started a company named NeXT, another company named Pixar and fell in love with an amazing woman who would become my wife. Pixar went on to create the world's first computer-animated feature film, "Toy Story," and is now the most successful animation studio in the world.

In a remarkable turn of events, Apple bought NeXT and I returned to Apple and the technology we developed at NeXT is at the heart of Apple's current renaissance, and Lorene and I have a wonderful family together.

I'm pretty sure none of this would have happened if I hadn't been fired from Apple. It was awful-tasting medicine but I guess the patient needed it. Sometimes life's going to hit you in the head with a brick. Don't lose faith. I'm convinced that the only thing that kept me going was that I loved what I did. You've got to find what you love, and that is as true for work as it is for your lovers. Your work is going to fill a large part of your life, and the only way to be truly satisfied is to do what you believe is great work, and the only way to do great work is to love what you do. If you haven't found it yet, keep looking, and don't settle. As with all matters of the heart, you'll know when you find it, and like any great relationship it just gets better and better as the years roll on. So keep looking. Don't settle.

My third story is about death. When I was 17 I read a quote that went something like "If you live each day as if it was your last, someday you'll most certainly be right." It made an impression on me, and since then, for the past 33 years, I have looked in the mirror every morning and asked myself, "If today were the last day of my life, would I want to do what I am about to do today?" And whenever the answer has been "no" for too many days in a row, I know I need to change something. Remembering that I'll be dead soon is the most important thing I've ever encountered to help me make the big choices in life, because almost everything--all external expectations, all pride, all fear of embarrassment or failure--these things just fall away in the face of death, leaving only what is truly important. Remembering that you are going to die is the best way I know to avoid the trap of thinking you have something to lose. You are already naked. There is no reason not to follow your heart.

About a year ago, I was diagnosed with cancer. I had a scan at 7:30 in the morning and it clearly showed a tumor on my pancreas. I didn't even know what a pancreas was. The doctors told me this was almost certainly a type of cancer that is incurable, and that I should expect to live no longer than three to six months. My doctor advised me to go home and get my affairs in order, which is doctors' code for "prepare to die." It means to try and tell your kids everything you thought you'd have the next ten years to tell them, in just a few months. It means to make sure that everything is buttoned up so that it will be as easy as possible for your family. It means to say your goodbyes.

I lived with that diagnosis all day. Later that evening I had a biopsy where they stuck an endoscope down my throat, through my stomach into my intestines, put a needle into my pancreas and got a few cells from the tumor. I was sedated but my wife, who was there, told me that when they viewed the cells under a microscope, the doctor started crying, because it turned out to be a very rare form of pancreatic cancer that is curable with surgery. I had the surgery and, thankfully, I am fine now.

This was the closest I've been to facing death, and I hope it's the closest I get for a few more decades. Having lived through it, I can now say this to you with a bit more certainty than when death was a useful but purely intellectual concept. No one wants to die, even people who want to go to Heaven don't want to die to get there, and yet, death is the destination we all share. No one has ever escaped it. And that is as it should be, because death is very likely the single best invention of life. It's life's change agent; it clears out the old to make way for the new. right now, the new is you. But someday, not too long from now, you will gradually become the old and be cleared away. Sorry to be so dramatic, but it's quite true. Your time is limited, so don't waste it living someone else's life. Don't be trapped by dogma, which is living with the results of other people's thinking. Don't let the noise of others' opinions drown out your own inner voice, heart and intuition. They somehow already know what you truly want to become. Everything else is secondary.

When I was young, there was an amazing publication called The Whole Earth Catalogue, which was one of the bibles of my generation. It was created by a fellow named Stuart Brand not far from here in Menlo Park, and he brought it to life with his poetic touch. This was in the late Sixties, before personal computers and desktop publishing, so it was all made with typewriters, scissors, and Polaroid cameras. it was sort of like Google in paperback form thirty-five years before Google came along. I was idealistic, overflowing with neat tools and great notions. Stuart and his team put out several issues of the The Whole Earth Catalogue, and then when it had run its course, they put out a final issue. It was the mid-Seventies and I was your age. On the back cover of their final issue was a photograph of an early morning country road, the kind you might find yourself hitchhiking on if you were so adventurous. Beneath were the words, "Stay hungry, stay foolish." It was their farewell message as they signed off. "Stay hungry, stay foolish." And I have always wished that for myself, and now, as you graduate to begin anew, I wish that for you. Stay hungry, stay foolish.

