Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

sábado, enero 30

El sacrificio y la bendición

(Una historia de Claudio Coelho publicada el 4 de noviembre de 2007 en el XLSemanal)

Un hombre prometió cargar una cruz hasta lo alto de un monte si se le concedía determinado deseo.

Dios escuchó su petición y el hombre encargó que le hicieran una cruz. A continuación emprendió el camino. Pasados algunos días, le pareció que la cruz pesaba más de lo que esperaba y, con un serrucho que le prestaron, cortó buena parte de la madera. Al llegar a la cima vio que, separada por una quiebra en la tierra, había otra montaña.

De ese lado todo era paz y tranquilidad… pero le hacía falta un puente para llegar hasta allí.
Quiso servirse de la cruz, pero resultó corta.

Y entonces se dio cuenta: el pedazo que había cortado era exactamente lo que faltaba para poder cruzar aquel abismo.

Etiquetas:

viernes, enero 29

Soja de mil maneras

(Leído en un suplemento del fin de semana hace relativamente poco...no, no me lo apunté)

Notas útiles a la hora de incluir la soja en la dieta:

Se trata de una legumbre, así que puede prepararse hervida, igual que las lentejas o los garbanzos.

El miso es una pasta de soja fermentada, con sal, y a veces arroz. Con ella se puede preparar una sabrosa sopa. También se sirve como acompañamiento del arroz.

El tofu o "queso" de la soja es una cuajada de textura compacta que se elabora con las semillas de esta planta. Puede prepararse de muchas formas: a la plancha, estofado, al vapor, en sopa, rebozado,...

El seitán tiene un aspecto parecido al de la carne y se prepara como si lo fuera.

El tamari funciona como una salsa que puede agregarse a muchos platos. Hay que usarlo con cuidado porque tiene un sabor fuerte.

Etiquetas:

jueves, enero 28

Una bonita declaración de amor

(Aparece en una película, pero fue en un suplemento dominical de El Mundo donde leí la primera referencia a este texto).

En la película Robin y Marian (Richard Lester, 1976), el personaje de Audrey Hepburn hace una declaración de amor sencillamente preciosa:

"Te amo. Te amo más que a todo, más que a los niños, más que a los campos que planté con mis manos, más que a la plegaria de la mañana o que a la paz, más que a nuestros alimentos; te amo más que al amor o a la alegría o a la vida entera. Te amo... más que a Dios".

Etiquetas:

miércoles, enero 27

Unamuno: modestia aparte

(Después dicen que la modestia es la virtud de los que no tienen otra.)

Presidía el Rey Alfonso XIII, la entrega de la Cruz de Alfonso XII al Rector de la Universidad de Salamanca, Don Miguel de Unamuno, cuyo ingenio era de sobra conocido por todo el mundo.

Una vez hecha entrega de la Cruz, Don Miguel se dispuso a decir unas palabras para todos los presentes:
- Quiero agradecer a su Majestad esta distinción que tanto me merezco ...
Conocida la socarronería del Rector de Salamanca, al finalizar el acto, Su Majestad se acercó a Don Miguel y le dijo, no sin cierta ironía:
- De la gran cantidad de distinciones que he entregado usted es el único que ha dicho que verdaderamente se la merece. Todo el mundo que la recibe, la agradece pero dice no merecerla.
El ilustre catedrático no pudo por menos que decir:
- y dicen bien, Majestad.

lunes, enero 25

Un par de historias

(Un par de historias de Claudio Coelho en el XLSemanal del 3 de mayo del año pasado)

Moisés divide las aguas
«A veces, la gente se acostumbra tanto a lo que ve en las películas que acaba olvidando la historia auténtica», me dijo un amigo mientras contemplábamos juntos el puerto de Sídney. «¿Te acuerdas de la escena cumbre de Los diez mandamientos?»

Claro que me acordaba. En un momento dado, Moisés, interpretado por Charlton Heston, alza su bastón, las aguas se separan y el pueblo hebreo atraviesa el mar a pie. «En la Biblia es diferente», continuó mi amigo. «Dios le ordena a Moisés: `Di a los hijos de Israel que se pongan en camino´. Y sólo cuando han comenzado a andar, levanta Moisés su bastón y se abre el mar Rojo.» Sólo el valor ante la adversidad hace que se nos muestre el camino.

San Agustín y la lógica
San Agustín se convirtió ante una simple señal. Durante años buscó en diversas corrientes filosóficas la respuesta al sentido de la vida. Cierta tarde, en el jardín de su casa, en Milán, reflexionaba sobre el fracaso de toda su búsqueda. En ese momento escuchó a un niño que
cantaba en la calle: «¡Toma y lee! ¡Toma y lee!».

