Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

lunes, marzo 3

Cincuenta historias de guerra I



(Un texto de Gonzalo Ugidos en el suplemento dominical de El Mundo del 23 de enero de 2011) 

El honor que los estados invocan para desplegar la fuerza de sus cañones se resume en una expresión de la antigua Roma: "Dulce y decoroso es morir por la patria”. El sociólogo francés Gaston Bouthoul concibió una ciencia de las causas de las guerras, que llamó Polemología, y postula que la economía, la psicología, el poder y la demografía están en el origen de la violencia bélica.

Durante el pasado siglo XX, 90 millones de personas murieron en las guerras o a consecuencia de sus estragos. El conflicto más sangriento de la Historia fue, con mucho, la Segunda Guerra Mundial, que provocó más de 60 millones de muertos. Y la guerra más larga ha sido la de los Cien Años, así llamada por redondeo, pues duró nada menos que 116. 

El conde de Segur escribió: "La paz es el sueño de los sabios; la guerra es la historia de los hombres". Y eso parece a tenor de esta relación, que repasa los 50 conflictos más sangrientos de esa historia y las causas que provocaron su estallido. La contabilidad de víctimas varía según las distintas fuentes, así como del criterio de los historiadores, por lo que todas las cifras deben entenderse como meras estimaciones. 

1.- Guerras médicas (500-449 a.C.). Aunque el rey persa Darío I gobernó las ciudades griegas con tacto, apoyó el desarrollo comercial de los fenicios, que formaban parte de su imperio y eran rivales tradicionales de los griegos. Cuando los jonios perdieron ante los fenicios sus florecientes ciudades de Naucratis y de Síbaris incubaron un resentimiento contra el opresor persa y fueron a la guerra aliados con Atenas, Eretria y otras urbes de Hélade. Las ciudades estado griegas perdieron un tercio de sus hombres, pero mantuvieron su independencia y detuvieron el avance del lmperio persa. 

2.- Batalla de Salamina (480 a.C.). En Laurión, al sur de Atenas, se descubrió un rico yacimiento de plata. Temístocles convenció a la Asamblea para que esa riqueza se gastara en construir una flota para defenderse de Ios persas, cuyo rey Jerjes planeaba invadir Grecia. Atenas fue destruida tras ser saqueada por las recién llegadas tropas persas, que tomaron este ataque como una revancha por las derrotas sufridas anteriormente. El desquite griego en Salamina desplegó 366 naves. Los persas se retiraron en medio de una gran confusión y Jerjes tuvo que abandonar precipitadamente el trono que se había preparado. 

3.- Batalla de Queronea (338 a.C.). Las ciudades de Tebas y de Atenas se hallaban enfrentadas. Pero, ante el peligro que suponía Macedonia y su gran ejército, y siguiendo las exhortaciones del gran orador y político Demóstenes, se unieron contra  el enemigo común e iniciaron una guerra preventiva. Los tres ejércitos se enfrentaron en los campos de Queronea. El macedonio tenía como generales a dos magníficos estrategas: Filipo y su hijo Alejandro, que tenía 18 años y comandaba 1.800 jinetes. Los macedonios ganaron la batalla y las polis griegas se aliaron con Macedonia como estados tributarios, aunque conservando su independencia. 

4.- Guerras Púnicas (264- 146 a.C.). Esta serie de tres guerras enfrentó a las dos principales potencias del Mediterráneo de la época: Roma y Cartago. La causa del enfrentamiento fue el conflicto de intereses entre las colonias de Cartago y la expansión de la República de Roma. La guerra estalló cuando Roma se anexionó a la Magna Grecia (el sur de la península italiana y Sicilia). El primer choque se produjo en Sicilia, parte de la cual se encontraba bajo control cartaginés. Tras la muerte de centenares de miles de soldados en ambos bandos. Roma conquistó todas las posesiones cartaginesas y arrasó la ciudad de Cartago. 