Thank you all, very much.

martes, agosto 18

Sobre los errores

(Frases para todos los gustos sobre errores...encontradas en un artículo de Claudio Coelho para XLSemanal)

Si pudiese vivir de nuevo mi vida, cometería los mismos errores, sólo que mucho más temprano (Tallulah Bankhead).

El camino para el éxito es doblar la tasa de errores (Thomas Watson).

Si me engañas una vez, la culpa es tuya. Si me engañas dos veces, la culpa es mía (Anaxágoras).

Mientras no hayas conocido el infierno, el paraíso no será suficientemente bueno para ti (Proverbio curdo).

¡Errar es humano, pero te hace sentir divino! (Mae West).

Hacer lo que es correcto no es el problema; el problema es saber qué es lo correcto (Lyndon Johnson).

Ni todo lo que resulta cierto es cierto (David Capistrano).

Prefiero un error que me divierta a un acierto que me entristezca (William Shakespeare).

Etiquetas:

lunes, agosto 17

¿Cuánto tiempo quieres ser feliz?

La respuesta a esta pregunta está en un proverbio chino encontrado en un periódico...

"Si quieres ser feliz una hora, emborráchate. Si quieres ser feliz un día, mata un cerdo. Si quieres ser feliz una semana, haz un viaje. Si quieres ser feliz un año, cásate. Si quieres ser feliz toda tu vida, cultiva un huerto."

por si las moscas -Just in case-au cas oú

Last 7th July, I lost my camera in Patmos, Greece.
I think I lost it at S. John Monastery, but I am not sure.
It was an analogic Olympus, with a film inside.
If you have found it and you wish making me happy, write to me at
pues80@hotmail.com

El pasado 7 de julio perdí mi cámara de fotos en Patmos, Grecia.
Creo que fue en el monasterio de San Juan, pero podría ser en cualquier
sitio.
Era una Olympus analógica, con un carrete dentro que -al menos- me
gustaría recuperar.
Por favor, si la has encontrado y quieres darme una alegría, escríbeme a
pues80@hotmail.com

Le 7 Juillet, j'ai perdu mon appareil photo à Patmos, Grèce.
Je crois qui je l'ai perdu au Monastère Saint-Jean, mais pourrais être
quelque autre part.
Il étais un Olympus analogique, avec un rouleau dedans que -au moins- je
voudrais récuperer.
S'il vous plaît, si vous l'avez trouvé, je vous remercierais si vous
pouvez me le communiquer à pues80@hotmail.com

jueves, agosto 13

Cuéntame

(Lo ví en uno de los concursos del nanorelatos que convoca El Mundo de vez en cuando. Se titula "("Madrid en un eterno suspiro" y me encantó, quizá por el sonido que provoca la aliteración, quizá por la coincidencia con el nombre de esta bitácora, o quizá simplemente porque yo soy así...)

Cuéntame el cuento, de aquel momento, del niño triste, del árbol muerto. Cuéntame el cuento, mami, de aquel invierno, del alma rota, del frío infierno. Cuéntame el cuento, aun entre lágrimas, de aquel suspiro que se hizo agua. Cuéntame el cuento, abuela, del día nuevo, de Zapatero, de
la esperanza. Cuéntame...

Calla, pequeña dama, quiero ir al campo, peinar mi alma, pisar el césped que me taladra; pintar sus caras, ladrar mi rabia, soltar las riendas de días nuevos, de Zapatero, de la esperanza.

Etiquetas:

martes, agosto 11

¿Independientes?

