Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

miércoles, abril 30

El desastre del "Challenger": gestores e ingenieros

(Este artículo lo lei hace un tiempo, y me llamó mucho la atención. A ver si descubro de donde lo saqué para ponerlo...)

El 28 de enero de 1986, el excesivamente administrado programa espacial estadounidense alcanzó su nadir. Bajo la presión de tener que probar que el transbordador servía para lanzamientos sucesivos, funcionando como un camión, las administraciones de la NASA y de sus contratistas prefirieron ignorar las advertencias de los ingenieros.

El transbordador despegaba rumbo al espacio utilizando una combinación de cohetes; los motores de oxígeno e hidrógeno líquidos en la cola del orbitador y los dos cohetes aceleradores de combustible sólido, adosados a ambos lados del enorme depósito exterior que contenía el combustible líquido.

Los dos cohetes aceleradores de combustible sólido utilizados hasta 1986 eran una pila de segmentos reutilizables
Después de cada vuelo, estas pilas se desmontaban, recargaban y volvían a montar. Las conexiones entre los segmentos se sellaban con dos juntas de goma, una principal y otra de apoyo, llamadas juntas tóricas (literalmente del ingés anillos-O).

Para que dichas juntas funcionaran correctamente tenían que ser dúctiles y flexibles, capaces de cubrir bien la separación cuando el combustible comenzara a arder y la presión del gas lo empujara contra las conexiones entre los segmentos.

En siete de las nueve misiones que efectuaron los transbordadores en 1985 los ingenieros de Morthon Thiokol, la empresa fabricante de los cohetes aceleradores de combustible sólido, detectaron una erosión significativa y daños en las juntas tóricas primarias. En otro vuelo, realizado en abril de 1985, detectaron que una sección de una junta tórica primaria había quedado completamente calcinada. Estas pruebas sugerían que, en condiciones de bajas temperaturas, las juntas tóricas no funcionaban como se esperaba de su diseño. A pesar de la preocupación creciente entre los ingenieros, los transbordadores seguían volando. Tal y como Roger Boisjoly, ingeniero de Morthon Thiokol, escribió en un memorando fechado en julio de 1985: Siento el verdadero y sincero temor que si no actuamos inmediatamente y dedicamos un equipo a resolver el problema … entonces corremos el peligro de perder una misión junto con todas las instalaciones de lanzamiento.

En la mañana del 28 de enero de 1986, el pronóstico para cabo Cañaveral era de una temperatura de 2,2 ºC, próxima al punto de congelación. El transbordador Challenger se disponía a iniciar su décimo vuelo y la vigésimo quinta misión de los transbordadores. Transportaba a siete astronautas, entre ellos, la maestra de escuela Christa McAuliffe, que era el primer ciudadano estadounidense seleccionado para volar al espacio sin que formara parte del programa de astronautas de la NASA.

Los ingenieros de Morthon Thiokol volvieron a advertir a sus jefes y a los responsables de la NASA del Centro de Vuelo Espacial Marshall, quienes gestionaban las relaciones con el contratista, que las frías temperaturas de la Florida podían tener un efecto negativo sobre las juntas tóricas. Los gerentes, tanto en el centro Marshall como en Morthon Thiokol, se mostraban escépticos. Creían que los datos no eran concluyentes. Más importante aún: sentían la presión ineludible pero tácita de mantener el programa de vuelo previsto.

Siempre que la NASA había retrasado el lanzamiento de un transbordador, la agencia había tenido que enfrentarse al ridículo y a las acusaciones de sus adversarios en los medios de comunicación y el Congreso relativas a que el transbordador no estaba a la altura de la promesa de lanzamientos frecuentes y baratos. Esta presión pública la situaba en una posición incómoda: si se decantaba por la prudencia y cancelaba los lanzamientos bajo sospecha sería acusada de fracaso e incompetencia y daría municiones a aquellos adversarios que pretendían bajar el presupuesto de la agencia. Antes que brindarles a sus enemigos pruebas que el programa del transbordador era un fracaso, los administradores intentaban cada vez más a menudo aguantar el tipo, con la esperanza de demostrar que incluso en condiciones difíciles el transbordador podía funcionar como un avión de carga comercial.

La misma historia se repetía una y otra vez. Del mismo modo que las motivaciones políticas habían llevado a la NASA a comprometer tanto que el diseño del transbordador como el de la estación espacial, haciendo que ambos vehículos resultaran inadecuados para cumplir la tarea para la que habían sido originalmente concebidos, los gestores de Morthon Thiokol y de la NASA cambiaron una vez más de opinión en un intento inútil por complacer a los políticos, la prensa y el público; quienes o bien no comprendían el programa espacial o bien se oponían a él abiertamente.

En un momento de la noche anterior al lanzamiento, cuando los ingenieros de Morthon Thiokol intentaban desesperadamente convencer a sus jefes de que un lanzamiento al día siguiente podía ser muy arriesgado, un ejecutivo de la misma empresa, Jerald Mason, miró a Bob Lund, gerente del departamento de ingeniería y le dijo: “Bob, tienes que ponerte en la piel de un gestor y no en la de un ingeniero”.

La presión desde arriba, las dudas sobre los datos y la insistencia en que pensara “como un gestor y no como un ingeniero” fueron suficientes para que Lund cambiara de parecer. Se sumó a los otros gestores de Morthon Thiokol y, pasando por alto la opinión de sus ingenieros, certificó la seguridad de los cohetes aceleradores para el lanzamiento.

El Challenger despegó a las 11:38 de la mañana del 28 de enero de 1986. Sin embargo, tal y como temían Boisjoly y los demás ingenieros, al menos uno de las juntas tóricas del cohete acelerador de la derecha se había vuelto rígido y había perdido su flexibilidad a causa del frío. Con la junta incapaz de conservar el sellado hermético, un humo negro comenzó a filtrarse por la junta casi inmediatamente después de la ignición.
A los 58 segundos, cuando el transbordador había alcanzado una altura superior a los 6 km y se movía a una velocidad superior a la del sonido, las llamas producidas por la filtración comenzaron a extenderse al gigantesco depósito exterior. Antes del lanzamiento, este depósito contenía caso 630.000 L de oxígeno líquido y 1.700.000 L de hidrógeno líquido, la mayor parte de ellos todavía sin quemar en ese momento del vuelo. A los 74 segundos, se incendió el combustible del depósito y el transbordador, el depósito y los cohetes estallaron.