A pesar de ser un hombre que siempre se guio por la lógica, en aquella ocasión se dejó llevar por un impulso y abrió el libro que le quedaba más cerca. Era la Biblia, donde leyó un fragmento de San Pablo en el que aparecían las respuestas que buscaba. Desde aquel día, la lógica de Agustín cedió un espacio a la fe, para que ésta también pudiese participar en sus reflexiones, y de esta manera llegaría a ser uno de los mayores teólogos de la Iglesia.

Etiquetas:

domingo, enero 24

Pequeñas historias que hacen Historia: derribando el muro

(Un artículo de Carlos Salas en el Magazine del 11 de octubre del año pasado)

Riccardo Erhman ya estaba despierto cuando sonó el teléfono. "Señor Ehrman", dijo una voz del Ministerio de Asuntos Exteriores, «esta tarde a las seis hay una rueda de prensa».

El reportero tomó nota y al poco de colgar se quedó pensando sobre qué trataría la rueda de prensa. Los periodistas siempre iban a esos encuentros sin tener ni idea del tema informativo, pero la mayoría se imaginaba que iban a recibir un comunicado aburrido de un miembro del Politburó de la República Democrática Alemana. Sin embargo, esta vez algo llamó su atención. Aquel emisario del Gobierno había enfatizado ciertas palabras. Dijo: "Es muy importante". ¿Qué podía ser tan importante?

Era 9 de noviembre de 1989. Tomó su coche pasadas las cinco de la tarde y se dirigió confiado al Centro Internacional de Prensa, situado en Berlín Oriental. Esperaba encontrar aparcamiento fácilmente.

Desde 1985, Riccardo trabajaba y vivía en Berlín Oriental como corresponsal de la agencia italiana de noticias Ansa. "Me enviaron allí porque era de los pocos que sabía hablar alemán", recuerda hoy este octogenario afincado en Madrid.

Ehrman no era, desde luego, un apellido calabrés. Sonaba más bien a alemán, pero, en realidad, su origen era polaco. "Mis padres eran judíos polacos", afirma el periodista. «Mi madre había estudiado en la universidad, en Viena, y mi padre, en Berlín. Por eso sabían alemán. Además, mi niñera había sido alemana», recuerda con nitidez.

Los padres de Riccardo quedaron enamorados de Florencia mientras viajaban de luna de miel, así que se dijeron: "Nos quedamos aquí". Si no hubieran tomado esa decisión, quién sabe, nuestro hombre no habría nacido en Italia en 1929, no habría estado en un campo de concentración, no habría trabajado para Ansa, no le habrían enviado a Berlín, y no habría hecho una pregunta que cambió el curso del planeta. Pero...

No era la primera vez que Riccardo había sido enviado a Berlín. En 1976, mientras trabajaba como corresponsal de Ansa en Ottawa, capital de Canadá, cubriendo toda Norteamérica, la agencia le pidió que fuera a Berlín, ya que hablaba alemán. Pero no era tan fácil entrar en territorio comanche. "Como mi anterior estancia había sido Norteamérica, los burócratas de la RDA demoraron la concesión de la visa varios meses para estudiar mi caso", explica el enviado especial, que quedó confinado dos meses en Roma a la espera del permiso. Fue allí, en 1976, cuando se encontró con una mujer española, manchega, de Guadalajara. Riccardo se enamoró y le dijo que lo acompañara a Berlín.

Por fin, el Gobierno de la RDA le concedió la visa. "Le damos la bienvenida porque usted es judío y, por tanto, antifascista", le dijeron. "Para ellos, lo máximo era ser comunista, y como yo no lo era, entonces por lo menos me calificaron de antifascista". Así que estuvo unos años en Berlín, haciendo periodismo rutinario. Aprovechó para casarse con la española en 1981 y, posteriormente, lo trasladaron a India. Pero, en 1985, algún jefe de su agencia pensó que el centro de Europa comenzaba a agitarse, y había que tener a una persona germanoparlante en Berlín Este, el Berlín comunista. Ehrman regresó a la ciudad. Claro que, si quería informar acerca de la RDA, tenía que vivir en la zona comunista.

¿Cómo era la vida en la Alemania del Este? "No todo en la RDA era negativo porque no existía desempleo, no había mendigos. Todos tenían un trabajo y una casa. Que el trabajo fuera miserable o de poca monta, es probable, pero todos tenían un salario. Los precios eran muy bajos porque eran artificiales, pues el Estado era el único productor y el único vendedor. Todas las tiendas eran del Estado".