Y ahora unas palabras del actual Dalai Lama, también recordadas por Claudio Coelho:

«Al principio de nuestra vida, y una vez más cuando envejecemos, nos hacen falta la ayuda y el cariño de los demás. Desgraciadamente, entre estos dos periodos de nuestra vida, durante el tiempo en el que somos fuertes y capaces de cuidar de nosotros mismos, descuidamos el valioso cultivo del cariño y de la compasión. Puesto que nuestra propia vida comienza y termina con necesidad de afecto, ¿no sería mejor que practicásemos la compasión y el amor hacia los demás mientras somos fuertes y capaces?»

lunes, agosto 10

Enfermedades del alma

Unas palabras del profesor Albert Schweitzer, médico y misionero, que recibió el mismo premio Nobel en 1952, recordadas por Claudio Coelho:

«Todos hemos oído hablar de una dolencia de África central conocida como enfermedad del sueño. Lo que tenemos que saber es que existe una enfermedad muy similar que ataca al alma y que es muy peligrosa, porque se desarrolla sin ser detectada. Al notar el menor síntoma de indiferencia y de falta de entusiasmo ante los demás, hay que hacer saltar las alarmas. La única manera de prevenirse contra esta enfermedad es entender que el alma sufre, y mucho, cuando la obligamos a vivir superficialmente. Al alma le gustan las cosas bellas y profundas».

viernes, agosto 7

Lunáticos tras pisar la luna

(Ahora que se han cumplido cuarenta años de la llegada del hombre a la Luna, es curioso leer algunas de las pequeñas historias que hubo detrás y qué pasó con los astronautas que dieron tal paso. Este artículo lo escribió Ferrán Viladevall en el suplemento Crónica de El Mundo el pasado 14 de junio)

Fueron sólo 12, como los apóstoles. Hombres aguerridos -algunos dirían que sin nada en la cabeza-, que desafiaron a la naturaleza y consiguieron poner los pies en la luna. Ese satélite a la vez arisco y romántico que nos mira desde tiempos inmemoriales. Sólo doce. De los cuales tres ya han fallecido. Todos, sin excepción quedaron marcados. Algunos se volvieron místicos y fundaron organizaciones pseudo-religiosas, otros se escondieron, los menos se refugiaron en el alcohol y hasta hubo quién empezó a pintar cuadros con la misma temática, una y otra vez. ¿Qué pasó en la luna para afectar a ese grupo de pioneros de una forma tan dramática? Muchas cosas. No todas tangibles. El autor Andrew Smith dice haberlo averiguado en su libro Lunáticos (Editorial Berenice), en el que narra sus intentos por contactar a cada uno de los supervivientes de esa experiencia para preguntárselo.

Pero vayamos por partes. Primero hay que entender quiénes eran esos hombres. Primordialmente pilotos de pruebas de élite -en su día la NASA hasta se planteó reclutar gente del circo-, con una licenciatura (al menos) y cuyas vidas eran, llegado el caso, prescindibles. No por casualidad, en la base de la Fuerza Aérea que hay en el desierto Mojave se les conocía con el apodo de carne enlatada. Es decir, eran hombres especiales, acostumbrados a tomarse unas cañas con la muerte y a despedirse no con un firme «hasta luego» sino calculando el tanto por ciento de posibilidades de volver. Tem ple, ésa era la clave. Todos lo tenían más grande que el mismísimo John Way ne en sus fantasías heroicas.

MITCHELL, EL ALUCINADO. A pesar de eso, ninguno quedó indemne de su paso por el satélite de la Tierra. Desde el primero en pisarlo -el histórico Neil Armstrong, jefe del Apolo 11-, hasta el último, el comandante del Apolo 17, Gene Cernan. «Allí arriba pasaron muchas cosas», escribe Smith. «Todos describían haber tenido una sensación casi mística de la unión de la humanidad al ser vista desde lo lejos».

Edgard Mitchell, piloto del módulo lunar del Apolo 14, quizás fuera el que vivió el momento con más intensidad. «Atisbó una inteligencia en el universo y se sintió conectado a ella. Estaba fascinado con aquello, con aquel sentimiento de trascendencia, que de forma intuitiva relacionó con los estados eufóricos que otras civilizaciones habían conjurado gracias a rituales, drogas, la contemplación», explica Smith. En otras palabras, Mitchell -un cerebrito con dos licenciaturas de ciencias y un doctorado por el MIT-, tocó el cielo. Y eso que sólo permaneció en la superficie 33 horas.