Los dos cohetes aceleradores salieron disparados como si fueran globos pinchados, obligando a los controladores de tierra a apretar sus botones de autodestrucción. El Challenger estalló en pedazos que se precipitaron al Atlántico. Su cabina de tripulantes, diseñada para resistir fuerzas como aquellas, resistió a la explosión y algunos de los tripulantes aún permanecían con vida en su interior.

Sin embargo, las fuerzas resultaron ser mortales; y el impacto contra el océano destruyó la cabina.

¿Hemos evolucionado desde entonces? Años después, en 1997, un astronauta estadounidense llamado Jerry Linenger estuvo un total de 132 días en la MIR. Fue el primer estadounidense en efectuar un paseo espacial vistiendo un traje ruso. Durante esa época tuvieron uno de sus momentos más críticos vividos en la MIR.

Al volver a la Tierra, cuestionó la seguridad de la estación y los gestores de la NASA se mostraron más proclives a calificarlo como “quejica” que a prestar atención a sus preocupaciones. Cuando Jim van Laak, el número dos del proyecto Shuttle-Mir escuchó el informe de Linenger, en vez de preocuparse, se enfureció. En lugar de dedicarse a investigar las quejas de Linenger, comenzó a controlar las entrevistas del astronauta con la prensa, al mismo tiempo que intentaba desacreditarle ante los periodistas. “En mi opinión Jerry Linenger no tiene razón”, comentó a los periodistas. También prohibió la circulación de transcripciones o notas de cualquier sesión informativa de dicho astronauta.

Nadie se levantó para afrontar los problemas comunicados por Linenger y decir: “Es difícil y hay cosas que han salido mal. Hemos cometido errores, pero todavía queremos hacerlo”. En vez de ello, todos se pusieron su gorra de gestor e hicieron como si los problemas no existiesen.
La situación no es muy esperanzadora. No hace falta que os diga que mintiendo no llegaremos muy lejos.

Volvamos con el Challenger. Tras el desastre, se formó la comisión Rogers. Uno de los componentes de dicha comisión fue Richard Feynman. Fue quien más duramente atacó la política de seguridad de la NASA. Les amenazó con retirar su firma del informe si no aparecían sus consideraciones personales, cuya última parte es famosa: para una gestión exitosa la realidad debe estar por delante de las relaciones públicas porque a la naturaleza no se la puede engañar.

El autor de este artículo, además de algunas consideraciones bastante acertadas, nos recuerda que el resultado de la testarudez de alguno por mantener los plazos fue la muerte de siete personas. Aunque yo también creo que jamás aprenderemos, es bueno recordar de vez en cuando las altas cotas a las que es capaz de llegar la estupidez humana.

Etiquetas:

martes, abril 29

Otra faceta de Darwin

(Encontrado en un artículo de El Mundo, del 18 de abril de 2008)

Además de "El origen de las especies" y otros documentos científicos, Darwin dejó para la posteridad algunos documentos sorprendentes. Entre ellos, su memorándum sobre el matrimonio, un documento en el que el científico evalúa con frialdad los pros y los contras de pasar por la vicaría. Entre las razones para no decidirse, las siguientes: «Libertad para ir donde a uno le plazca, la conversación de hombres inteligentes en los clubs, uno no tiene que visitar a parientes ni tiene los gastos ni la ansiedad que provocan los niños». Y añade: «Hay discusiones, se pierde tiempo, no puede uno leer por las noches, engorda, se atonta, siente ansiedad y responsabilidad y tiene menos dinero para comprar libros».

A favor del matrimonio, Darwin apunta: «Los niños -si lo quiere Dios-, la compañía constante -y un amigo cuando uno se hace viejo-, alguien que le quiera a uno y con el que uno puede jugar, en cualquier caso mucho mejor que un perro». Argumentos que debieron de ser muy convincentes, puesto que el científico tuvo 10 hijos con su esposa Emma.

Etiquetas:

lunes, abril 28

Conviene no olvidarlo

(Creo que la encontré en las páginas salmones del periódico del domingo)

"El derecho a ser escuchado no incluye necesariamente el derecho a ser tomado en serio"

Hubert H. Humphrey (vicepresidente de los EEUU durante el mandato de Lyndon Johnson, 1965-69).

Etiquetas:

viernes, abril 25

Pensamiento optimista

(Encontrado en Postsecret)

I want to give up on humanity and life, but strangers I encounter always make me believe again.

jueves, abril 24

Las cinco mentiras más comunes en las empresas

Encontré una referencia a este artículo en un periódico económico, y no creo que se equivoque demasiado. En cualquier caso, es gracioso. Es de Alice Van Housen, por cierto.

Paul LaFontaine left Bertelsmann Music Group in March 1997 to advise other businesspeople about radical honesty. He has lots of work to do. "There are as many lies in business as there are people in business," he says. Here are his nominees for the five most common lies:

Lie: "People are our most important asset."
Truth: "People are our most worrisome and unpredictable asset. Our most important assets are really our financial assets."
B.S. Detector: This may be the leading lie of our times. "When management starts talking about how important people are," LaFontaine says, "you can bet there is going to be an unpopular human resources decision coming soon."

Lie: "This was a rational decision."
Truth: "I wanted to do this."
B.S. Detector: People "want what they want just because they want it," says LaFontaine.

Lie: "We judge people by their performance."
Truth: "I judge your performance based on how much I like you."
B.S. Detector: "Why do most people who keep their jobs keep them?" LaFontaine asks. "Because the people they work for like them. And you get fired when the people you work for don't like you anymore.

