Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

lunes, mayo 3

Dumbo cumple setenta añitos

(Leído a final de marzo en 20 minutos)

Dumbo, el elefante más famoso del cine, cumple 70 años y Disney lo celebra con una edición extraordinaria eque incluye escenas y canciones eliminadas y varios documentales sobre este clásico de principios de los años 40, basado en el cuento "Dumbo, el elefante volador", de Helen
Aberson y Harold Pearl. Éste nos cuenta cómo la señora Jumbo acaba de ser mamá de un pequeño elefantito con grandes orejas que se convierte en la burla de los animales y de los niños que visitan el circo, pero la elefanta le defiende siempre con la ayuda del ratón Timoteo, que le
convierte en una estrella gracias a sus dotes voladoras.

Cuando el proyecto se puso en marcha, en 1940, el estudio se encontraba en una encrucijada: "Blancanieves y los siete enanitos", el primer largo de la casa (1937), había sido un éxito descomunal pero también una aventura casi suicida a efectos económicos y creativos. El segundo
largometraje de la compañía, "Pinocho" (1940) era aún más siniestro y sofisticado, pero no cuajó en taquilla. Y para terminar, pocos meses después se estrenó "Fantasía", una visionaria pirueta artística que mezclaba animación y música clásica. Avanzadísima para la época, la respuesta del público fue decepcionante.

Por eso Dumbo, puesta en marcha ese mismo año, fue un todo o nada para el Tio Walt. Escaldado por los reveses en taquilla, Disney no tenía muy claro si seguir apostando por los largometrajes o centrarse en valores seguros como los cortos de Mickey y Donald. Aunque Walt Disney trabajó
durante un tiempo en la adaptación del libro y en la creación de los personajes, fue la insistencia de dos guionistas, Joe Grant y Dick Huemer, lo que permitió que la película saliera adelante al continuar trabajando seis meses por su cuenta en la misma.

Así, amparados en el éxito del libro infantil de 1939 (escrito por Helen Aberson e ilustrado por Harold Perl), los dos guionistas lograron el "si" de Disney con dos condiciones: que la cinta fuera corta y, sobre todo, barata. Junto al director, Ben Sharpsteen, cumplieron con lo acordado y apenas un año y medio después la producción estaba completa. La película es la más corta (64 minutos de duración) de Disney, lo que la convierte en el segundo largo más corto de la compañía, y la más barata hasta la fecha, 812.000 dólares. A pesar de que era una suma de
dinero enorme para la época, hay que pensar que era la mitad de lo que costó Blancanieves y una tercera parte de lo que costaron Pinocho o Fantasía.

Cuando Walt Disney vió la obra terminada quedó encantado. Como había pedido, era barata, sencilla y muy emocionante. En las entrevistas bromeaba con las orejas del silencioso héroe, aludiendo a sus propias orejas y a las de la gran estrella del momento, Clark Gable. Pero cuando
Disney sonrió de veras fue al contemplar las colas de espectadores que hicieron de su estreno, en octubre de 1941, un éxito. En poco tiempo había recaudado el doble de su coste.

Aunque el éxito de Dumbo, que aborda cuestiones como la xenofobia, el acoso y los prejuicios, se vio truncado de golpe cuando los japoneses atacaron Pearl Harbour y Estados Unidos entró así en guerra, la película se convirtió en uno de los más memorables títulos de la casa.

Edward Plumb compuso y dirigió la banda sonora, ganadora del Oscar, y Frank Churchill, Oliver Wallace y Ned Washington escribieron las siete canciones que pertenecen a la misma, con títulos como "Canción de la cigüeña", "Casey Junior", "Canción de los payasos", "Elefantes color de rosa" o "Nunca vi a un elefante volar". Además, fue el primer largometraje de Disney emitido por televisión y editado en vídeo.

Como no podía ser de otra forma, hay multitud de anécdotas ligadas a Dumbo. Dicen que, de todas las que produjo, era la favorita de Walt Disney. Que la revista Time tenía prevista convertirla en portada de su número de diciembre de 1941 pero tuvieron que cambiar de idea tras el ataque de Pearl Harbour.

Cuando se pusieron manos a la obra, los dibujantes decidieron potenciar los rasgos cómicos y los colores vivos y cálidos, sobre todo porque la trama giraba en torno al mundo del circo, y los fondos y los personajes humanos eran muy esquemáticos, incluso se experimentó con la animación parcial, dando vida a la única parte del cuerpo que se movía. Además, las limitaciones presupuestarias obligaron a que sus fondos fueran coloreados con acuarelas (es el único clásico del estudio coloreado así, junto con Blancanieves).

El rodaje -en principio iba a ser un corto de 30 minutos- se interrumpió por la huelga del estudio Disney de 1941 seguida por bastantes de sus animadores, que terminó con la marcha de grandes colaboradores como Art Babbitt, perteneciente al conocido como grupo de los "nueve viejos", los
pioneros de la animación en la compañía. Como venganza, los que no la secundaron pusieron la cara de alguno de los cabecillas sindicales a los viles payasos que en la película se burlan de Dumbo.

A diferencia de los cuentos mitólogicos, los materiales distan mucho de ser eternos, por lo que el departamento de conservación y restauración de disney se puso en marcha para recuperar la película original. De ésta, de nitrato, solo quedaba una copia en manos de la Academia de
Hollywood, que sirvió de patrón para la recuperación y digitalización de 91.784 fotogramas, incluyendo algunas escenas inéditas. Entre estas, no sorprenderá a nadie ver una visita de Dumbo, sin padre y ridiculizado, al psiquiatra. Aunque no se mantuvo en la versión definitiva, se dibujó una secuencia en la que el elefante es atendido por el Dr. Hoot, un terapeuta alado que explora los miedos de Dumbo.

Todo este trabajo ha servido para que Disney lance una nueva edición, incluyendo varios documentales y algunos cortos protagonizados por el elefantito. Ahora sólo queda volver a verla.

Etiquetas:

Free counter and web stats