Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

sábado, febrero 8

La evolución en diez destinos turísticos III



(Un reportaje de Mario García Bartual en la revista Quo de agosto de 2012. Continúa)

5.- Burgess Shale: una fauna muy especial
Burgess Shale ocupa un escenario majestuoso en el Parque Nacional Yoho, a buena altura en las Montañas Rocosas canadienses, en la frontera oriental de la Columbia Británica. El yacimiento principal se ubica a una altitud de casi 2.400 m, en la falda de la cresta que conecta los montes Field y Wapta.

En 1909, el geólogo Charles Doolittle Walcott descubrió esta joya de la paleontología, que destaca por la variedad y el buen estado de conservación de fósiles antiquísimos que datan del Cámbrico medio, hace unos 505 millones de años. En aquel momento, los mares cobijaban una bullente diversidad de formas de vida, algunas de ellas muy extrañas si se comparan con los organismos actuales. Han podido recuperarse restos casi intactos de cianobacterias, algas clorofitas, rodofitas, esponjas, anélidos, artrópodos y otros tipos de criaturas. Una serie de condiciones especiales ha permitido la conservación de no solo las partes duras de los animales, sino también las blandas, como músculos, branquias y sistema digestivo. Por eso, ofrece a los paleontólogos una oportunidad sin precedentes para estudiar tales detalles y comprender la manera en que esas criaturas vivían e interactuaban.

En paleontología, este tipo de sistemas yacimiento recibe el nombre de lagerstätten.  Allí, la mayoría de los fósiles se conservan  una finísima película de carbón oscuro, lo que da cuenta de las enormes presiones a las que  se vieron sometidos los sedimentos. Estos se originaron en la base fangosa de un enorme acantilado submarino de unos 160 metros de altura, conocido como Cathedral. Dicha pared, casi vertical, era un arrecife construido a base de algas calcáreas (los corales constructores de arrecifes no existían entonces). La zona superior estaba bañada por aguas cálidas y someras, ya que, entonces, el continente norteamericano se situaba cerca del ecuador.

Aunque se desconocen de manera precisa los mecanismos que dieron lugar a la formación de Burgess Shale, la opinión más generalizada es que violentos deslizamientos de tierra submarinos hundían periódicamente los ecosistemas acuáticos, matando en el proceso a todos los organismos y fosilizándolos en su sustrato. En reconocimiento a su importancia, la Unesco lo declaró en 1981 Patrimonio de la Humanidad. El yacimiento puede visitarse con guías de la Fundación de Burgess Shale. Los visitantes pueden ver los fósiles, pero no llevárselos. El lugar está vigilado con cámaras y sensores.

6.- Zhongshan: el parque de foraminíferos
Existen muchos parques temáticos dedicados a los dinosaurios, pero hasta ahora nadie había prestado atención a unos humildes microorganismos marinos unicelulares llamados foraminíferos. Estas pequeñas criaturas protistas llevan viviendo en nuestros mares desde el periodo Cámbrico, hace entre 542 y 488 millones de años, y su diversidad es apabullante, pues se calcula que existen unas 10.000 especies actuales y 40.000 fósiles. Las primeras habitan todos los océanos, se alimentan de algas microscópicas, bacterias y detritus, y son pasto de multitud de crustáceos, gasterópodos y pequeños peces.

Los foraminíferos, depositados a lo largo de milenios en capas de sedimento en el lecho marino, resultan unos indicadores de importancia fundamental para estudiar los cambios climáticos primitivos. Por su proporción de isótopos de oxígeno, se puede obtener un registro de paleotemperaturas y ver cómo han ido variando a lo largo del tiempo.

Por otra parte, sus conchas de intrincada arquitectura permiten admirar los complejos diseños de la naturaleza. Más aún, si aumenta más su tamaño, como decidió hacer la bióloga marina Zheng Shouyi en el Parque de Esculturas de Foraminíferos de Zhongshan, situado en el distrito chino de Sanxiang. Se trata de la primera exposición en todo el mundo dedicada a esta temática. Consta de 114 piezas levantadas a los pies de la montaña Xiaolanghuan, hechas de granito, arenisca o mármol. Los canteros y artesanos de la localidad construyeron los modelos bajo la supervisión de Shouyi, que no ha escatimado esfuerzos en la planificación, construcción, instalación y búsqueda de emplazamientos para las esculturas.

Para la exhibición, la bióloga escogió especies tanto actuales como fósiles. Las más antiguas datan del Carbonífero, hace unos 330 millones de años. Sin embargo, sus obras favoritas están basadas en seis especímenes del Holoceno -la época reciente de la Tierra que comenzó hace unos 12.000 años- que ella misma encontró en unos testigos de sondeo tomados en las estribaciones de Zhongshan. Su presencia indica que, hace unos 10.000 años, la zona estaba bajo las aguas de un mar de poca profundidad.

El parque se abrió al público en diciembre de 2009 y, desde entonces, casi un millón de visitantes han paseado por sus senderos, rodeados de un paisaje de montaña que se levanta sobre la bahía de Hong Kong. Aquí, el amante de los íconos de la evolución podrá disfrutar de un lugar único que integra la ciencia, el arte y la cultura del océano.

Etiquetas:

Free counter and web stats