La gente que conseguía divisas podía comprar bagatelas occidentales –como perfumes o güisqui– en los almacenes Intershop, y aquí, según Riccardo, es donde se notaba la diferencia entre ser un miembro del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED), y un pelanas. "Era un poco inmoral", califica.

Aquel 9 de noviembre de 1989, Ehrman se dirigió en su vehículo al centro de prensa y pronto se dio cuenta de que sus cálculos habían fallado. No había dónde aparcar. Todas las aceras estaban llenas de coches estacionados, de modo que se pasó un buen rato dando vueltas. Cuando llegó al centro de prensa pasadas las seis de la tarde, la conferencia ya había comenzado: no le quedó más remedio que sentarse en la tarima, cerca del orador.

Estaba hablando Gunter Schabowski, alto miembro del Politburó y uno de los comunistas más poderosos de Berlín. Era un hombre moreno, sobrado de carnes, que había ido escalando puestos gracias a su gran dominio de los pernos que movían la maquinaria del partido en la capital. Los dos, funcionario y periodista, se conocían a fondo de tantas ruedas de prensa que habían compartido. A Schabowski no se le pasó por alto que Ehrman había levantado la mano para hacer preguntas desde el mismo momento en que entró en la sala. Incorregible este periodista italiano. "No me hacía caso", recuerda hoy el protagonista. "Me pasé todo el tiempo con la mano en alto pidiendo la palabra, pero no me hacía caso»"

El motivo de la rueda de prensa consistía en comunicar que el Gobierno de la RDA iba a permitir que los ciudadanos alemanes del Este pudieran viajar con más facilidad al Oeste. Mientras Schabowski desgranaba este anuncio, los periodistas ni siquiera levantaron una ceja, porque no era la primera vez que éste les 'vendía la moto'. "Muchas veces, el régimen había hecho anuncios parecidos que después resultaban totalmente falsos. Siempre anunciaban que los ciudadanos de la RDA podían viajar pidiendo un pasaporte y obteniendo un visado. Pero obtener un pasaporte era casi imposible, y un visado, totalmente imposible. Entonces, todo era una mentira".

Además, para pedir esos documentos, un ciudadano tenía que acudir a la Volkspolizei (la policía del pueblo), y allí le preguntaban que para qué quería el pasaporte y el visado. "Porque quiero ir al Oeste", respondía incauto. "En ese momento, le ponían en una lista negra. Y había poca gente que tenía el coraje de pedirlo".

Schabowski casi había terminado su disertación y la mano de Ehrman seguía allí, erguida. "Está bien", dijo el funcionario, "vamos a ver qué tiene que preguntar nuestro colega italiano".

Entonces, el corresponsal le inquirió en voz alta: "Señor Schabowski, ¿cree usted que fue un error introducir la Ley de Viajes hace unos días?". Ehrman se refería a una ley de permisos de viaje muy confusa que había provocado un éxodo de miles de alemanes a través de las fronteras de Checoslovaquia y Hungría.

"Schabowski se puso nervioso", recuerda. Entonces, sacó unos papeles del bolsillo, y repitió que, para evitar más líos, los ciudadanos de la RDA podrían ir al Oeste, esta vez sin pasaporte ni visado: sólo mostrando el carné de identidad o un documento parecido. En ese momento, Ehrman no le dejó tomar aire y preguntó: "Ab wann?" (¿a partir de cuándo?). Schabowski volvió a consultar los papeles y, sin mirarle a la cara, respondió. "Ab sofort" (inmediatamente).

Esta vez, quien se quedó sin aire fue Riccardo Ehrman. "En ese momento, me di cuenta de que el Muro había caído". Pero entonces sucedió algo que no había previsto, algo que no podía creer. Como su pregunta era la última, se acabó la rueda de prensa y todos los periodistas empezaron a recoger con parsimonia sus papeles y sus cámaras. "Lo que todavía me sorprende, después de 20 años, es que ninguno de los compañeros presentes, que eran muchos, se diera cuenta del verdadero significado de estas palabras", afirma Ehrman.

¡Extra, extra! Ehrman salió corriendo a transmitir su mensaje. "Esto es un flash informativo", gritó por teléfono a la central de su agencia en Roma: "¡Ha caído el Muro de Berlín!". Al otro lado del teléfono, Ehrman escuchó voces apagadas entre las que distinguió la de un jefe que decía: "Riccardo se ha vuelto loco".