Lie: "This is business, it isn't personal."
Truth: "Everything's personal."
B.S. Detector: "As people, we get mad at each other," says LaFontaine. "Attempts to avoid it are cowardly. So get mad. Then get over it and move on." LaFontaine believes that any disagreement can be handled with an honest conversation.

Lie: "The customer comes first."
Truth: "I come first."
B.S. Detector: "More often than not, 'the customer' is an abstraction," LaFontaine warns. "People take care of customers when it benefits them and ignore customers when they can get away with it. Nobody says 'I come first,' which is what's usually going on."

Lo único que no me queda claro es lo que es B.S.

miércoles, abril 23

Lógica indiscutible

(Otra de peluche)

Mientras explicaba en clase, el premio Nóbel en 1950 Bertran Russell su teoría sobre "de una proposición falsa podía extraerse cualquier consecuencia", un alumno le interrumpió diciéndole: "¿Quiere usted decir que si aceptamos que 2+2=5, entonces podemos concluir que usted es el Papa de Roma?".

Russell contestó inmediatamente: "Mire, si 2+2=5, reste usted 2 y obtendrá que 2=3, o sea, que 3=2; y si ahora resta usted 1 a ambos miembros, obtendrá que 2=1. Puesto que el Papa y yo somos dos, y puesto que 2=1, estará usted de acuerdo conmigo en que el Papa y yo somos uno, luego yo soy, en efecto, el Papa de Roma".

Etiquetas:

martes, abril 22

El subjetivo arte de la psiquiatría

(Este relato lo lei en Fogonazos hace relativamente poco tiempo. Lo confieso, me llamó la atención.)

Un día, en 1972, al doctor Rosenhan se le ocurrió una extraña idea. Llamó por teléfono a ocho amigos y les preguntó si tenían algo que hacer durante el próximo mes. Cuando Rosenhan les explicó lo que se proponía, todos dejaron de lado su agenda, sus trabajos y sus vidas familiares y respondieron que no. No tenían nada que hacer en absoluto durante el próximo mes.
La semana siguiente fue extraña para David Rosenhan y sus ocho amigos. Ninguno de ellos se duchó, afeitó, depiló ni lavó los dientes. Además, es probable que el experimento que se proponían llevar a cabo los estuviera poniendo bastante nerviosos. Por fin, una mañana, se levantaron de la cama y se vistieron con ropa manchada o vieja. Salieron de sus casas y se dirigieron, cada uno de ellos, a un hospital psiquiátrico con servicio de urgencias. Eran hospitales de todo tipo, desde los más lujosos a los más baratos. Hospitales psiquiátricos repartidos por todos los Estados Unidos.

Cuando fueron atendidos solo mintieron en su nombre y en su residencia. El resto de datos que proporcionaron eran completamente ciertos. Por fin, en todos los casos, en todos los hospitales, el médico les hacía la pregunta crucial.

-¿Por qué está usted aquí, señor?
-Oigo voces -respondían todos.
-¿Voces? ¿Y qué dicen?
- ¡Zas! -respondieron todos.

Rosenhan estaba convencido de que la psiquiatría tenía problemas graves. En los años setenta hablar de psiquiatría era casi sinónimo de hablar de psicoanálisis. Y éste tiene más de filosofía -siendo amables- que de ciencia. Licenciado en psicología y en derecho, Rosenhan se dispuso a preparar un experimento con el que averiguar la fiabilidad de los diagnósticos psiquiátricos: infiltrar un grupo de falsos pacientes. Las instrucciones que dio a sus amigos fueron bien simples. Solo debían mencionar las voces imaginarias en el momento de su ingreso. Inmediatamente después de ingresar, aquellos que ingresaran, debían decir que ya estaban bien. Lo único que tuvieron que ensayar antes del experimento era como esconder pastillas bajo la lengua.
A todos ellos se les diagnosticaron enfermedades graves: esquizofrenia paranoide y psicosis maniacodepresiva. Todos ellos fueron ingresados. Los psiquiatras que los trataron explicaron su locura en base a las experiencias personales de cada uno de ellos. En todos los casos, para los médicos que diagnosticaron a los falsos pacientes, sus problemas eran consecuencia de sus experiencias personales. Un único y absurdo síntoma, ¡Zas!, era explicado igual en un grupo de pacientes completamente diferentes.

Una vez ingresados todos los participantes en el experimento se comportaron de forma completamente normal. Dijeron a los médicos que ya estaban bien. Que ya no escuchaban las voces. Eran educados, comían y, en teoría, tomaban su medicación, un montón de pastillas que ocultaban bajo la lengua y luego escupían en el váter. Sin embargo todos permanecieron ingresados una media de 19 días, 7 días el que menos y 52 el que más. Todos fueron dados de alta por “una buena reacción al tratamiento y una remisión de los síntomas”

Ni los médicos ni las enfermeras se dieron cuenta de que sus pacientes estaban completamente sanos. Los locos sí. Uno de ellos le dijo a Rosenhan: “Tú no estás loco. Eres periodista o profesor” Y otro: “Estás espiando el funcionamiento del hospital”

En 1973 Rosenhan publicó un artículo en la revista Science sacando a la luz su experimento y dejando a la psiquiatría con el culo al aire. Se títulaba “On Being Sane in Insane Places” (Estar cuerdo en sitios de locos) y con él, Rosenhan se ganó el desprecio de multitud de psiquiatras.
Un hospital negó la validez científica del experimento y aseguró la completa eficiencia de su servicio de urgencias. Lanzaron un reto a Rosenhan: durante los tres meses siguientes debía enviar uno o más pacientes falsos al hospital y éste se comprometía a detectarlos con facilidad. Sus psiquiatras no erraban en los diagnósticos. Rosenhan recogió el guante. Los resultados no pudieron ser más favorables para el hospital ya que sus psiquiatras detectaron con suma facilidad y sin género de duda a 41 impostores. Sin embargo, Rosenhan no había mandado a nadie... Habría sido interesante contemplar las caras de los psiquiatras cuando conocieron esto, así como saber que fue de los pacientes que, con algún problema grave (alguno habría entre los 41), fueron enviados a casa acusados de farsantes.

lunes, abril 21

Seguridad vial

(Leído en peluche, ¿donde sino?)

