Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

miércoles, julio 11

Su lingote, gracias

(Un artículo de T.P en el XLSemanal del 20 de junio de 2010)
¿No ha tenido usted nunca una necesidad imperiosa de tener un lingote de oro? ¿Algo así como cuando tiene sed y quiere un refresco o busca, ansioso, un paquete de cigarrillos? ¿Que no? Pues eso es que sus finanzas y sus gustos no son los de los habitantes de los Emiratos Árabes. En el lobby de un hotel han instalado la primera máquina expendedora de oro. Bajo el nombre de ‘Oro Para Llevar’ y bañada ella misma en el dorado metal, la máquina le permite sacar barras de uno, cinco y diez gramos o de una onza (28 gramos). Esta última, al módico precio de 1.000 dólares (875 euros).

Pero no es la única máquina dispensadora peculiar. El mercado se ha sofisticado mucho. En Tokio, las hay que pueden examinar la piel de los clientes para saber si tienen edad para comprar tabaco. En Canadá y Estados Unidos se venden en ellas productos de belleza, y marcas como Quicksilver ofertan bañadores y biquinis dentro de una cadena de hoteles.

Una nueva raza de autómatas se dispone a invadir el mundo. Un dato: en Japón hay un dispensador automático por cada 23 habitantes. Los de nueva generación están dotados de pantalla táctil, elegante diseño y sofisticada y segura tecnología. Por ejemplo, como los pagos son elevados, no se carga nada en la tarjeta de crédito hasta que el producto ha caído. Además, los clientes pueden devolver los artículos llamando a un número de teléfono. La teoría a su favor es que, en la era de Internet, los consumidores están acostumbrados a comprar productos solos, sin intermediarios. El hecho, en época de crisis, es que la máquina es más barata que un trabajador.

Free counter and web stats