Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

martes, julio 5

Celulitis, vence a tu enemigo

(Un texto de C.U. en la revista Mujer de Hoy del 6 de junio de 2015)

Tienes que vivir con ella. Y da igual que seas curvilínea o delgada como un insecto palo: la piel de naranja en los muslos puede aparecer en ambos casos. Esto es lo que necesitas saber de la celulitis para plantarle cara. 
 
Qué es
Puedes echarle la culpa a la grasa, pero en la aparición de la piel de naranja intervienen más factores. Lo que hace que a tus muslos le salgan esos baches es una inflamación del tejido conectivo.

"La celulitis aparece por una alteración de la circulación de la capa grasa (hipodermis). Las paredes del tejido conectivo se engrosan, hacen que los nódulos de grasa aumenten y los empujan hacia arriba. Pero a su vez, estos traccionan la piel y dificultan la microcirculación sanguínea y linfática de la zona", explica el doctor Pedro Pineda, de Hedonai.

"Por culpa de este proceso, los adipocitos no pueden hacer bien su trabajo y los desechos se acumulan", apunta Natalia de la Vega, dueña del centro Tacha.

Por qué se produce
Aunque no te lo vas a creer, todavía no se sabe. Probablemente porque en realidad no se trata realmente de un problema de salud, es tan solo una preocupación estética. Pero el caso es que quita el sueño al 98% de la población femenina.

En su formación hay un rango de culpables que va desde la genética a las hormonas, pasando por el tabaco, la alimentación, la acumulación de líquidos y la falta de ejercicio.

Distingue la tuya

- Blanda. "Es la más común y se distingue por su flacidez y su aspecto gelatinoso. El tejido de la zona donde se encuentra se hunde al tocarlo y se mueve cuando cambias de postura. No es dolorosa y aparece en muslos y glúteos", explica el dr. Pineda. Es frecuente en personas sedentarias, añade Natalia de la Vega.

- Dura. Ambos expertos coinciden en que esta es la peor y la más difícil de solucionar. Está llena de tejido fibroso, suele ser dolorosa y se asocia a una piel poco oxigenada", señala la responsable de Tacha. "Se da sobre todo en personas jóvenes de estructura robusta", añade el dr. Pineda.

- Edematosa. "Suele estar localizada en las piernas y se debe a la retención de líquidos. También la más fácil de quitar si se actúa rápido", explica Natalia de la Vega.

Las coordenadas de la batalla

No te vamos a descubrir América con estos consejos, pero si te los tomas en serio, el problema mejora.

1. Alimentación. Que sea equilibrada es la clave para que no se acumule grasa de más en las zonas más peliagudas. Estate atenta a las horas en las que las células almacenan más grasa, huye del azúcar y evita picar entre horas.

2. Hidratación. Esta vez nos referimos a la interna, la que tiene que ver con beber agua abundante para que se produzca un drenaje adecuado. Natalia de la Vega aconseja que añadas infusiones de cola de caballo a tu rutina diaria para ayudar al cuerpo a eliminar líquido.

3. Masaje. Todas las mañanas usa un guante de crin en ayunas. Ayuda a activar la circulación y a drenar la linfa. Hay que darse un masaje por todo el cuerpo en círculos y de abajo arriba. Se tarda exactamente tres minutos. Luego, alterna duchas de agua fría y caliente. Es el plan diario de Natalia de la Vega, de Tacha. El dr. Pedro Pineda aconseja dar el masaje justo después de hacer ejercicio. Así estimulas la circulación de los ácidos grasos liberados por la actividad física y ayudas al sistema linfático a transportar las grasas y toxinas hasta los canales de desecho, explica.

4. Ejercicio. Ataca las zonas concretas donde se almacenan los adipocitos con alguna actividad física dirigida a los músculos de las zonas críticas como nalgas, caderas, interior de rodillas y brazos. "Haz musculación con máquinas o pesas, marcha rápida, natación y yoga dinámico", señala el dr. Pineda.

5. Anticelulíticos. Tienes que ser constante en su aplicación porque los lipolíticos que contienen (cafeína, carnitina y té verde) crean un hábito de desintoxicación que ayuda a normalizar el funcionamiento de las células grasas. Eso significa dártelos dos veces al día todos los días del año, no solo durante la operación biquini. Son mucho más eficaces si te los aplicas antes de hacer ejercicio. Reaplica después de la ducha posgimnasio, por supuesto.

Etiquetas: ,

Free counter and web stats