Isabel la Católica debió ser la primera monarca europea que se ocupó de la seguridad vial de su reino. Parece ser que la monarca que ordenó que los carreteros que recorrían los caminos de Castilla con cargas de toda índole sólo pudieran detenerse a tomar una botella de vino durante el trayecto si con cada vaso se les servía un pedazo de carne puesto sobre una rebanada de pan; carne y pan habían de ser de suficiente tamaño para tapar el vaso en que estaba el vino, razón por la cual, según algunas teorías se llama tapas a las tapas.

La justificación para tal medida era evitar que esos carreteros condujesen en estado de embriaguez. Aquellos carromatos castellanos solían ser de bueyes, lentos por excelencia, de modo que el peligro, más que en la velocidad, estaría en que el carretero borracho atascase un camino cuyo ancho sólo permitía el paso de un carromato a la vez.

Etiquetas:

martes, abril 15

Yo solo

Esta es la columna de Arturo Pérez Reverte en el Semanal del 23 de febrero. Me gusta mucho como escritor, pero casi lo prefiero como columnista: sencillamente genial. Espero que lo disfruteis tanto como yo.

"Hace tiempo que no les cuento ninguna historieta antigua, de ésas que me gusta recordar con ustedes de vez en cuando, quizá porque apenas las recuerda nadie. Me refiero a episodios de nuestra Historia que en otro lugar y entre otra gente serían materia conocida, argumento de películas, objeto de libros escolares y cosas así, y que aquí no son más que tristes agujeros negros en la memoria. Hoy le toca a un personaje que, paradójicamente, es más recordado en los Estados Unidos que en España. El fulano, malagueño, se llamaba Bernardo de Gálvez, y durante la guerra de la independencia americana –España, todavía potencia mundial, luchaba contra Gran Bretaña apoyando a los rebeldes– tomó la ciudad de Pensacola a los ingleses. Y como resulta que, cuando me levanto chauvinista y cabrón, cualquier español que en el pasado les haya roto la cornamenta a esos arrogantes chulos de discoteca con casaca roja goza de mi aprecio histórico –otros prefieren el fútbol–, quiero recordar, si me lo permiten, la bonita peripecia de don Berni. Que fue, además de político y soldado –luchó también contra los indios apaches y contra los piratas argelinos–, hombre ilustrado y valiente. Sin duda el mejor virrey que nuestra Nueva España, hoy Méjico, tuvo en el siglo XVIII.

Vayamos al turrón: en 1779, al declararse la guerra, don Bernardo decidió madrugarles a los rubios. Así que, poniéndose en marcha desde Nueva Orleáns con mil cuatrocientos hombres entre españoles, milicias de esclavos negros, aventureros y auxiliares indios, cruzó la frontera de Luisiana para invadir la Florida occidental, tomándoles a los malos, uno tras otro, los fuertes de Manchak, Baton-Rouge y Natchez, y cuantos establecimientos tenían los súbditos de Su Graciosa en la ribera oriental del Misisipí. Al año siguiente volvió con más gente y se apoderó de Mobile en las napias mismas del general Campbell, que acudía con banderas, gaitas y toda la parafernalia a socorrer la plaza. En 1781, Gálvez volvió a la carga y estuvo a pique de tomar Pensacola. No pudo, por falta de gente y recursos –los milagros, en Lourdes–; así que regresó al año siguiente desde La Habana con tres mil soldados regulares, auxiliares indios y una escuadra de transporte apoyada por un navío, dos fragatas y embarcaciones de guerra menores.

La operación se complicó desde el principio: a los españoles parecía haberlos mirado un tuerto. Las tropas desembarcaron y empezó el asedio, pero los dos mil ingleses que defendían Pensacola –el viejo amigo Campbell estaba al mando– se atrincheraban al fondo de la bahía, protegida a su vez por una barra de arena que dejaba un paso muy angosto, cubierto desde el otro lado por un fuerte inglés, donde al primer intento tocó fondo el navío San Ramón. Hubo que dar media vuelta y, muy a la española, el jefe de la escuadra, Calvo de Irazábal, se tiró los trastos a la cabeza con Gálvez. Cuestión de celos, de competencias y de cada uno por su lado, como de costumbre. Calvo se negó a intentar de nuevo el paso de la barra. Demasiado peligroso para sus barcos, dijo. Entonces a Gálvez se le ahumó el pescado: embarcó en el bergantín Galveztown, que estaba bajo su mando directo, y completamente solo, sin dejarse acompañar por oficial alguno, arboló su insignia e hizo disparar quince cañonazos para que los artilleros guiris que iban a intentar hundirlo supieran bien quién iba a bordo. Luego, seguido a distancia sólo por dos humildes lanchas cañoneras y una balandra, ordenó marear velas con la brisa y embocar el estrecho paso. Así, ante el pasmo de todos y bajo el fuego graneado de los cañones ingleses, el bergantín pasó lentamente con su general de pie junto a la bandera, mientras en tierra, corriendo entusiasmados por la orilla de la barra de arena, los soldados españoles lo observaban vitoreando y agitando sombreros cada vez que un disparo enemigo erraba el tiro y daba en el mar. Al fin, ya a salvo dentro de la bahía, el Galveztown echó el ancla y, muy flamenco, disparó otros quince cañonazos para saludar a los enemigos.

