Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

sábado, febrero 7

Valores olímpicos



(Extraído de un texto de Gonzalo Castro Marquina en el Heraldo de Aragón del 15 de febrero de 2014)

El 3 de agosto de 1936, con una marca de 10.3 segundos, Jesse Owens batió el récord de los cien metros lisos, ganando la primera de las cuatro medallas de oro que conseguiría durante los Juegos Olímpicos de Berlín. Dicen que un periodista le preguntó si consideraba su triunfo una victoria para la raza negra, y él contestó que era una victoria de la humanidad. Puede que, como muchos otros relatos de este tipo, no llegará a ocurrir y que se trate tan solo de una leyenda. Real o no, ese día la humanidad ganó junto a él. Aquellas Olimpiadas de 1936 se concibieron como un escaparate del poderío de la raza aria y del nazismo. Es cierto que Alemania consiguió presidir el medallero a bastante distancia de su competidor más directo, EE.UU., pero, con todo, la propaganda no cumplió su objetivo.

Menos conocida es la relación de Owens con el atleta alemán Luz Long. Durante la prueba de salto de longitud, Long se acercó a un nervioso Owens para darle unos consejos a la hora de realizar el salto. Llevaba dos nulos y si fallaba el siguiente quedaría descalificado. Pero no fue así. Owens siguió las instrucciones de Long y pasó de ronda. Al día siguiente, Owens conseguiría la medalla de oro mientras Long habría de conformarse con la plata. El gesto de Long puso de manifiesto su gran deportividad y calidad humana. No solo tendió la mano a un rival, sino también a quien le habían enseñado que debía ver como un enemigo, como un inferior. A partir de ese momento, Jesse y Luz mantendrían el contacto por carta.

Naturalmente, esta amistad no gustó nada a los jerarcas nazis. Es bastante probable que influyera en la decisión de llamarlo a filas durante la II Guerra Mundial, conflicto en el que Long falleció. A título póstumo, le fue reconocida en 1964 la medalla Pierre de Coubertin por su comportamiento ejemplar, símbolo de los valores y principios que inspiran el olimpismo. El día que Luz decidió ayudar a Jesse, perdió el oro, pero a cambio ganó otra medalla y una amistad, en palabras del propio Owens, de veinticuatro quilates.

[…] Durante los [Juegos Olímpicos] de Berlín, el régimen nazi intentó dar una imagen de aparente normalidad frente a la persecución de los judíos. Su equipo olímpico llegó a contar con una atleta judía, Helene Mayer, en el campo de la esgrima.

Free counter and web stats