5.- Guerra de las Galias (58-51 a.C.). Librada entre el procónsul romano Julio César y las tribus galas, costó la vida de uno a tres millones de galos. Pese a que César justificó la invasión como una acción defensiva, su principal motivo era potenciar su carrera política y cancelar sus grandes deudas. La guerra era de gran importancia estratégica para Roma, que había sufrido varios ataques por parte de tribus bárbaras provenientes tanto de la Galia como del norte francés. La conquista de estos territorios permitió a Roma asegurar la frontera natural del río Rin. Con sus tropas vencedoras, César marchó sobre Roma.

6.- Rebelión An Shi (755-763). Enfrentó a la dinastía Tang y a los príncipes rebeldes An Lushan y Shi Siming. El territorio Tang, conseguido mediante conquistas militares que provocaron la muerte de millones de personas, fue mayor que el de las dinastías anteriores y, a pesar de las sangrientas luchas por el poder que se sucedieron en estos años, la época Tang fue de esplendor cultural; pero estaba infectada de feudalismo y desunión. En ese contexto, el general An Lushan dirigió la mayor rebelión de la historia china. La guerra abarcó el reinado de tres emperadores y costó la vida de entre 33 y 36 millones de personas. 

7.- Cruzadas (1096-1291). En el año 1000, los turcos selyúcidas tomaron Jerusalén. Tanto la Europa Occidental como la Oriental temían que los turcos engulleran el mundo cristiano haciendo desaparecer su religión. Aunque la Iglesia y los estados europeos esgrimieron el fervor religioso y el cumplimiento de un solemne voto para liberar los lugares Santos de la dominación musulmana, las Cruzadas trataban de preservar los intereses expansionistas de la nobleza feudal europea, el control del comercio con Asia y el afán hegemónico del papado sobre las monarquías y las iglesias de Oriente. A lo largo de casi 200 años, murieron cinco millones de personas.

8.- Invasiones mongolas (1207-1360). Gengis Khan se  propuso ser el dueño de todo el mundo entonces conocido, y a punto estuvo de lograrlo. Cuando murió, en 1227, el imperio mongol se extendía desde la península coreana hasta el río Danubio. Con una extensión de 33 millones de kilómetros cuadrados y más de 100 millones de habitantes, incluía a algunas de las naciones más avanzadas de  los la época, como China. La expansión de Gengis Khan y sus sucesores por Asia, Medio Oriente y Europa produjo entre 30 y 60 millones de muertos. La población rusa en 1300 oscilaba entre 7 y 7,5 millones y se redujo a 500.000 tras la invasión. 

9.- Guerra de los cien años (1337-1453). Los reyes de Francia y de Inglaterra libraron la guerra más larga de la historia (116 años) para dirimir el control de las posesiones de los monarcas ingleses en territorio francés desde los  tiempos de Enrique Plantagenet. El desencadenante fue la pretensión del inglés Eduardo III, descendiente de un rey francés, de apoderarse de la  corona gala al morir el rey Carlos IV sin dejar herederos. La guerra tuvo implicaciones internacionales y se saldó con la retirada inglesa de tierras francesas, la ruina económica, la destrucción de recursos y  una sangría demográfica. En Francia, Luis XI consolidó la monarquía absolutista. 

10.- Campañas de Tamerlán (1370-1405). Tamerlán fue un líder militar y político turco-mongol, el último de los grandes conquistadores nómadas de Asia Central. Hasta su muerte en 1405, este musulmán se hizo con enormes extensiones de Eurasia en dos décadas. Sus grandes ejércitos atravesaron desde Delhi hasta Moscú y Anatolia, arrasando algunas ciudades y perdonando a otras. La fama de las pirámides de cráneos que levantó con los vencidos se extendió por Europa, donde durante siglos fue una figura de terror. Sus campañas dejaron entre 10 y 20 millones de muertos según distintas fuentes. Tamerlán murió camino de conquistar China.

Free counter and web stats