Al día siguiente, con un cabreo del catorce, el jefe de escuadra Calvo de Irazábal se fue a La Habana mientras el resto de la escuadra penetraba en la bahía para unirse a Gálvez. Y al cabo de dos meses de combates, en «esta guerra que hacemos por obligación y no por odio», según escribió don Bernardo a su adversario Campbell, los ingleses se tragaron el sapo y capitularon, perdiendo la Florida occidental. Por una vez, los reyes no fueron ingratos. Por lo de la barra de Pensacola, Carlos III concedió a Gálvez el título de conde, con derecho a lucir en su escudo un bergantín con las palabras «Yo solo»; aunque en justicia le faltó añadir: «y con dos cojones». En aquellos tiempos, los reyes eran gente demasiado fina."

lunes, abril 14

Palabra de Dios

(Hace mucho tiempo que me llegó este escrito, y, además de gracioso, creo que es bueno para recordarnos de vez en cuando lo que son las "verdades inmutables"...-de manera irónica, claro-. Lo copio tal cual me llegó)

Laura Schlessinger es una conocida locutora de radio de los Estados Unidos que tiene un programa en el que da consejos en directo a los oyentes que llaman por teléfono. Recientemente saltó la polémica (y más cuando se mezclan temas de religión y sexualidad, donde cada persona interpreta lo que dice Dios y la Biblia de una manera distinta) cuando la presentadora atacó a los homosexuales. Esta locutora ha dicho recientemente que la homosexualidad es una abominación, ya que así lo indicaba la Biblia en el Levítico, versículos 18:22, y por tanto no puede ser consentida bajo ninguna circunstancia. Lo que a continuación transcribimos es una carta abierta dirigida a la Dra. Laura escrita por un residente en los Estados Unidos, que ha sido hecha pública en Internet (no tiene desperdicio)

"Querida Dra. Laura: Gracias por dedicar tantos esfuerzos a educar a la gente en la Ley de Dios. Yo mismo he aprendido muchísimo de su programa de radio e intento compartir mis conocimientos con todas las personas con las que me es posible. Por ejemplo, cuando alguien intenta defender el estilo de vida homosexual me limito tan sólo a recordarle que el Levítico, en sus versículos 18:22, establece claramente que la homosexualidad es una abominación. Punto Final.

De todas formas, necesito algún consejo adicional de su parte respecto a algunas otras leyes bíblicas en concreto y cómo cumplirlas:

a) Me gustaría vender a mi hermana como esclava, tal y como indica el Éxodo 21:7. En los tiempos que vivimos, ¿qué precio piensa que sería el más adecuado?

b) El Levítico 25:44, establece que puedo poseer esclavos, tanto varones como hembras, mientras sean adquiridos en naciones vecinas. Un amigo mío asegura que esto es aplicable a los mejicanos, pero no a los canadienses. ¿Me podría aclarar este punto? ¿Por qué no puedo poseer canadienses?

c) Sé que no estoy autorizado a tener contacto con ninguna mujer mientras esté en su período de impureza menstrual (Levítico 5:19-24). El problema que se me plantea es el siguiente: ¿cómo puedo saber si lo están o no? He intentado preguntarlo, pero bastantes mujeres se sienten ofendidas.

d) Tengo un vecino que insiste en trabajar en Sábado. El Éxodo 35:2, claramente establece que ha de recibir la pena de muerte. ¿Estoy moralmente obligado a matarlo yo mismo? ¿Me podría apañar usted este tema de alguna manera?

e) En el Levítico 21:20, se establece que uno no puede acercarse al altar de Dios si tiene un defecto en la vista. He de confesar que necesito gafas para leer. ¿Mi agudeza visual tiene que ser del 100%? ¿Se puede relajar un poco esta condición?

f) La mayoría de mis amigos (varones) llevan el pelo arreglado y bien cortado, incluso en la zona de las sienes a pesar de que esto está expresamente prohibido por el Levítico 19:27. ¿Cómo han de morir?

g) Sé gracias al Levítico, 11:6-8, que tocar la piel de un cerdo muerto me convierte en impuro. Aún así, ¿puedo continuar jugando al fútbol si me pongo guantes?

h) Mi tío tiene una granja. Incumple lo que se dice en el Levítico 19:19, ya que planta dos cultivos distintos en el mismo campo, y también lo incumple su mujer, ya que lleva prendas hechas de dos tipos de tejido diferentes (algodón y poliéster). Él, además, se pasa el día maldiciendo y blasfemando. ¿Es realmente necesario llevar a cabo el engorroso procedimiento de reunir a todos los habitantes del pueblo para lapidarlos? (Levítico 24:10-16). ¿No podríamos sencillamente quemarlos vivos en una reunión familiar privada, como se hace con la gente que duerme con sus parientes políticos? (Levítico 20:14)

Sé que usted ha estudiado estos asuntos con gran profundidad, así que confío plenamente en su ayuda. Gracias de nuevo por recordarnos que la palabra de Dios es eterna e inmutable."

Etiquetas:

viernes, abril 11

Números ilegales

(Lo vi en la wikipedia, de casualidad)

Un número primo ilegal es un número primo que contiene información cuya posesión o distribución es ilegal según la jurisdicción de un país. Su existencia intenta poner en evidencia inconsistencias en la ley de Estados Unidos conocida como Digital Millennium Copyright Act (DMCA) que prohíbe intentar descifrar contenidos o poseer artefactos que permitan su descifrado que no sean los que autoriza el editor de los contenidos.

El primer número primo ilegal propuesto es un número que, al ser interpretado de una forma particular, describe un programa para computadoras que permite obviar el esquema de protección de derechos de autor de películas distribuidas en formato DVD. Dado que una corte declaró que un tal programa es ilegal según las leyes de los Estados Unidos, se ha producido un debate sobre si la posesión de un tal número primo debe también ser considerada ilegal.
Hasta ahora esta pregunta no ha sido llevada a una corte de justicia, y es posible que se declare que la posesión del número en sí no es ilegal y sólo estaría prohibida una interpretación particular del número.

El primer número primo ilegal en los Estados Unidos fue generado en marzo de 2001 por Phil Carmody. Su representación binaria corresponde a una versión comprimida de un programa fuente escrito en C de una implementación del esquema de descifrado de DeCSS. Bajo la ley Digital Millennium Copyright Act es ilegal poseer o distribuir ese tipo de programas.

La explicación completa en la wikipedia, claro:
http://es.wikipedia.org/wiki/N%C3%BAmero_primo_ilegal

Etiquetas:

jueves, abril 10

Generosidad extrema

(Este es de Paulo Coelho, publicado en El Semanal)

Un hombre viajaba de una ciudad a otra cuando supo que se había trabado una sangrienta batalla y que su primo se encontraba entre los soldados heridos. Se apresuró en llegar hasta el lugar para descubrir que su familiar estaba a punto de morir.