La noticia era tan inverosímil, que en la agencia esperaron unos minutos para comprobar si otra agencia se sumaba al carro del 'notición'. ¡Unos minutos! Para una agencia, unos minutos eso puede ser el fin de su exclusiva. Al final, el director gritó: "Debe ser verdad: ¡vamos con la noticia!". Ansa dio la exclusiva, y 31 minutos después la siguieron otras agencias. El Muro ya estaba derribándose. "Riccardo no estaba tan loco", dice sonriendo con malicia el periodista de Ansa.

Lleno de curiosidad, Ehrman tomó su vehículo y se dirigió a uno de los pasos fronterizos para comprobar qué estaba pasando. Ya era noche cerrada, pero miles de germano-orientales se estaban agolpando en los puestos de policía de la frontera. Ehrman estaba junto al puesto de la estación de ferrocarriles de la avenida Friedrichstrasse. Los alemanes estaban riendo. Uno de ellos reconoció a Ehrman y gritó: "¡Es el tipo que hizo la pregunta!". Inmediatamente, la multitud fue hacia Ehrman y le levantó en brazos. Sólo entonces, se dio cuenta de que la rueda de prensa había sido televisada y de que muchos alemanes vieron en directo cómo un periodista hacía la pregunta clave.

"Lo importante no fue mi pregunta, sino la respuesta", dice hoy con modestia. "Cuando escuché las palabras de Schabowski, creí que había caído el Muro. Fui un miope. No me di cuenta de que, en realidad, estaba cambiando el mundo".

viernes, enero 22

Huelgas, controladores y lecciones desde el otro lado del Atlántico

(Esta información está extraída de la columna de Pablo Rodriguez Suanzes del suplemento económico de El Mundo del 10 de enero y de la página http://lost.in/SM. Ahora que tenemos un problema parecido, creo que es bueno recordar como hay sitios donde lo de ceder al chantaje no es una costumbre).

"El tema más polémico del mes de diciembre ha sido el de los controladores aéreos, su sueldo y su derecho a la huelga. Sin controladores, los aeropuertos no pueden funcionar. Además, su puesto, por formación y responsabilidad, no puede ser cubierto fácilmente. ¿Se saldrán con la suya entonces? Quizás no. Recordemos un poco de historia reciente.

El sistema norteamericano de navegación aérea incluía unos 17.000 controladores aéreos, organizados en la Asociación Profesional de Controladores Aéreos (PATCO en sus siglas inglesas). Cuando sus demandas salariales y laborales (menos horas de trabajo y una edad de jubilación más temprana entre otras) fueron rechazadas, los miembros de la asociación se irritaron bastante. Hay que decir que algunas de sus peticiones eran legítimas, como la petición de un sistema de control más moderno. Además, desde mucho tiempo antes, los estadounidenses se mostraban bastante comprensivos con las peticiones sindicales , con lo que se asumió que la PATCO conseguiría sus demandas gracias al apoyo popular.

Así, el 3 de agosto de 1981, más de 13.000 controladores de EEUU se pusieron en huelga para reclamar una subida de sueldo, jornadas laborales más cortas y derecho a una pensión completa tras 20 años de trabajo. Como consecuencia inmediata del anuncio de la huelga, el caos se adueñó de la red completa de trasnporte en los E.E.U.U. La dirección se las arregló para cubrir los huecos (controlando ellos mismos el tráfico aéreo en la mayoría de los casos) y las aerolíneas pudieron operar al 70% de su capacidad. Pero si PATCO pensaba que el presidente Reagan cedería ante el posible impacto de una crisis prolongada en la economía norteamericana estaban muy equivocados. Por añadidura, los miembros de PATCO desafiaban totalmente la ley federal que prohibe las huelgas de los empleados federales. Cada controlador había prestado juramento de no hacer huelga cuando había sido contratado.

El presidente, Ronald Reagan, había declarado ya en su toma de posesión que el gobierno no era la solución de los problemas de la nación sino su mayor causa. Uno de sus héroes siempre había sido Calvin Coolidge, con el que compartía su creencia en las virtudes del trabajo duro, la frugalidad y el deber cumplido. Coolidge, como gobernador de Masachusets, había sacado a la Guardia Nacional a la calle ante una huelga de policías en Boston. "No hay derecho de huelga contra la seguridad ciudadana para nadie, en ningún sitio y en ningún momento", decía. Reagan también creía, como Coolidge, que los juramentos hay que cumplirlos así que actuó rápido: con el respaldo del secretario de transporte (Drew Lewis), les dio 48 horas para volver a sus puestos. No lo hicieron, así que Reagan despidió, sin pestañear, a 11.000 de ellos.

