Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

jueves, septiembre 14

El misterio del cachemir de bajo coste

(Un texto de Lola Fernández en el XLSemanal del 21 de febrero de 2016)

¿Cómo es posible que encontremos un jersey de lana de cachemir, la más exquisita del mundo, por menos de 100 euros? ¿Es realmente cachemir? Desmontamos el misterio a través de 10 preguntas.

1.¿Qué es el cachemir?

Una exquisita y suavísima lana que, en forma de chal de intrincados dibujos, sedujo a las grandes damas de la alta sociedad francesa cuando el tejido llegó a París en el siglo XVII, procedente del comercio en las rutas asiáticas. En el siglo XVIII fue Josefina Bonaparte la que se convirtió en la gran embajadora de la lana de cachemir, gracias a una espectacular pashmina realizada en Cachemira (Pakistán) que le regaló Napoleón. Con el tiempo, la emperatriz llegaría a atesorar 400 piezas de valor incalculable.

2.¿Cómo se obtiene?

La lana de cachemir procede del pelo de una especie determinada de cabra, la Capra aegagrus hircus, capaz de soportar las bajísimas temperaturas (hasta 30 grados bajo cero) que se dan en el Himalaya y el Tíbet. Para sobrevivir, esta cabra desarrolla dos ‘abrigos naturales’: uno exterior, de pelo grueso, recto, rudo, con un espesor de entre 15 y 19 micras de diámetro; y, bajo este, un abrigo interior de una pelusa delicada y corta, producto de una proteína extra que su organismo genera en función de los rigores a los que el animal se exponga. Cuanto más frío y más cerca de las cumbres, mayor es la finura de este material, el más valorado, sobre todo si procede de la zona del cuello de la cabra.

3. ¿De dónde viene?

Toma su nombre de la región indopakistaní de Cachemira, pero los rebaños de esta cabra pastan tradicionalmente en las más altas montañas de Mongolia, Nepal, el Tíbet y la India. La lana más apreciada, más suave y cálida es la nepalí y viene con un certificado que garantiza su calidad: «Pashmina Changra». Debido a la gran demanda, otros países han exportado rebaños de esta cabra. China es el mayor productor mundial, seguido de Mongolia, Afganistán, Irán, Turquía y otras repúblicas de Asia Central. En Europa, los rebaños escoceses son los que se han adaptado mejor y ofrecen gran calidad.

4. ¿Cuántos tipos de cachemir hay?

Sin atender a su lugar de procedencia o a los procesos que se hayan seguido para obtener el pelo de la cabra, se distinguen dos tipos principales: el cachemir que procede del pelo obtenido del abrigo exterior de la cabra y la que viene de ese abrigo interior, más escaso y cotizado. La lana obtenida de este pelo se denomina pashmina y resulta especialmente valiosa si se ha utilizado la delicadísima pelusilla del cuello del animal. En ambos casos se obtiene una lana elástica, fuerte y luminosa que se adapta a la humedad y aísla como suave escudo. Si es pashmina, su suavidad será extraordinaria.

5. ¿Existe un cachemir caro y otro barato?

Sí. No tiene la misma suavidad, peso, capacidad aislante y resistencia la lana de cachemir producida en Nueva Zelanda que la nepalí o mongola. Hacen falta cuatro años para obtener, de una sola cabra, el cachemir blanco que permite hacer un jersey sin que la lana tenga que teñirse siquiera. De hecho, desde 1987, Ermenegildo Zegna incentiva económicamente la comunidad que logre el cachemir más sublime: el denominado white. Los demás han de teñirse por no poseer la pigmentación adecuada. Además de su blancura, la fibra es más cara cuanto más larga y menor su diámetro. Otro factor de peso que afecta a su precio es el tratamiento de la lana: con varios cientos de años de experiencia, la manufactura escocesa e italiana es superior a la china, de donde procede el 60 por ciento del cachemir mundial.

6. ¿Qué las diferencia?