Echó mano de su cantimplora y le ofreció un poco de agua, pero en ese instante otro herido gimió, y el primo le pidió que le diese de beber al soldado que estaba a su lado.

–¡Pero si voy hasta él, es posible que tú no sobrevivas! ¡Tú ya has sido suficientemente generoso durante toda tu vida!

Reuniendo sus últimas fuerzas, el herido respondió:
–Razón de más para seguir siendo generoso hasta el momento de mi muerte.

Etiquetas:

miércoles, abril 9

Gracias por saludar

(Dedicado para los "invisibles", a los que practicamente nadie saluda cuando los ve...)

Un buen hombre llegó un día al metro. Apenas había dejado sus monedas sobre el mostrador cuando la cajera le dijo sonriendo: «Hoy usted no paga».

«¿Por qué? -preguntó azorado el señor- , ¿hoy es gratis?».

«No, pero ayer se olvidó usted del cambio».

El hombre no salía de su asombro: «¡Pero si usted no estaba aquí ayer!».

La chica sonrió de nuevo y dijo: «Es verdad. Pero mi compañera me comentó: “Dale el cambio a ese señor que cada vez nos da los buenos días”.

«Es inconfundible, porque usted es el único».

El ilustre individuo se alejó ruborizado, pero alegre

Etiquetas:

martes, abril 8

Prueba de madurez

(No me acuerdo de donde lo lei, pero me hizo gracia...)

Pensaba que con mi belleza y mi juventud, me comería el mundo.
Ahora que soy viejo, sé que nunca fui guapo.

Etiquetas:

lunes, abril 7

La paradoja de Abilene

Encontré una referencia ayer en una revista, y creo que puede explicar muchas cosas que están ocurriendo a mi alrededor -con mis amigos, sin ir más léjos-. Así, no puedo resistirme a copiar el contenido de la Wikipedia:

"La paradoja de Abilene se da cuando los límites de una situación particular presionan a un grupo de personas para actuar de una forma que es opuesta a sus deseos individuales. El fenómeno ocurre cuando un grupo continúa con actividades desacertadas que ningún miembro de tal grupo quiere porque ningún miembro está dispuesto a expresar objeciones. Fue observada por el experto en administración Jerry B. Harvey en su libro de 1988 The Abilene Paradox and other Meditations on Management. La denominación de la paradoja viene de una anécdota citada por este para explicar el fenómeno:

Una calurosa tarde en Coleman, una familia compuesta por suegros y un matrimonio está jugando al dominó cómodamente a la sombra de un pórtico. Cuando el suegro propone hacer un viaje a Abilene, ciudad situada a 80 km., la mujer dice: "Suena como una gran idea" (pese a tener reservas porque el viaje sería caluroso y largo, pensando que sus preferencias no comulgan con las del resto del grupo). Su marido dice: "A mí me parece bien. Sólo espero que tu mamá tenga ganas de ir." La suegra después dice: "¡Por supuesto que quiero ir. Hace mucho que no voy a Abilene!"

El viaje es caluroso, polvoriento y largo. Cuando llegan a una cafetería, la comida es mala y vuelven agotados después de cuatro horas.

Uno de ellos, con mala intención, dice: "¿Fue un gran viaje, no?". La suegra responde que, de hecho, hubiera preferido quedarse en casa, pero decidió seguirlos sólo porque los otros tres estaban muy entusiasmados. El marido dice: "No me sorprende. Sólo fui para satisfacer al resto de ustedes". La mujer dice: "Sólo fui para que estuviesen felices. Tendría que estar loca para desear salir con el calor que hace". El suegro después refiere que lo había sugerido únicamente porque le pareció que los demás podrían estar aburridos.

El grupo se queda perplejo por haber decidido hacer en común un viaje que nadie entre ellos quería hacer. Cada cual hubiera preferido estar sentado cómodamente, pero no lo admitieron entonces, cuando todavía tenían tiempo para disfrutar de la tarde.

El fenómeno es una forma de pensamiento de grupo. Se explica por teorías de conformidad de la psicología cognitiva social que sugieren que la especie humana suele sentirse desanimada para actuar en contra de la tendencia del resto del grupo. Del mismo modo, en psicología social se estudia qué motivos ocultos y señales indirectas yacen tras los actos y afirmaciones externos de la gente, frecuentemente porque existen determinados frenos sociales que impiden a los individuos expresar abiertamente sus sentimientos o seguir sus inclinaciones.

Esta anécdota se incluyó en un cortometraje educativo sobre administración. La teoría se usa generalmente para ayudar a explicar decisiones de trabajo extremadamente malas, en especial para criticar la supuesta superioridad de las "reglas de comité". Una técnica mencionada para combatir este mal administrativo, también usada por consultores, es preguntarse "¿Estamos yendo a Abilene?" para determinar si la decisión colectiva es legítimamente adoptada por los miembros del grupo o si es, solamente, el resultado de este tipo de pensamiento grupal.

En resumen, la Paradoja de Abilene postula que en situaciones críticas existe, en el pensamiento gregario, una tendencia a tomar decisiones poco satisfactorias."

¿No os suena de algo?¿No habeis sentido esto en algún momento?

Etiquetas:

miércoles, abril 2

Carta abierta a un inversor II

Varios meses después de la primera carta, en diciembre de 2007, Mark Gilbert escribió una continuación, que también se publicó en El confidencial:

Querido inversor:

Aprovecho estas líneas para poner en su conocimiento cuál ha sido el comportamiento reciente de nuestro hedge fund: Short Term Capital Mismanagement LLP.

Sinceramente, preferiríamos no tener que hacerlo. E incluso desaparecer del mapa. No sé dónde hemos leído que Panamá es realmente un sitio precioso para jubilarse. Sin embargo, a nuestro abogado no le ha convencido la idea. En fin.