En sus memorias, Reagan comentó que su acción convenció a los potenciales incrédulos que realmente hacía lo que decía. A otro nivel, su decisión también convenció a los Soviéticos de que era un lider decisivo.

Para disgusto de los huelguistas y la sorpresa de casi todo el mundo, los planes de contingencia de la FAA funcionaron sin problemas, minimizando los efectos de la huelga. Un contingente de emergencia de novecientos controladores militares, unidos a los dos mil profesionales que no fueron a la huelga y a unos tres mil supervisores, se encargó desde entonces del tráfico áreo del país restableciendo la normalidad en poco tiempo. La Autoridad Federal ordenó a las aerolíneas que redujeran el tráfico en los mayores aeropuertos en un 50% durante las horas punta por razones de seguridad. Además, casi sesenta aeropuertos pequeños fueron cerrados indefinidamente.

Ese mismo año, la escuela de formación de Oklahoma admitió a 5.500 candidatos, cuando lo habitual eran 1.500 por cada curso de 17 a 21 semanas. Además, en menos de un mes había más de 45.000 nuevas solicitudes. Los huelguistas habían predicho la falta de seguridad que podían provocar las jornadas de hasta 60 horas semanales del personal de contingencia, pero la limitación del tráfico aéreo y los esfuerzos extra de control de los trenta y tres mil miembros de la Asociación de Pilotos minimizó el riesgo de una "lluvia de aluminio", como llamaban eufimísticamente a los accidentes aéreos. En poco tiempo, alrededor del 80% de los vuelos recuperó la normalidad, mientras que el tráfico de mercancías permaneció inalterado.

Por si sirve de aviso a navegantes, los estadounidenses apoyaron en masa al presidente, convencidos de la validez de los principios frente a las amenazas y la intimidación. Este hecho, además, estableció el nivel de la legislatura, demostrando que hacer lo correcto podía ser políticamente ventajoso.

La historia de los controladores despedidos es muy famosa. Sin embargo, lo que es menos conocido es que, además del despido, Reagan impuso un veto de por vida a los once mil controladores. Se amparó en la ley de 1955 antes mencionada (confirmada por el Tribunal Supremo) que prohibía las huelgas de los empleados federales (carteros, controladores, bibliotecarios), pero que no había logrado evitarlas en años anteriores. En 1993, Bill Clinton revocó la sanción vitalicia, pero los despedidos en 1981 no han recuperado sus empleos pese a que siguen litigando.

miércoles, enero 20

A cada cual su cruz

(Una historia de Claudio Coelho publicada el 4 de noviembre de 2007 en el XLSemanal)

En cierto pueblecito de Umbría (Italia), un hombre se quejaba de su suerte. Era cristiano, y encontraba su cruz demasiado pesada. Una noche, antes de dormir, rezó para que Dios le permitiese cambiar de fardo.

Esta misma noche tuvo un sueño: el Señor lo conducía hasta un depósito. «Puedes hacer el cambio», le decía luego. El hombre vio cruces de todos los tamaños y pesos, con los nombres de sus dueños. Escogió una cruz de tamaño medio, pero al ver que tenía grabado el nombre de un amigo, desistió de ella.

Finalmente, y ya que Dios lo permitía, eligió la cruz más pequeña de todas. Para su gran sorpresa, en ésta estaba grabado su propio nombre.

Etiquetas:

lunes, enero 18

Un poco de mitología griega: Sileno

(Sacado de la wikipedia, principalmente)

En la mitología griega Sileno era un viejo sátiro, dios menor de la embriaguez. Era el padre adoptivo, preceptor y leal compañero de Dioniso, el dios del vino, al tiempo que era descrito como el más viejo, sabio y borracho de sus seguidores. Su equivalente en la mitología romana era Silvano, cuyo nombre significa simplemente «de los bosques», y en la mitología etrusca Selvans.

Sileno suele considerarse hijo de Hermes, como sucede con la mayoría de los sátiros, pero en otras tradiciones se le hace hijo de Pan con una ninfa, o de Pan con Gea. Como con Dioniso, se situaba su lugar de nacimiento en Nisa (Asia).

Sileno conocido por sus excesos con el alcohol, pues su amor por el vino era su pasión. Por ello solía estar borracho y tenía que ser sostenido por otros sátiros o llevado en burro. Sin embargo los de su raza no podían seguir bebiendo indefinidamente como habrían querido, pues eran mortales como se deduce de sus tumbas, halladas tanto en la tierra de los hebreos como en Pérgamo.

