Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

sábado, febrero 28

Tras los 50, ellos tomate y ellas soja



(Un texto de María Corisco en el suplemento Crónica de El Mundo del 23 de febrero de 2014)

Si eres hombre, come tomate, un auténtico escudo contra el cáncer de próstata. Si eres mujer, soja, por los fitoestrógenos. Porque, coinciden los expertos en nutrición y salud, todo empieza a ser diferente a partir de los 50 años. Esa juventud de la edad madura que decía Víctor Hugo. Y en la que, sabedores dixit, la leche entera puede ayudar a combatir la reducción de la masa muscular asociada a hacerse más mayor.

«Aunque es evidente que la nutrición es importante a cualquier edad, tenemos que tener en cuenta que, a partir de los 45 o 50 años, los procesos de absorción de nutrientes comienzan a empeorar. Por eso es importante vigilar nuestra alimentación para, así, conseguir que estos nutrientes lleguen a su destino y ayuden a frenar los signos del envejecimiento». Es la voz del conocimiento, la de José Serres y Antonio Ayala, presidente y vicepresidente, respectivamente, de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (SEMAL). Con su ayuda, les elaboramos una guía de los mejores y peores alimentos para cuando se va más allá de la quinta década vital.

TOMATE PARA LA PRÓSTATA
Porque uno de los principales problemas de salud que pueden llegar a tener los hombres en la edad madura es el cáncer de próstata. Pues bien, el tomate es rico en un carotenoide, el licopeno, que se ha mostrado eficaz en la prevención de este tipo de tumores. Da igual que sea frito, natural, en conserva o en zumo: todas las variantes son igualmente válidas.

SOJA PARA LAS HORMONAS
Es ya un clásico en la dieta de la mujer de mediana edad. La soja contiene fitoestrógenos que, a partir de los 50, con la primera sintomatología de la menopausia, ayudan a aminorar las consecuencias del descenso de hormonas sexuales. Asimismo, puede servir para controlar el déficit de hierro.

BRÓCOLI PARA DESINTOXICAR
Encabeza la primera división de los alimentos saludables y, posiblemente, sea el más completo de todos. No sólo por la cantidad de antioxidantes que contiene -que previenen la oxidación celular asociada al envejecimiento-, sino porque también es rico en sulforafano, un elemento que ayuda a desintoxicamos de todo aquello, como la contaminación o los aditivos, extraño al organismo. En esta primera división también encontramos el repollo y las coles de Bruselas.

ZANAHORIA PARA LOS OJOS
La zanahoria, los tomates, los pimientos y, en general, todos los alimentos que tengan color verde, rojo o amarillo, son ricos en vitamina A y en luteína, zeaxantina y criptoxantina. Todos ellos son importantes para mantener la función visual, que, como sabemos, se va deteriorando a medida que vamos cumpliendo años favoreciendo la aparición de presbicia, pérdida de agudeza visual, cataratas... También pueden ayudar a prevenir la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), aunque en este caso estaría indicado tomar dichos compuestos en forma de complementos.

KIWI Y FRESA PARA LA PIEL
Muy ricos en vitamina E, ayudan a que la piel tenga más colágeno, lo que le da una mayor elasticidad y, en consecuencia, evita la formación de arrugas. Aunque, de todos los alimentos, es el açai -una fruta tropical procedente de Brasil- la más rica en esta vitamina: 50 veces más que una naranja.

SARDINA PARA EL COLESTEROL
Y también los boquerones. El pescado azul es rico en ácidos grasos omega 3, muy útiles para vigilar los niveles de colesterol y para controlar los procesos de inflamación crónica. Pero hay que recordar que los pescados azules de gran tamaño (pez espada, atún... ) pueden contener dosis elevadas de mercurio, debido a la cada vez mayor contaminación de los océanos. Es preferible no abusar de ellos y optar por los pequeños.

NUECES PARA LA MEMORIA
Son un alimento rico en polifenoles, que se asocian con una mejor puntuación en pruebas de memoria y en la función cognitiva global. Diversos estudios sugieren que una dieta con nueces podría reducir el riesgo de demencia en la población anciana, debido a su combinación única de propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

CEREALES PARA LOS HUESOS
Se recomiendan integrales por sus muchas propiedades. Por ejemplo, son ricos en ácido fólico -que favorece los procesos cicatrizantes-, en vitamina B -que proporciona una buena salud ósea, tan importante a esta edad- y, sobre todo, en fibra. La fibra ayuda a prevenir el estreñimiento, el cáncer de colon y la enfermedad cardiovascular, y sirve también para proteger nuestra flora intestinal. Por eso, a partir de los 50, es básico consumir 30 gramos diarios de fibra.

ACEITUNAS PARA EL CALCIO
Si los lácteos no nos sientan bien, una buena fuente para conseguir calcio son las aceitunas, que son el alimento más rico en este mineral tras la leche. (Más información: www.semal.org)

ABSTÉNGANSE DE HARINAS, MARGARINAS... Y OJO CON LA CARNE
Hay que ir minimizando la ingesta de azúcar, harina y leche, los llamados venenos blancos. Si tomarnos muchas harinas, puede ir apareciendo resistencia a la insulina y favorecer una diabetes tipo 2. Mucho azúcar alimenta a las bacterias patógenas del intestino. En cuanto a la leche, la lactosa es una causa frecuente de ese malestar difuso, en el que uno no es capaz de rendir al 100%. ¿Y la carne? Hay que seguir comiéndola, pero ojo, quienes toman menos proteínas animales desarrollan menos enfermedades que los carnívoros natos. En cuanto a aperitivos, margarinas, bollería... son ricos en grasas saturadas y grasas trans, muy implicadas en la aparición del colesterol malo y, en consecuencia, en la enfermedad cardiovascular.

Etiquetas:

Free counter and web stats