Sin duda, éste ha sido el momento más turbulento que hemos vivido en nuestros quince minutos de fama como gestores multiestrategia, multiactivos, conductores de Bentleys Continentales.
Fondos monetarios dinámicos y conduits

Nuestro Widows & Orphans Enhanced Money Market Fund (‘fondo monetario dinámico de las viudas y los huérfanos’) está siendo investigado por la Comisión de la Buena Práctica Comercial. Parece que el uso del calificativo “dinámico” es incompatible con “lo sentimos pero nos jugamos los ahorros que nos confiaron en activos titulizados o CDOs que han perdido un uno por ciento de su valor”. O un siete. O un veinte. En aras de la verdad, no se lo podría afirmar con entera seguridad.

Pero no se preocupe. Peor ha sido lo que ha ocurrido con nuestro Vehículo Especial o SIV, que, funcionalmente hablando, podríamos decir que ha… ¿desaparecido? Según nos informan nuestros consultores externos, “parecía diseñado por un adolescente puesto de éxtasis hasta las trancas después de ver uno de esos documentales televisivos sobre la obra de Frank Gehry”. Es verdad. Nuestros activos off-balance habían llegado a su límite de financiación ajena y ahora, cada vez que intentamos valorarlos, descubrimos que realmente hay cosas que, literalmente, no tienen precio. Nuestra única inversión que ha hecho dinero en diciembre ha sido la posición comprada que mantuvimos en entradas para el concierto de Led Zeppelin.

La supervivencia

Pese a ello, podemos afirmar sin rubor que estamos orgullosos, extasiados y, sobre todo, completamente atónitos al poder informarles que, aun así, nuestro fondo continúa pavoneándose por la pista del baile financiero, una pista que cada día parece más un campo de batalla justo después del combate.

Cierto, hemos tenido un tropiezo que amenaza con revelar mucho más sobre nosotros y nuestra capacidad de gestión de lo que nunca habría hecho el dinero. Incluso podría parecer que este aire incierto y nebuloso que nos damos se debe más al séptimo daiquiri de plátano que ha caído hoy que al colapso de los tipos en el interbancario de final de año. Pero estamos vivos y coleando, y podemos oír la música, aunque suene cada vez más como una marcha fúnebre.

Sinceramente. Más de una vez se nos ha pasado por la cabeza dejar un montón de ropa en la orilla de la playa, montarnos en un kayak de bonito color rojo y comenzar a palear durante cinco años. ¿Les he comentado lo bonito que es Panamá para una jubilación tranquila? Es una pena que perdiéramos el remo cuando encaramos la cala de los SIV hace algunos meses.

Reestructuración de plantilla

Dicen que, si pagas cacahuetes, sólo vendrán los monos a trabajar contigo. No se lo crean. Desde la creación del fondo, hemos pagado a nuestros traders como si fueran competentes, sólo para darnos cuenta de que eran monos que consumían un 11,5% del fondo al año ante la ausencia de rendimientos positivos.

Hemos decidido, por tanto, tirar la casa por la ventana y ofrecer plátanos para ver si captamos algún que otro chimpancé. Pero no un chimpancé cualquiera. Chimpancés competentes, de esos que humillan a nuestros escolares en los programas de memoria televisivos. Al menos pueden comprar y vender a la vez que se comen su plátano, mientras que Bob, nuestro recién despedido trader de bonos hipotecarios, apenas era capaz de andar y comer un chicle sin destrozar simultáneamente la cuenta de resultados apostando erróneamente sobre alguna titulización hipotecaria subprime.

Pensamos que, al menos, la capacidad de memoria de los chimpancés les permitirá recordar hechos como la crisis rusa o el colapso del Long Term Capital Management, a los hacen referencia todos los libros de historia financiera. Es imposible que lo hagan peor que aquellos que decidieron apostar por la solvencia de los aseguradores de bonos estadounidenses el pasado mes.

El futuro

Aunque parezca mentira, mantenemos el optimismo respecto al año que está a punto de comenzar. Tal posicionamiento vital se debe a que, mientras que Papá Noel sólo baja por la chimenea una vez al año con su saco lleno de regalos, el helicóptero Bernanke vuela cada seis semanas e inunda el mercado con montañas de liquidez bajo la forma de menores tipos de interés.

Dios salve a las lumbreras monetarias de la Reserva Federal. Como habría cantado, sin duda, de haber conocido nuestra apremiante situación, la nominada a los Grammy Rihanna, “van a bajar los tipos de interés siempre, ahora que llueve más que nunca, y así podremos protegernos bajo el paraguas de Ben, eh, eh, eh”.

No como esos fascistas monetarios del BCE. Sólo porque la inflación está en máximos de seis años y el crecimiento de la masa monetaria en circulación se halla al nivel más alto en las últimas tres décadas, no sólo se niegan a abaratar el precio del dinero sino que lo hacen pese a nuestro sollozante coro de súplicas. ¿Cómo pueden contemplar una subida de tipos de interés en un entorno como el actual?

Despedida

Un aviso final. Esta época del año es, con carácter general, muy complicada de agenda para nosotros. Los brokers con los que trabajamos aprovechan la cercanía de las fiestas para invitarnos a los locales más in de la ciudad y servirnos una copa tras otra como agradecimiento por el negocio del año que concluye y anticipo del que está a punto de comenzar.

Sin embargo, este año, y ya resulta raro, el teléfono apenas ha sonado y no hemos recibido invitaciones de relevancia. Parece que los responsables de nuestra cuenta están demasiado ocupados dorando la píldora a sus nuevos clientes en Dubai, Singapur, Shangai o Abu Dhabi como para preocuparse de sus gestores de hedge funds favoritos.

Bien. Ellos se lo pierden. Luego no vengan lamentándose cuando la combinación de, por una parte, el colapso en sus cotizaciones y, por otra, la devaluación del dólar haga de sus instituciones pasto de la voracidad de unos fondos soberanos alimentados por la gasolina inagotable de los petrodólares.

Atentamente le saluda,

Su gestor de fondos.

martes, abril 1

Carta abierta a un inversor I

Encontré por casualidad en El Confidencial esta carta que Mark Gilbert escribió en Bloomberg en agosto de 2007.
¡¡Impresionante!!