Varios factores, además del geográfico. Por un lado, la recolección artesanal. En primavera, cuando las cabras mudan el pelo, los pastores las cardan con sus peines para extraer la lana, separando un pelo fino y enredado como el chicle de la suciedad y briznas de vegetación que lleva. En Irán, Nueva Zelanda o Australia, en vez de peinarlas, las esquilan. Debido a este tratamiento mucho más tosco y también porque estas cabras no pastan en su ecosistema natural, el resultado es un sucedáneo de menor valor. Las firmas de lujo se quedan el mejor pelo, el que posee un grosor de escasas 14 micras (el pelo humano tiene 75) y unos 35 milímetros de longitud. Conforme aumenta su tosquedad, se va destinando a productos de menor calidad y precio.

7. ¿Cómo distinguirlas?

Por el precio. Un jersey de buen cachemir bajará poco de los 300 euros, mientras que los de las cadenas de moda pronta no llegan a los 100. Por el peso: los primeros rondarán los 300 gramos, mientras que los segundos apenas alcanzarán los 200. Al tacto, los primeros son infinitamente más suaves y poseen cierta elasticidad, de manera que recuperan fácilmente su forma original, al contrario que los baratos, que además poseen menor capacidad para aislar del frío. Una prenda de buen cachemir gana con el tiempo, mientras que un cachemir malo es probable que lave mal y le salgan bolas.

8. ¿Existe un cachemir falso?

Sí. La lana de cachemir de peor calidad (la más gruesa, costa y tosca) puede mezclarse con pelo de yak, de conejo o fibras sintéticas para elaborar prendas baratas. Lo que las grandes franquicias de la moda suelen hacer para abaratar el precio de estas prendas es, además de usar el pelo de menor calidad (el más grueso y corto), tejerlo de manera muy suelta, de forma que el peso y la consistencia de la prenda disminuyen drásticamente. Ojo también con las etiquetas. Una prenda etiquetada como «100% Pashmina» no asegura que se trate de lana de cachemir: puede ser de cualquier otro tipo. De hecho, el cachemir pashmina no tiene ese brillo sedoso que suelen poseer estas prendas etiquetadas «100% Pashmina».

9. ¿Cómo se cuida?

Lo primordial es leer la etiqueta. Algunas prendas de cachemir, como el cachemir tejido, solo admiten lavado en seco. Por lo general se prohíbe el uso de cualquier tipo de máquina (secadora, lavadora…). Las prendas de cachemir se lavan a mano, con mucha delicadeza, agua templada (¡jamás caliente!) y detergente o champú suave. Es conveniente no retorcer o apretar de ninguna manera la prenda. Para secarla, podemos escurrir suavemente el exceso de agua antes de colocar la prenda sobre una toalla limpia. Para seguir secando, enrollaremos la toalla con la prenda dentro, presionaremos y desenrollaremos hasta que la toalla empape. Podemos seguir el proceso con otra toalla seca. Cuanta menos agua tenga, mejor secará después, al aire. Es preciso dejarla horizontalmente, nunca colgarla de una percha.

10. ¿Qué diseñadores la usan?

La lana de cachemir es ya un tejido transversal: todo el mundo quiere vender jerséis, chaquetas, pañuelos de cachemir con su firma. Tanto es así que hasta las franquicias low cost ofertan prendas con cierta calidad de esta exquisita lana. Lo cierto es que su producción es cada vez más incierta debido a los efectos del cambio climático, por lo que aumenta su valor como tejido que simboliza el lujo y la exclusividad. La escasez afecta más aún al cachemir de altísima calidad, porque los pastores, deseosos de producir más cantidad, aumentan las cabañas en los mismos pastos y la alimentación, más deficitaria, conlleva peor calidad. La marca que presume de llevarse los mejores lotes es Loro Piana. The Queen of Cashmere es la mejor marca escocesa que ofrece prendas de alta calidad de esta lana. El proceso escrupulosamente artesanal que se sigue para confeccionar un jersey requiere 40 pasos. La firma italiana Brunello Cucinelli rivaliza con Loro Piana en calidad y precio.

Etiquetas:

Free counter and web stats