Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

domingo, abril 27

Las nuevas 'reinas' del cotilleo en Hollywood



(Un artículo de Emmanuelle Richard en el XLSemanal del 10 de enero de 2010)

Los escándalos en la meca del cine ocupan las portadas desde que existen los estudios, pero las reinas del cotilleo de los 50 han dejado paso a una generación de reporteros cada vez más agresivos, que han encontrado en internet un soporte y un arma. ¿Quiénes son los nuevos reyes del chisme que aterrorizan el planeta de los famosos? 

Marilyn Monroe, probando una nueva droga llamada LSD en Venice Beach; Lana Turner, sorprendida por Ava Gardner en la cama con su marido, Frank Sinatra; Cary Grant, en el Polo Lounge de Beverly Hills sosteniendo la mano de su compañero de piso, el guapo vaquero de los wésterns Randolph Scott. ¿No me diga que no se ha enterado?

Si no lo sabía, es porque los fantasmas de Louella Parsons y Hedda Hopper siguen rondando por las colinas de Hollywood. En los años 40 y 50, las dos pioneras del cotilleo mantuvieron un acuerdo tácito con los grandes estudios: entréguennos chismes de aspirantes y actores de serie B y dejaremos en paz a las superestrellas. La homosexualidad de Rock Hudson o la adicción de Judy Garland a las anfetaminas no saltaron jamás a las crónicas de la poderosa Louella, alias Ojos de Buitre, leída por veinte millones de lectores diarios. Su feroz rival de sombreros extravagantes, Hedda, ex actriz anticomunista, torpedeaba a Cary Grant por haberse ido de vacaciones a la Unión Soviética, pero se guardaba muy bien de revelar su bisexualidad. Medio siglo después, los secretos de la edad de oro de Hollywood siguen emergiendo mientras los famosos de hoy ya no tienen dónde esconderse y la prensa del corazón expone su vida y milagros a un público que exige información sin adornos: «Britney pierde la cabeza y se la afeita en una peluquería», grita el bloguero Pérez Hilton, apoyado por el vídeo de un paparazi. «Lindsay nos envía un correo después de su detención y jura que las drogas incautadas en su coche no son suyas», anuncia la cadena de televisión Access Hollywood.

Al contrario de lo que se piensa, las estrellas de hoy no desaparecen después de sus quince minutos de fama. «Una persona como Lindsay Lohan seguirá siendo famosa toda su vida: es la naturaleza de nuestra sociedad y de unos medios que han integrado el cotilleo en la información», comenta Pérez Hilton, cuya página web atrae a más de un millón de visitantes diarios. La tradición de las grandes damas americanas del chisme (Liz Smith, Cindy Adams, Jeannette Walls...), que recogen los rumores de las exclusivas en las veladas mundanas de Manhattan, está en vías de extinción. Las reinas del cotilleo distinguido se han dejado suplantar por una generación de gays irreverentes en Internet, desde Ted Casablanca hasta Pérez Hilton, y por grandes operaciones colectivas, como Gawker o TMZ, actualizadas por decenas de jóvenes reporteros las 24 horas del día. La nueva generación prescinde de los intermediarios habituales. Cuando una estrella mantiene un hilo directo en Twitter, ¿para qué desperdiciar horas intentando contactar con un publicista o portavoz? En 1998, el ciberperiodista Matt Drudge, que reveló la relación entre Mónica Lewinsky y Bill Clinton, marcó un momento crucial al pedir a los internautas que le enviaran chivatazos. Y lo hicieron. Sorprendentemente, numerosas fuentes pasan información de manera confidencial a los medios sin solicitar compensación financiera, explica la abogada de estrellas Blair Berk, de Beverly Hills. «Saborean una sensación de poder.»

En los años 50, todo Hollywood sabía que el primer marido de Louella Parsons era el médico que curaba las enfermedades venéreas de los actores y realizaba abortos a las actrices. Eran informaciones que ella no difundía jamás, pero las utilizaba como medio de presión en su juego de influencia con los dueños de los estudios. Hoy, todo el mundo estaría al corriente gracias a los blogs con información privilegiada, como el de Crazy days and nights, supuestamente escrito por un abogado de Hollywood exasperado por los excesos de sus clientes.

Páginas como Radar, Gawker o TMZ admiten pagar a cambio de ciertas informaciones. A semejanza de Louella y Hedda, que hicieron época a base de propinas a camareros locuaces, Harvey Levin, de TMZ, confiesa haber peinado Los Ángeles con cientos de fuentes en restaurantes, hospitales (así se enteraron de la muerte de Michael Jackson) y comisarías (la detención de Mel Gibson, ebrio, en la carretera de Malibú en 2006). El sheriff de Los Ángeles se declaró en guerra contra TMZ hace dos años y hace todo lo posible por identificar a sus fuentes dentro de la Policía... sin mucho éxito.