Se decía que cuando estaba ebrio Sileno poseía una sabiduría especial y el don de la profecía. El rey frigio Midas estaba ansioso por aprender de Sileno y capturó al anciano echando licor a una fuente de la que Sileno solía beber. Cuando cayó dormido, los sirvientes del rey le agarraron y llevaron a su señor. Sileno compartió con el rey una filosofía pesimista: que lo mejor para un hombre es no nacer, y que si nacía, debía morir lo más pronto posible. También se cuenta que Sileno había sido capturado por dos pastores, a los que obsequió con historias asombrosas.

Una tercera versión alternativa cuenta que, tras la muerte de Orfeo, Dioniso marchó a Frigia (algunos dicen que de camino a la India) seguido de su habitual séquito de sátiros y ménades, del que formaba parte Sileno. Éste, abrumado por la vejez y el vino, terminó por perderse y fue capturado por campesinos, quienes le llevaron ante el rey Midas, quien ya le conocía y se alegró mucho al verlo, pues tenía así la ocasión de celebrar una alegre fiesta. Se cuenta que Sileno y el rey (otro amante del vino) estuvieron diez días y diez noches de fiesta, tras los cuales el anciano fue devuelto a Dioniso. Éste concedió un deseo a Midas en agradecimiento a su hospitalidad hacia su padre adoptivo. El rey pidió entonces el don de transformar en oro todo lo que tocase. Pronto descubrió, sin embargo, que este nuevo y extraño poder no le permitía alimentarse y lo condenaba a sufrir hambre. Le rogó entonces al dios que lo liberara de ese espléndido don. Dioniso le dijo que se bañara en las aguas del Pactolo (río tributario del Hermo en Meonia), que se puso dorado cuando Midas entró en él.

Sileno contaba (aunque puede que lo soñase) que protegió al infante Dioniso de la ira de Hera, y que luego le ayudó durante la Gigantomaquia, matando al gigante Encélado, a quien se suele creer que aniquiló Atenea arrojándole encima la isla de Sicilia. Más tarde, persiguiendo a los piratas que había atacado a Dioniso, Sileno llegó a la isla que habitaba Polifemo. Allí fue apresado por los Cíclopes y hecho su sirviente, y allí seguía cuando Ulises fue desviado por las tormentas a la isla, donde terminaría cegando a Polifemo para escapar.

Se le atribuye, junto con Marsias, la invención de la flauta, así como de una danza particular, llamada en su honor el sileno.

En la sátira de Eurípides "Los cíclopes", Sileno es abandonado con los sátiros en Sicilia, donde han sido esclavizados por los cíclopes. Esta historia es, básicamente, una versión teatral del libro IX de la Odisea de Homero, donde Sileno se refiere a los sátiros como sus hijos.

Etiquetas:

sábado, enero 16

El juglar de Nuestra Señora

(Leyenda contada por Claudio Coelho en un XLSemanal de diciembre del 2007)

Cuenta una leyenda que, en el país que hoy conocemos como Austria, era costumbre que la familia Burckhard (compuesta por un hombre, una mujer y un niño) animase las ferias navideñas recitando poesías, cantando baladas de antiguos trovadores y haciendo malabarismos que divertían a todo el mundo. Por supuesto, nunca sobraba dinero para comprar regalos, pero el hombre siempre le decía a su hijo:

–¿Tú sabes por qué el saco de Papá Noel nunca termina de vaciarse, con la de niños que hay en el mundo? Pues porque, aunque está lleno de juguetes, a veces también deben entregarse algunas cosas más importantes, que son los llamados 'regalos invisibles'. A un hogar dividido, él lleva armonía y paz en la noche más santa del año cristiano. Donde falta amor, él deposita una semilla de fe en el corazón de los niños. Donde el futuro parece negro e incierto, él lleva la esperanza. En nuestro caso, cuando Papá Noel nos viene a visitar, al día siguiente todos nos sentimos contentos por continuar vivos y por poder realizar nuestro trabajo, que es el de alegrar a las personas. Que esto nunca se te olvide.

Pasó el tiempo, el niño se transformó en un muchacho, y cierto día la familia pasó por delante de la imponente abadía de Melk, que acababa de ser construida.

