Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

jueves, septiembre 12

Mímate tras el verano



(Un artículo de Marta Barroso en el XLSemanal del 31 de agosto de 2008)

No queremos deprimiros, pero las vacaciones están llegando a su fin y toca enfrentarse a los estragos que el sol, la sal, el cloro y otros hostigamientos veraniegos nos han dejado en la piel y el pelo. Los hemos atosigado sin tregua y ahora protestan. Si no has hecho bien tus deberes durante el verano, tienes el suspenso asegurado. Pero septiembre es un mes de recuperaciones y tienes una segunda oportunidad. Éstas son nuestras recomendaciones para aprobar con nota. 

Exfóliate. El primer paso tiene que ser liberar la piel. Cuando estás morena, la piel parece más firme. Y no sólo por el color oscuro. Los rayos ultravioletas hinchan la capa córnea para proteger mejor el delicado interior del organismo. Pero este efecto es tan falso como temporal. Cuando dejamos de tornar el sol, esta capa vuelve a su estado normal y el aspecto de nuestra piel empeora. Se vuelve átona, tirante, mate... Se forma una película de células muertas acumuladas que afea el bronceado e impide la penetración de las cremas. Por eso, ahora más que nunca se hace imprescindible utilizar un exfoliante en la cara y en el cuerpo un día a la semana. Para este último puedes usar, además, un guante de crin a diario. Verás corno una vez que la epidermis queda libre de 'obstáculos' recobra su luminosidad. Y en contra de lo que parece, el moreno dura más (y es más bonito). Nuestro truco: elabora un exfoliante casero añadiendo sal gorda a tu crema hidratante o a un aceite de baño si lo prefieres bajo la ducha.

Hidrátate. El siguiente paso es dar de beber a la piel. Para esto, no basta con aportar agua al organismo (que también, bebiendo los consabidos dos litros de agua), hay que retenerla. Evita darte un baño de más de diez minutos, especialmente si es de agua caliente. ¿No puedes privarte de semejante placer? Echa un chorrito de aceite al agua. O mejor aún, sustituye la pastilla de jabón, que destruye el manto lipídico, por el aceite de baño de Eucerin, un producto que combina sus ingredientes limpiadores con aceite hidratante, que es un lujo (barato) para la piel. Al salir, aplícate una crema muy hidratante.
Nuestro truco: deja la pereza para otra época del año y usa las cremas mañana y noche porque las aplicaciones repetidas, aunque sea con poco producto, son más eficaces que embadurnarse una sola vez.

No tires los 'aftersun'. ¿Todavía te queda más de la mitad del aftersun pero ya no vas a tomar más el sol? Ni se te ocurra deshacerte de él, y menos aún guardarlo para el año que viene. Aunque hayas dejado de exponerte a los rayos ultravioletas, tu piel seguirá necesitando y agradeciendo principios activos calmantes, reparadores y revitalizantes durante bastante tiempo. Acaba todos los botes que te queden antes de pasar a usar tus cremas corporales o faciales habituales.
Nuestro truco: si no te convencen los autobronceadores pero quieres potenciar el moreno del cuerpo, mezcla una nuez de un maquillaje oscurito con una buena dosis de crema hidratante y extiéndela por los brazos, las piernas...

Ojo con la cara. La piel del rostro es algo muy serio. y por eso, al final del verano, no nos podemos conformar con hidratarla o usar el aftersun. Necesita eso y mucho más (si no abusáramos del sol, nuestra piel sólo envejecería un 20 por ciento). Es el momento idóneo de hacerse un tratamiento de choque a ras de la piel. Prueba con alguna crema de ácido glicólico o con ABA's que renueve las células de la piel, afinando así su textura, e incluso que reduzca las manchas producidas por el sol.
Nuestro truco: ¿recuerdas que nuestras abuelas decían que para suavizar y aclarar los codos y las rodillas'bastaba con cortar un limón por la mitad y frotarloen esas zonas? Tenían toda la razón, no hay un remedio mejor. Por algo, los ABA's de las cremas no son otra cosa que ácidos de frutas, entre otras, de limón.

Usa mascarilla. Aprovecha también que la piel está más sedienta para usar alguna mascarilla ultrahidratante y/o reparadora que te cambie la cara en una sola aplicación. Si tienes la piel grasa y te da miedo que te vayan a salir granitos, no te la pongas en la zona de la nariz y la barbilla, y en esa zona usa al mismo tiempo otra mascarilla purificante que te cierre los poros, que habrán aumentado su tamaño con las altas temperaturas.
Nuestro truco: puedes hacer tu propia mascarilla reparadora en casa si mezclas pulpa de aguacate y zanahoria cocida, en partes iguales. Un remedio económico y fácil de preparar.

Free counter and web stats