Querido inversor:

Aprovecho estas líneas para poner en su conocimiento cuál ha sido el comportamiento reciente de nuestro hedge fund: Short-Term Capital Mismanagement LLP.

Como bien sabe, la selección de valores dentro del fondo se rige por un modelo de inversión desarrollado internamente, que hemos bautizado con el nombre de "la diana". Una vez que se ha decidido la asignación de activos, el stock picking se obtiene digitalizando los resultados de nuestro exclusivo modelo cúbico-hexagonal.

Desafortunadamente, parece que nuestro modelo de selección no era tan exclusivo como parecía. Cientos de hedges manejaban idénticos mecanismos lo que, en términos financieros, se entiende como crowded trade que también se puede traducir como "el proceso de subirse al vagón que se encamina directo a estrellarse contra la pared".

Una vez que se colapsó nuestra generación de alfa, la beta pasó a ser negativa, nuestra cobertura de la delta se envenenó y, créame, mejor que no le cuente lo que ha ocurrido con la gamma. Ni siquiera podemos encontrar las epsilons, que han desaparecido misteriosamente.

Los precios

Siempre hemos creído que la exactitud en los precios debía ser una pieza esencial para evaluar nuestras estrategias de inversión. Sin embargo, se ha convertido en un hándicap más en los últimos días.

Inicialmente nos fiamos de Bob, el vendedor del Hokey-Cokey Bank, que nos aseguró que los títulos de la cartera aún conservaban el 100% de su valor. Todo marchaba bien. (Le recuerdo que Bob fue el banquero que en su día nos vendió un cerro de Collateral Debt Obligations o activos titulizados). Bob sabía de qué hablaba. Pero en los últimos días parece que Bob ha sufrido una pequeña crisis nerviosa, a juzgar por las risitas histéricas con las que recibió nuestra solicitud de actualización de precios remitida esta misma semana.

Desafortunadamente, nuestros esfuerzos por implantar un esquema de valoración interna de los CDOs que Bob nos vendiera, usando la tradicional técnica conocida como "maquillaje", no han funcionado.

El caso es que todas las carteras que manejamos se encuentran bajo un proceso severo de revisión conocido como "crucemos los dedos y pidamos a Dios que no tengamos que salir al mercado a pedir precio para nuestra posiciones", proceso que se complementa con un estudio estadístico inter-mercados, inicialmente desarrollado por el ejercito de los Estados Unidos, y que responde al nombre "ni digas, ni preguntes".

Lo cierto es que este desajuste del no mercado, o "unmarking-to-unmarket", ha sido la pauta de actuación del conjunto de la industria las últimas, ummmm, 72 horas.

Las agencias de rating

Por supuesto, hemos contactado con las agencias de rating para actualizar nuestro riesgo de impago, en concreto, en las inversiones de más calidad o triple A que manejamos. Amablemente nos han recomendado el uso de un método de predicción estocástica que permite obtener una regresión a hoy del nivel de bajadas de rating de los últimos 100 años y proyectar los resultados para predecir lo que ocurrirá en los próximos cinco minutos. Aunque técnicamente este método se conoce como inducción, los menos familiarizados con las técnicas cuantitativas lo podrán identificar con "sacar un dedo al aire".

No obstante, tenemos el placer de comunicarle que, al contrario de lo que los precios de mercado actuales parecen indicar, todas nuestras inversiones triple A mantienen dicha categoría. Eso sí, siempre que el comportamiento futuro del activo usado como garantía se comporte de acuerdo con sus patrones históricos. En caso contrario, las agencias ya nos anticipado que nuestras posiciones serán, casi con toda seguridad, reclasificadas como "chicharros".

La financiación y la liquidez

También hemos llevado a cabo un proceso de chequeo de nuestras líneas crediticias con nuestros amigos de la banca de inversión. Tan pronto respondan a nuestras llamadas, le informaremos acerca de cuál es la posición real de liquidez del fondo. Estamos convencidos de que no va a haber ninguna sorpresa.

Algunos de Uds. se han dirigido a nosotros solicitando el reembolso de sus participaciones, citando los derechos que figuran en la documentación que firmaron al suscribir el fondo. Sinceramente, ni se nos había pasado por la cabeza que llegaran a leer el prospecto, que venía configurado en el software Microsoft Hedge-Fund que rige la industria. Ni siquiera sabíamos con exactitud que querían decir esas parrafadas.

No obstante, sus solicitudes han pasado a formar parte de una carpeta de atención especial que hemos denominado provisionalmente como "basura". No se puede imaginar cuáles serían para Ud. como inversor las consecuencias de vender todas esas posiciones en el mercado en los tiempos que corren a los precios actuales. Olvídelo. De verdad que, con el tiempo, nos lo agradecerá.

Nuevos partícipes

Por cierto, y hablando de locura de precios, no queremos ser menos que Goldman y hemos invitado a algunos de nuestros colegas más ricos a que entren en el fondo y participen de esta oportunidad única en la vida. Cuidado. No se trata de un rescate. Ni se le pase por la cabeza. Es una oportunidad. No un rescate. Repita conmigo: una o-por-tu-ni-dad.

Tal es así que hemos decidido renunciar a nuestra comisión de gestión anual y a la mitad de las comisiones de éxito del fondo, siempre que el fondo llegue a tener éxito algún día, claro está.
Querido inversor, si desea participar de esta oportunidad histórica no tiene más que enviarnos más dinero en los mismos términos que hemos acordado para los nuevos inversores.

Despedida

Por último, unas palabras de agradecimiento para todos aquellos de vosotros que os habéis preocupado de mi situación financiera personal. El seguro cubre todos los riesgos personales en los que pueda incurrir. Y mi Bentley Continental lo pagué con la comisión de entrada que le cargué cuando envió sus primeros ahorros al fondo. Eso me permite tener la libertad de llegar cuando quiera a la oficina, vestido como me dé la gana, para ignorar sus llamadas y correos electrónicos.

Sinceramente,

Su gestor.

Free counter and web stats