–Padre, ¿recuerda usted que hace muchos años me contó la historia de Papá Noel y sus 'regalos invisibles'? Creo que cierta vez yo recibí uno de estos regalos: la vocación de hacerme religioso. ¿Le contrariaría mucho a usted si en este momento diera el primer paso hacia lo que siempre he soñado?

Aunque la compañía de su hijo les hacía mucha falta, los padres comprendieron y respetaron su deseo. Llamaron a la puerta del convento y fueron recibidos con generosidad y amor por los monjes, que aceptaron al joven Buckhard como novicio.

Llegó la víspera de la Navidad y, justamente ese día, se obró en Melk un milagro muy especial: Nuestra Señora, llevando al Niño Jesús en brazos, decidió bajar a la Tierra para visitar el monasterio.

Sin poder disimular su orgullo, todos los religiosos hicieron una gran fila, y cada uno de ellos se iba postrando ante la Virgen, procurando homenajear a la Madre y al Niño. Uno de ellos les mostró las bellas pinturas que decoraban el local, otro les llevó un ejemplar de una Biblia que había requerido cien años de trabajo para ser manuscrita e ilustrada, y un tercero recitó de corrido el nombre de todos los santos.

Al final de la fila, el joven Buckhard aguardaba ansioso. Sus padres eran personas simples, y sólo le habían enseñado a lanzar bolas a lo alto para hacer con ellas algunos malabares.

Cuando le tocó el turno, los otros religiosos querían poner fin a los homenajes, pues el antiguo malabarista no tenía nada importante que decir y podría dañar la imagen del convento. Sin embargo, también él sentía en lo más hondo una fuerte necesidad de ofrecerles a Jesús y a la Virgen algo de sí mismo.

Avergonzado, sintiendo la mirada recriminatoria de sus hermanos, se sacó algunas naranjas de los bolsillos y comenzó a arrojarlas hacia arriba para atraparlas a continuación, creando un bonito círculo en el aire, al igual que solía hacer cuando él y su familia caminaban por las ferias de la región.

Fue sólo entonces cuando el Niño Jesús empezó a aplaudir de alegría en el regazo de Nuestra Señora. Y fue sólo a este muchacho a quien la Virgen María le extendió los brazos y le permitió sostener durante un tiempo al Niño, que no dejaba de sonreír.

La leyenda termina diciendo que,por causa de este milagro, cada doscientos años, un nuevo Buckhard llama a la puerta de Melk y es admitido, y mientras permanece allí tiene el don de alegrar el ánimo de todos los que lo conocen.

Etiquetas:

jueves, enero 14

No te rindas

(De Mario Benedetti, leído en el feisbuk de A.)

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Etiquetas:

domingo, enero 10

El primer cóctel de la historia: el old fashioned

(Notas traducidas de la Wikipedia y de la revista Esquire)

La primera definición documentada de la palabra "cocktail" fue una respuesta a la carta de un lector que preguntaba sobre esa palabra del 6 de mayo de 1806 en un número de "The Balance and Columbia Repository" en Hudson, Nueva York. En el número del 13 de mayo, el editor contestó que era una mezcla de licores, bebidas amargas, agua y azúcar; esto es, una bebida.

Se cree que el primer coctel que recibió tal nombre fue el "Old Fashioned", un coctel de bourbon inventado alrededor de 1880, en el Pendennis Club, un club de caballeros de Louisville, Kentucky. Aunque fue allí donde se inventó, el Coronel James E. Pepper, miembro de ese club, fue quien lo llevó al bar del Waldorf-Astoria Hotel (Nueva York), donde se popularizó.

La receta, sencilla, necesita un buen bourbon como clave y punto básico. Hela aquí según la revista Esquire:

Coloca una cucharada al ras de azúcar refinado en el fondo de un vaso de whisky. Añade dos o tres cucharadas generosas de angostura y otra de agua. Agítalo todo hasta que el agua se disuelva y añade tres cubitos de hielo. Agítalo todo de nuevo y añade 5 ó 6 ml de bourbon -al gusto- y remuévelo de nuevo. Ahora solamente falta añadir una cáscara fina de limón encima de todo y darle un último toque de agitación. Antes de beber, dejar reposar un par de minutos.

Notas sobre los ingredientes:
- Azúcar - No tanto para endulzar como para devolver a la bebida lo que se lleva el hielo derretido
- Hielo - Úsalo más o menos entero dependiendo de la rapidez con la que vayas a degustar la copa.
- Bourbon - Americano, de cuatro años mínimo.
- Limón - El aperitivo antes del plato principal; no sólo decora.