Al volver, dejó la NASA y creó el Instituto de Ciencias Noéticas, nombrado así por la palabra derivada del griego que significa «de, relacionado con o basado en el intelecto», según detalla el autor. ¿Su objetivo? Reconciliar la ciencia y la religión y el punto donde se encuentran: la propia conciencia.

Tanta trascendencia rompió su matrimonio. Una constante entre los que fueron a la luna. Integrarse con los terráqueos no es fácil. En la década de los 80 la organización de Mitchell dio un giro hacia el extremismo y fue cesado como presidente, aunque siguió vinculado a la organización. Durante estos años ha escrito varios libros y se ha dedicado a la investigación «más filosófica». Actualmente revela ser capaz de explicar los fenómenos paranormales, «lo oculto y el inconsciente colectivo de Jung; puede explicar las experiencias cercanas a la muerte y la telequinesia, de Sheldrake, Geller, y otros». Tal como resume Smith, la teoría de Mitchell para justificarlo todo es pensar que hay «un enorme disco duro en el cielo, al que nos podemos conectar, con el que podemos resonar, si sabemos cómo. Y ese disco duro es lo que hemos llamado Dios».

IRWIN Y SU RARA FE. Como Mitchell, hubo dos astronautas más -James Irwin y Charlie Duke-, que sintieron la llamada del cielo. Irwin oyó a Dios, literalmente. Estaba recogiendo rocas igual que sus otros compañeros de aventuras anteriores cuando recibió la comunicación divina. Al volver, también abandonó la NASA y empezó su periplo por el mundo de la fe.

Fundó lo que Smith llama «el ministerio de Vuelo Alto», una organización proselitista -sin afiliación alguna a una religión organizada-, a través de la cual pretendía explicar su devoción. Un año más tarde -hacia 1972-, empezó otro proyecto imposible: la búsqueda del Arca de Noé. Hizo varias expediciones al monte Ararat en Turquía sin éxito. Un accidente en uno de esos viajes estuvo a punto de costarle la vida. Era el año 1982, nueve años antes de que su corazón le fallara.

DUKE: COUNTRY DIVINO. En cuanto a Charlie Duke, un hombre «que había perdido los estribos y había sido incapaz de asentarse; que había aterrorizado a sus hijos y atormentado a su mujer», según detalla Smith, llegó de su viaje en el Apolo 16 hecho un hombre nuevo. La visión de ese paisaje árido y rocoso, irónicamente, le suavizó. Encontró, por fin, la paz y pudo resolver «los problemas con su mujer a través de la fe en Dios». Se retiró de la NASA en el año 1975 y se dedicó al negocio de la cerveza, y compuso canciones que él mismo describe como «de una especie de atmósfera country-and-western sobrenatural». Ac tualmente, regenta -junto a su mujer Dotty-, una iglesia en las afueras de New Braunfels, Texas.

Alan Bean -del Apolo 12-, cambió el casco y las porciones liofilizadas por los pinceles. Pero antes, el que fuera compañero de misión de Charles Pete Conrad -fallecido a principios de los 90 en un accidente de moto-, participó en el Skylab, la precursora de la base espacial permanente. En una de las misiones, dejó destellos de su cordura al «hacer el pino fuera de la nave durante toda una órbita terrestre de noventa minutos». A los 49, en los albores de los primeros vuelos del transbordador, abandonó su carrera de astronauta para dedicarse a la pintura.

Pero no como un pintor corriente. El hombre siempre retrata escenas variadas de las misiones Apolo donde, a veces, «mezcla fragmentos de una insignia o condecoración que llevó a la luna», detalla Smith. Y, ¿por qué (lo de pintar lo mismo)? «Intento preservar esa gran aventura», se defiende el antiguo viajero del espacio consciente de que han pasado más de 35 años desde que pusiera la bota en la arenilla gris de la luna. Será por los 50.000 dólares que cobra por sus visiones.

