Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

jueves, febrero 5

El orinal, un recipiente ideal



(Un texto de Alberto Serrano Dolader en el Heraldo de Aragón del 26 de enero de 2014)

Van tres sobre el mismo tema, que hoy concluyo. Hasta hace unas pocas décadas, si se miraba debajo de la cama resultaba impensable no encontrar un orinal bien dispuesto. Eran tiempos en los que en las casas no había calefacción y daba mucha pereza salir al retrete, más aún si era necesario asomarse hasta el corral.

Los había de dos tamaños: el 'normal' (para uso de adultos) y otro más pequeño (para los párvulos). En las silenciosas noches de frío, el chorrillo era un sonsonete nada extraño en las alcobas. Los más pulcros guardaban el recipiente en los bajos de la mesilla, cerrando bien cerrada su puertecica para evitar en lo posible que el olor invadiera la habitación.

Estas bacinillas tenían larga vida, pues cuando se cascaban un poco todavía eran útiles como tiesto o macetero, en el que se las podía arreglar a las mil maravillas una planta decorativa. Algún ejemplo se puede ver todavía en las puertas de las torres antiguas de nuestras huertas.

La microtoponimia caspolina parece que ha querido tributar homenaje al orinal. Conversamos con Félix Serrano, que nació en 1927: «Cuando era chaval nos íbamos a bañar al Guadalope, en la zona por la que lo cruza el puente del ferrocarril. Te metías en el agua y solo te llegaba hasta la rodilla o el 'melico' (ombligo), pero había un tramo en el que casi te cubría. A ese tramo lo llamábamos El Orinal». En mis cuadernos de campo, también tengo anotada la existencia en Biel (altas Cinco Villas) de una 'Peña de los orinales'; la denominan de esta manera porque en la superficie de la roca se abren unas pequeñas oquedades redondeadas que no es raro encontrarlas medio llenas de agua de lluvia.

En 1828, visitó Zaragoza Fernando VII, acompañado de su esposa. La ciudad organizó unas fiestas muy sonadas para celebrarlo. Muy del gusto popular fue un impresionante desfile de comparsas o mojiganga que incluía a unos paisanos disfrazados de médicos que observaban con atención el contenido de orinales de vidrio, sátira sin duda de un método de diagnóstico todavía imprescindible. «Después de muerto Pascual, le sacan el orinal», rezan un refrán que quizá aluda a la tardanza de algún galeno a la hora de recurrir esta prueba para examinar las dolencias de su paciente.

En la capital de Aragón (que, por cierto, ha contado con muy acreditados coleccionistas de orinales) comenzaron a verse a finales del XVIII los 'tronos' o sillones y sillas de más o menos lujo, con hueco para acomodar el culo; iban provistos de un orinal o bacía recolectora y, además, permitían ser trasladados de una a otra habitación, aunque su tamaño dificultara semejante maniobra.

Además de los niños, solo los enfermos y los muy poderosos recurrían a ayuda para prepararse el orinal. En el siglo XIX el poeta bajoaragonés Miguel Agustín Príncipe se refiere a ello en uno de sus epigramas: «La nobleza de Pascual / se deriva en buena ley, / de un quídam que a cierto / rey le alargaba el orinal».

En fin, el orinal me parece un recipiente ideal, digno de ser reivindicado. Y usted... ¿lo suele utilizar?

Free counter and web stats