Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

sábado, marzo 22

Remedios caseros contra el resfriado

(No sé ni dónde ni cuándo lo leí)

Como se puede observar, el tratamiento del resfriado es mucho más complicado de lo que creemos, y médicos e investigadores no acaban de dar con una cura siquiera parcialmente eficaz. Sólo nos queda, pues, recurrir a ciertos remedios caseros que, si bien no van a acabar con nuestro resfriado, pueden aliviar los síntomas. Estos son los más eficaces.
  • Gárgaras de agua caliente con limón o miel
Hacer gárgaras es una medida barata y sencilla para aliviar el dolor de garganta. El limón y la miel suavizan y humedecen ésta. Lo que no es adecuado es tomar leche con miel, otro remedio popular muy extendido, ya que los lácteos contribuyen al aumento de mucosidad.
  • Realizar lavados nasales con suero fisiológico
Estos lavados son útiles para el control de la obstrucción y el aumento de la mucosidad. Si no se dispone de suero, también pueden realizarse con agua con sal (aunque en niños es mejor usar el suero). En las farmacias se venden descongestionantes nasales que pueden ser útiles en las primeras fases del catarro, pero no debemos extender su uso, ya que tienen efecto rebote. En ningún caso debemos emplearlos más de dos o tres días seguidos.
  • Beber gran cantidad de líquidos
Los líquidos ayudan a eliminar la mucosidad, previenen la deshidratación y alivian el dolor de garganta. Son eficaces los zumos, el agua, las sopas y las infusiones, aunque basta con beber suficiente agua. Lo única bebida que debemos evitar es el alcohol. En un primer momento, parece calentarnos, pues tiene un efecto vasodilatador, pero es una quimera: debilita el sistema inmune, lo que dificulta nuestra salida del resfriado y, además, nos deshidrata.
  • Tomar vahos de eucalipto y agua con sal
Es otro remedio que sirve para aliviar la congestión nasal y, además, humedece el ambiente, lo que dificulta el contagio del virus en el hogar. Pon a calentar agua con un puñado de sal gruesa, añade eucalipto (que puedes comprar en un herbolario en forma de aceite o recoger tú mismo si vives en Galicia) y respira el vapor. Cuando estés resfriado hazlo una vez al día.
  • Añadir sopa a tus comidas
Los caldos ayudan al organismo a mantener la temperatura corporal adecuada y además nos hidratan (en invierno bebemos mucha menos agua que en verano, pero también la necesitamos). La sopa de pollo, en concreto, tiene también propiedades antinflamatorias y ayuda a combatir las infecciones del tracto respiratorio. Un estudio de 2008 confirma que estos efectos se pueden encontrar incluso en las sopas de sobre (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11035691), aunque su capacidad para combatir el resfriado varía notablemente entre marcas. Cuantos más vegetales incluyan, mejor.
  • Cocinar con jengibre
El jengibre, aunque no se usa demasiado en España, es quizás el mayor aliado contra el frío. Aunque tradicionalmente se ha usado sólo para la elaboración de dulces, puede añadirse a los asados, los guisos, o cualquier infusión o zumo. Tiene propiedades antiinflamatorias y expectorantes, por lo que es recomendable su consumo frente a cualquier tipo de afección respiratoria, ya sea catarro, gripe o una simple inflamación de la garganta.

Etiquetas:

Free counter and web stats