ALDRIN, BORRACHO. Buzz Al drin, el que acompañara a Armstrong en el primer paseo lunar, no tuvo la fortuna de encontrar el camino de la espiritualidad ni el arte. Volvió hecho un trapo. Sufrió una profunda depresión y se aficionó a la bebida antes de «lanzarse a proponer ideas espaciales extravagantes», como dice Smith. Admitió sus problemas y pasó por el diván, donde seguramente comentarían la extraña pero fascinante coincidencia en la que la realidad imitó a la ficción.

Dice Smith que Aldrin leyó de niño una historia de ciencia ficción que le había provocado pesadillas. ¿La trama? «Unos viajeros iban a la luna pero se volvían locos». Buzz seguramente sucumbió al temor kármico, al verse tan cerca de un sueño imposible. Lo cierto es que tras volver a tierra firme, tuvo que abandonar su carrera militar -pasar por el loquero tiene esas cosas-, y «desarrolló miedo a dormir en la oscuridad». Sulfurizado -o quizás aliviado de poder descargar sus obsesiones-, escribió el libro Return to Earth en el 73, donde aireó sus experiencias dentro de ese traje espacial.

Hoy día, comenta Smith, «ya no vive con la que fue su esposa, lleva muchos años sobrio y pasa el tiempo promoviendo la vuelta a la exploración espacial tripulada, luchando por conseguir inversiones para sus proyectos futuristas, haciendo lucrativas apariciones y, últimamente, escribiendo novelas».

Otro que no ha parado en su intento de volver a poner al hombre en el espacio ha sido John Young. Y, en su caso, desde una plataforma inmejorable, trabajando desde dentro ya que nunca abandonó la carrera espacial. De hecho fue el único de este grupo selecto de hombres que permaneció ligado a la NASA. Un caso curioso. Parece que para él, ir a la luna fuera como acercarse al súper para comprar unas galletitas de importación.

EL «CUERDO» YOUNG. Smith le visitó -tras una ardua tarea de búsqueda, pues el hombre no tiene muchas ganas de socializar con los medios o gente ajena a su círculo-, cuando todavía era director adjunto del Centro Espacial Johnson. Se encontró con un tipo que fue el encargado de seleccionar a los tripulantes del fatídico Challenger que explotó en 1986 -tuvo pesadillas durante meses-, y cuyos conocimientos técnicos y científicos eran de altísimo nivel...

Afirmando, con estadísticas en la mano que «las posibilidades de que ocurra un suceso que acabe con la civilización en los próximos cien años son de una entre cuatrocientas cincuenta y cinco». ¿Perdón? Smith quedó atónito. Young le aseguró que sus cálculos salen de la suma de las posibilidades de un impacto contra la Tierra de un cuerpo extraterrestre de gran magnitud y la de la explosión de un supervolcán.

Como solución sugiere -lleva más de 15 años con esa idea-, la necesaria construcción de una base lunar. Él sabría dónde, por supuesto. «Desde donde se podría enviar electricidad solar no contaminante hasta la Tierra». Y posiblemente servir de refugio apocalíptico, ¿no?

RETRAÍDO ARMSTRONG. Quien necesitó un refugio, pero en Ohio, fue Neil Armstrong. El sambenito de pionero, leyenda y otras palabras grandilocuentes le producían urticaria (eso que pronunció una de las frases que han pasado a la Historia: «Este es un pequeño paso para un hombre pero un gran salto para la humanidad»). Una de las razones que esgrime Smith es porque su éxito se debió a la casualidad. Gus Grissom y Ed White -primer estadounidense en dar un paseo espacial-, tenían que ser los primeros en poner el pie en el satélite terrestre, pero murieron en el accidente del Apolo 1.

