Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

lunes, marzo 1

Sacando dinero de las flores

(Literalmente. Y es que lo de regalar flores en San Valentín no es sólo un detalle sino un negocio para algunos. Esta información la he sacado de un artículo de Salud Hernandez Mora, del suplemento económico de El Mundo del 14 de febrero)

Doscientos cincuenta aviones despegaron en los últimos días de los aeropuertos de Bogotá y Rionegro, cargados de flores, para que los enamorados del mundo celebren su día. El amor derrotó la crisis económica estadounidense, las violentas heladas de diciembre en la sabana bogotana, las carreteras cortadas por la nieve en diversas ciudades de destino, los pronósticos de un domingo de intenso frío, la caída del dólar. Hoy será otro San Valentín perfumado por 800 millones de flores colombianas que partieron, sobre todo, hacia Estados Unidos.

Esta romántica jornada genera más de un tercio de los ingresos de un negocio que en Colombia nació, precisamente, por iniciativa de un norteamericano para conmemorar un 14 de febrero hace 40 años.

Desde entonces, la nación sudamericana se ha convertido en el segundo exportador mundial de flores, sólo superado por Holanda, y el primero de claveles, una marca lograda a costa de los españoles.

El año pasado los floricultores colombianos exportaron por un valor de 1.050 millones de dólares (770 millones de euros), según datos de Asocolfores, la asociación que les agrupa. Pero el pnorama que enfrentan está cargado de nubarrones. Sobre todo, porque el dólar, que llegó a valer 2.920 pesos en el 2003, ha caído hasta los 1.950 actuales. Mientras, los costes laborales, que suponen el 80% del total, y los de producción, siguen subiendo y estrechando los márgenes.

«Pese a todo, el potencial de crecimiento del mercado es enorme. Suiza y Noruega, los que más flores consumen, gastan una media de 100 euros anuales, mientras que los norteamericanos solo 25», señala Augusto Solano, presidente de Asocolflores.

«España es un mercado aún pequeño en el que queremos crecer . Ahora nos estamos enfocando en Inglaterra, Alemania, principal importador del mundo, y Corea del Sur», explica.

Su competidor más fuerte es Holanda. China produce más que nadie, «pero de mala calidad», asegura Solano. Méjico, tan próximo a Norteamérica, también tiene un gran volumen de producción pero con el mismo problema de los chinos. Los países que empiezan a hacer sombra, aunque aún a mucha distancia, son Ecuador, que ofrece idéntica calidad, y Kenia, que cuenta con buen producto y una mano de obra muy barata. En un horizonte más lejano vislumbran a Etiopía.

Si bien San Valentín se celebra en casi todo el hemisferio occidental, ninguna nación es comparable a Estados Unidos, que consume casi todas las flores que se cultivan pensando en esa fecha en la que las rosas y los claveles son las preferidas. Para llegar a tiempo, los productores
de rosas deben empezar a podar las plantas entre octubre y noviembre porque cada una tarda entre 76 y 90 días en crecer. Y para San Valentín tienen que ser rojas.

«Hay distintos colores para cada ocasión y país», explica Mónica Salgar, cultivadora de rosas de exportación en la sabana de Bogotá, el lugar donde se concentra alrededor del 75 % de la producción nacional de flores. «Las rojas son para el 14 de febrero y Navidad, porque la gente
las combina con la decoración de esas festividades. Para Halloween son amarillas y naranjas; blancas para las bodas y las lila, por ejemplo, suelen ser las favoritas de los gays», detalla. «También varían las preferencias en el tamaño del tallo y de la copa. A los estadounidenses les gustan largos y la copa pequeña; a los rusos, copa grande y tallo corto», puntualiza Salgar.

Hace unos 15 años las grandes superficies norteamericanas impulsaron la venta de los bouquets, que son más asequibles a todos los bolsillos y permiten utilizar variedades florales.

Además de disputar el corazón de los enamorados entre distintas especies, los floricultores compiten con los chocolates, perfumes, restaurantes, hoteles. «Y si cae en domingo, los hombres envían menos ramos a sus amigas, que suelen recibirlos en sus oficinas», afirma Alberto Cuéllar, un comercializador.

En total, son 7.500 las hectáreas dedicadas a las flores en Colombia, el 90% en invernadero. El sector es el más intensivo en mano de obra del sector agrícola al generar unos 15 puestos de trabajo por hectárea de medida. En la actualidad, hay unas 200.000 personas empleadas directa o indirectamente, la inmensa mayoría mujeres que son cabeza de familia. Para San Valentín, además, contratan trabajadores temporales que, en 2009 alcanzaron los 21.000. Este año, sin embargo, el número de temporeros fue menor por las fuertes heladas de finales de año y que
hicieron perder a algunas empresas hasta el 70% de la cosecha. «Al margen de las heladas, nuestra tragedia es la revalorización del peso respecto al dólar. En la sabana hay 60 empresas en liquidación o acogida a la ley de quiebras y muchos tuvimos que despedir personal. La banca nos califica como de alto riesgo y nos tiene casi cerrado el grifo del crédito», asegura Rafael Manrique, floricultor bogotano. «Si los costes fijos siguen subiendo y el dólar bajando, es irreversible la
desaparición de muchas empresas», pronostica. «Y sería una lástima», agrega su colega Roberto Vargas. «Es un negocio familiar, tradicional, que nos apasiona».

Las floristerías españolas tendrán hoy uno de los tres días 'grandes' del sector. El día de los enamorados supone el 14% de las ventas anuales de flores, sólo superado por el día de Todos los Santos (20%) y el día de la Madre (17%), según datos de Interflora. Aunque la crisis ya se hizo sentir el pasado año en la disminución de las ventas, los floristas confían en ser una alternativa válida pese a la recesión, ya que el cliente puede adaptar su presupuesto a un regalo, un detalle floral o una planta, disponibles desde dos euros.

Pero la reina de San Valentín es la rosa. Una flor que ofrece muchas posibilidades en función del bolsillo de cada uno. Desde los cinco o seis euros de la unidad, pasando por una composición de tres rosas, a unos quince, o la docena que puede rondar los 50 o 60 euros, en función de la calidad de la rosa, el tamaño de la flor y el tallo.

Etiquetas:

Free counter and web stats