Etiquetas: ,

jueves, enero 7

Banquetes romanos

[...] en lo que a lujo y ostentación se refiere, es difícil alcanzar un instante más desmedido y pretencioso que en los días romanos de Lucio Licinio Lúculo, un siglo antes de Cristo.

Lúculo era un hombre culto y un valeroso militar, un aristócrata que, instalado en su palacio en el monte Pincio –parte de lo que hoy es, en Roma, Villa Borghese–, deslumbraba a sus invitados con cenas fastuosas en las que se servían manjares desconocidos en la capital del Imperio y que él trasladó a su huerto a la vuelta de sus campañas militares en Asia. Por ejemplo, el primer melocotón que se sirvió en Europa fue en la mesa de Lúculo servido junto a un topacio para que los comensales tuvieran una referencia precisa del color de la sorprendente fruta.

[...]

Etiquetas:

martes, enero 5

Guía básica para el jamón ibérico

(Leído en un anuncio del ministerio del ramo)

El jamón ibérico puede ser de varios tipos, indicados en el nombre:
El producto es "jamón", está claro...

El "primer apellido" se refiere a la raza del cerdo, que puede ser ibérico puro -los progenitores del cerdo eran/son de raza ibérica pura- o ibérico - cerdos ibéricos cruzados con otras razas-.

Además, dependiendo de la alimentación del animal, el jamón puede ser:
- de bellota - El cerdo se ha alimentado en su fase de engorde exclusivamente de bellotas y pastos de las dehesas.
- de recebo- Su alimentación ha consistido en bellotas y pastos de las dehesas complementados con piensos al final del engorde.
- de cebo de campo - el cerdo se ha alimentado en su fase de engorde a base de piensos en terrenos al aire libre.
- de cebo - el cerdo se ha alimentado a base de pienso en recintos cerrados.

Etiquetas:

sábado, enero 2

Bombilla de larga duración

(Leído en el Heraldo del 25 de octubre de 2009. Espero que a estas alturas siga funcionando)

La bombilla más "vieja" del mundo cumplió 108 años el pasado mes de junio. La bombilla, que salió ilesa del terremoto de San Francisco de 1906, además de superar varias crisis energéticas, sigue iluminando un local de bomberos en Livermore (California).

El libro Guiness de los records señala que la bombilla, soplada de forma manual, es la bombilla encendida más antigua del mundo. Fue fabricada en la década de 1890 por la Shelby Electrics Company de Ohio. Fue apagada sólo brevemente durante una mudanza en 1976, para seguir irradiando luz de forma ininterrumpida las 24 horas del dia.

Etiquetas:

viernes, enero 1

Cháchara

(Ahora que estamos en época de banquetes, es un buen momento para desempolvar un artículo de Martin Ferrand en el XLSemanal de julio de 2008, donde nos recuerda uno de los puntos fundamentales al sentarnos a la mesa)

Mestrio Plutarco, el sabio de Queronea, el sacerdote de Apolo que, en Delfos, era capaz de interpretar al Oráculo, ya se planteaba la cuestión: ¿cuáles son los temas más adecuados para la conversación en la mesa? Hay bromas incompatibles con la convivencia nutricia y asuntos que pueden hacer pesada la digestión y, en consecuencia, ingrata la sobremesa. De ahí que no sea éste un asunto menor cuando se pretende el máximo deleite gastronómico.

Los romanos, que supieron hacer un arte de la civilización, predicaban que un buen banquete ha de sentar, junto con su anfitrión, a un número de invitados nunca inferior al de las Gracias ni superior al de las Musas. Las Gracias, hijas de Júpiter y Venus, eran sólo tres y las Musas, descendientes de Zeus y Mnemósine, llegaban a nueve. Coincido con los romanos. Menos de cuatro sentados en torno a una mesa es algo triste. Dos podrían justificarse, y sólo en determinadas circunstancias, por razones propias de Eufrosine –la Gracia que alegra el corazón–; tres, en situación límite, en lo tocante a Clio –la Musa de la Historia–; pero cuatro es el número mínimo para que la conversación, el primero de los manjares de un banquete, fluya con encanto y agilidad. Más de diez personas son cosa de banquete nupcial o de homenaje y, en ese caso, ya no hablamos del placer de la mesa, sino de protocolo y ceremonia.

Muchas veces, descarriados, cuidamos más los pescados, las carnes y los vinos de un almuerzo que la compañía. Los manjares antes que el ánimo. Gran error. Sólo los animales pueden comer solos y en silencio. La cháchara es el mejor de los condimentos.

Etiquetas:

Free counter and web stats