Así que al llegar de los cielos, buscó ambiciosamente el anonimato. Se hizo profesor de Ingeniería Aerospacial en Cincinnati (hasta el año 79), y se metió en el mundo de los negocios. Smith lo localizó y consiguió dialogar con él. Muy pocas palabras, eso sí. Sigue siendo un ser retraído y misterioso. Se sabe que en 1994 se divorció y que a pesar de lo que se dice, «las pocas personas que se pueden contar como (sus) amigos insisten en que es cálido, leal y simpático». Ah, y que además toca ragtime al piano durante las reuniones familiares. «Algo que nadie parece poder confirmar o desmentir», apunta Smith. Es lo que tiene la luna.

sábado, agosto 1

TOP 100 funniest one-liners on the internet

(Recibidos de un amigo por correo electrónico...Hay algunas que son una tontería, pero otras son realmente buenas)

1.- I asked God for a bike, but I know God doesn't work that way. So I stole a bike and asked for forgiveness.
2.- Do not argue with an idiot. He will drag you down to his level and beat you with experience.
3.- I want to die peacefully in my sleep, like my grandfather.. Not screaming and yelling like the passengers in his car.
4.- The last thing I want to do is hurt you. But it's still on the list.
5.- Sex is not the answer. Sex is the question. "Yes" is the answer.
6.- Women might be able to fake orgasms. But men can fake a whole relationship.
7.- We live in a society where pizza gets to your house before the police.
8.- We never really grow up, we only learn how to act in public.
9.- Having sex is like playing bridge. If you don't have a good partner, you'd better have a good hand.
10.- Light travels faster than sound. This is why some people appear bright until you hear them speak.
11.- War does not determine who is right - only who is left.
12.- If I agreed with you we'd both be wrong.
13.- Men have two emotions: Hungry and Horny. If you see him without an erection, make him a sandwich.
14.-The early bird might get the worm, but the second mouse gets the cheese.
15.-Politicians and diapers have one thing in common. They should both be changed regularly, and for the same reason.
16.-Children: You spend the first 2 years of their life teaching them to walk and talk. Then you spend the next 16 years telling them to sit down and shut-up.
17.-Knowledge is knowing a tomato is a fruit; Wisdom is not putting it in a fruit salad.
18.-If sex is a pain in the ass, then you're doing it wrong...
19.- Evening news is where they begin with 'Good evening', and then proceed to tell you why it isn't.
20.-A bus station is where a bus stops. A train station is where a train stops. On my desk, I have a work station.
21.-My mother never saw the irony in calling me a son-of-a-bitch.
22.- If you think nobody cares if you're alive, try missing a couple of payments.
23.- I thought I wanted a career, turns out I just wanted paychecks.
24.- Better to remain silent and be thought a fool, than to speak and remove all doubt.
25.- I didn't fight my way to the top of the food chain to be a vegetarian.
26.- If God is watching us, the least we can do is be entertaining.
27.- Going to church doesn't make you a Christian any more than standing in a garage makes you a car.
28.- If 4 out of 5 people SUFFER from diarrhea... does that mean that one enjoys it?
29.- Some people are like Slinkies ... not really good for anything, but you can't help smiling when you see one tumble down the stairs.
30.- How is it one careless match can start a forest fire, but it takes a whole box to start a campfire?
31.- A bank is a place that will lend you money, if you can prove that you don't need it.
32.- Never, under any circumstances, take a sleeping pill and a laxative on the same night.
33.- Did you know that dolphins are so smart that within a few weeks of captivity, they can train people to stand on the very edge of the pool and throw them fish?
34.- To steal ideas from one person is plagiarism. To steal from many is research.
35.-A computer once beat me at chess, but it was no match for me at kick boxing.
36.-I saw a woman wearing a sweat shirt with "Guess" on it...so I said "Implants?"
37.- Why does someone believe you when you say there are four billion stars, but check when you say the paint is wet?
38.- Women will never be equal to men until they can walk down the street with a bald head and a beer gut, and still think they are sexy.
39.-The voices in my head may not be real, but they have some good ideas!
40.- A clear conscience is usually the sign of a bad memory.
41.- Good girls are bad girls that never get caught.
42.-Laugh at your problems, everybody else does.
43.-The shinbone is a device for finding furniture in a dark room.