Como antaño, los reyes del cotilleo están abiertos a cualquier negociación. Si un publicista les suplica que no difundan un escándalo, tendrá que proporcionar, a cambio, «al menos dos buenos soplos» para convencer a Richard Johnson, editor de Page Six. La famosa doble página del New York Post se fija como límite los cotilleos sobre niños y sobre enfermedades, aunque ya ha publicado el cáncer de un consejero delegado de una gran empresa, sobre la base de que los accionistas tenían derecho a saberlo. Y es que «business is business». The New Yorker, recientemente, bullía de excitación: gracias a la Red, decía la revista, Hollywood vuelve a convertirse en el teatro de una competencia periodística desenfrenada, nunca vista desde el duelo entre Louella Parsons y Hedda Hopper. Y la exitosa bloguera Nikki Finke confirma el poder de los nuevos cotillas: «A los famosos les encantaría pasarme por alto, pero no pueden. Se consuelan diciendo que hoy les han dado una colleja a ellos, pero mañana le tocará a otro».

Algunas direcciones:
Page Six, de Richard Johnson
Inaugurada en 1977 por el dueño de The New York Post, Rupert Murdoch, es la cita obligada a la hora del café matinal. Todo NY quiere aparecer en ella por lo menos una vez en la vida. Incluso en un momento de competencia desenfrenada en Internet, esta doble página diaria tiene el poder de lanzar un éxito de ventas, llenar un restaurante y deshacer matrimonios. La clave: su seductor editor, Richard Johnson, de 55 años, quien domina el arte de mezclar en su justa dosis de espectáculo, política, crimen, deporte, negocios y hasta religión. Su mejor exclusiva: la relación de Woody Allen y Soon-Yi (1992).

TMZ, de Harvey Levin
Creada en 2005 por el gigante de las telecomunicaciones AOL, la web TMZ alude a “Thirty miles zone”, el perímetro de los estudios de Hollywood, y tiene más de diez millones de visitantes al mes. Aunque alimentada por una armada de jóvenes que siguen a las estrellas con cámara digital, TMZ lleva la marca de su editor, Harvey Levin. Ex-abogado de 58 años, asume el periodismo a base de propina, pero también de investigación. Son muy buenos examinando documentos públicos densos, sobre todo jurídicos. Su mejor exclusiva: la muerte de Michael Jackson (junio de 2009)

Gawker, de Nick Denton,
«No buscamos hacer el bien». Así de claro es Nick Denton, un ex periodista del Financial Times que se ha convertido en poco tiempo en uno de los reporteros más poderosos de Nueva York. Su blog colectivo y agresivo, www.gawker.com, creado en 2002, es la bestia negra de los famosos y de los medios tradicionales. Lo acusan de 'vampirizar' los artículos de page Six y otros periódicos, pero es el sitio favorito de la élite de Manhattan y tiene la audacia de difundir documentos que nadie más publica, como los vídeos internos de la iglesia de la cienciología pitorreándose de sus abogados. Su mejor exclusiva: los vídeos de Tom Cruise en la cienciología (2008).

Liz Smith
Es la decana del chisme en EEUU, pero merece continuar en el candelero porque, pese a estar jubilada, sigue presente en la red. En 60 años de carrera, esta texana de 86 años raras veces ha publicado exclusivas duras u ofensivas, pero ello no le ha restado fans. Sus crónicas, que empezaron en 1977 en el New York Daily News, eran lectura obligada en la época disco. Centrada siempre en la jet set se niega a hablar de estrellas 'horteras' o fruto de los realities, aunque curiosamente uno de sus mejores amigos es Donald Trump. Sigue escribiendo sus crónicas en www.wowowow.com. Su mejor exclusiva: el divorcio de Donald e Ivana Trump (1992).

Perez Hilton
A los 31 años es uno de los pocos cronistas de sociedad reconocido por la calle, de Roma a Tokio, gracias a un culto descarado a su personalidad, que él fomenta. Desde sus inicios en Internet en 2004, Pérez Hilton, nacido Mario Lavandeira, seha especializado en los famosos gays y las extravagancias de las 'chicas malas'. Atrae a siete millones de visitantes al mes. Su imperio le reporta millones de dólares y de juicios. A Hilton se le critica su favoritismo hacia determinados personajes y sus errores jamás seguidos de disculpas. De origen cubano, ha anunciado más de una vez la muerte de Fidel castro. Su mejor exclusiva: la sobredosis de Anna Nicole Smith (2007).

Free counter and web stats