44.- Whenever I fill out an application, in the part that says "If an emergency, notify:" I put "DOCTOR". What's my mother going to do?
45.-I didn't say it was your fault, I said I was blaming you.
46.-He who smiles in a crisis has found someone to blame.
47.-The main reason Santa is so jolly is because he knows where all the bad girls live.
48.-Artificial intelligence is no match for natural stupidity.
49.- God must love stupid people. He made SO many.
50.- Behind every successful man is his woman. Behind the fall of a successful man is usually another woman.
51.- The sole purpose of a child's middle name, is so he can tell when he's really in trouble.
52.- Never get into fights with ugly people, they have nothing to lose.
53.- Always borrow money from a pessimist. He won't expect it back.
54.- My opinions may have changed, but not the fact that I am right.
55.- Never hit a man with glasses. Hit him with a baseball bat.
56.- Some people say "If you can't beat them, join them". I say "If you can't beat them, beat them", because they will be expecting you to join them, so you will have the element of surprise.
57.- It's not the fall that kills you; it's the sudden stop at the end.
58.- You do not need a parachute to skydive. You only need a parachute to skydive twice.
59.- Crowded elevators smell different to midgets.
60.- Some cause happiness wherever they go. Others whenever they go.
61.- Hospitality: making your guests feel like they're at home, even if you wish they were.
62.- I discovered I scream the same way whether I'm about to be devoured by a great white shark or if a piece of seaweed touches my foot.
63.- Nostalgia isn't what it used to be.
64.- I intend to live forever. So far, so good.
65.- My psychiatrist told me I was crazy and I said I want a second opinion. He said okay, you're ugly too.
66.-We have enough gun control. What we need is idiot control.
67.-Money can't buy happiness, but it sure makes misery easier to live with.
68.-A bargain is something you don't need at a price you can't resist.
69.-Why do Americans choose from just two people to run for president and 50 for Miss America?
70.- A diplomat is someone who can tell you to go to hell in such a way that you will look forward to the trip.
71.-There's a fine line between cuddling and holding someone down so they can't get away.
72.-You're never too old to learn something stupid.
73.- I should've known it wasn't going to work out between my ex-wife and me. After all, I'm a Libra and she's a bitch.
74.- A little boy asked his father, "Daddy, how much does it cost to get married?" Father replied, "I don't know son, I'm still paying."
75.- When in doubt, mumble.
76.- Worrying works! 90% of the things I worry about never happen.
77.- Knowledge is power, and power corrupts. So study hard and be evil.
78.- Women may not hit harder, but they hit lower.
79.- I always take life with a grain of salt, ...plus a slice of lemon, ...and a shot of tequila.
80.- I got in a fight one time with a really big guy, and he said, "I'm going to mop the floor with your face." I said, "You'll be sorry." He said, "Oh, yeah? Why?" I said, "Well, you won't be able to get into the corners very well.".
81.- I don't trust anything that bleeds for five days and doesn't die.
82.- With sufficient thrust, pigs fly just fine.
83.- I used to be indecisive. Now I'm not sure.
84.- To be sure of hitting the target, shoot first and call whatever you hit the target.
85.- Just remember...if the world didn't suck, we'd all fall off.
86.- A TV can insult your intelligence, but nothing rubs it in like a computer.
87.- If at first you don't succeed, skydiving is not for you!
88.- Some people hear voices.. Some see invisible people.. Others have no imagination whatsoever.
89.- Jesus loves you, but everyone else thinks you're an asshole.
90.- I like work. It fascinates me. I sit and look at it for hours.
91.- A bus is a vehicle that runs twice as fast when you are after it as when you are in it.
92.-You are such a good friend that if we were on a sinking ship together and there was only one life jacket... I'd miss you heaps and think of you often.
93.-Hallmark Card: "I'm so miserable without you, it's almost like you're still here."
94.- When tempted to fight fire with fire, remember that the Fire Department usually uses water.
95.-Virginity is like a soapbubble, one prick and it is gone.
96.-If winning isn't everything why do they keep score?
97.-If you are supposed to learn from your mistakes, why do some people have more than one child.
98.- Change is inevitable, except from a vending machine.
99.-If you keep your feet firmly on the ground, you'll have trouble putting on your pants.
100.- Whoever coined the phrase "Quiet as a mouse" has never stepped on one.

Etiquetas:

Free counter and web stats