Cuéntame un cuento...

...o una historia, o una anécdota... Simplemente algo que me haga reir, pensar, soñar o todo a la vez, si cabe ..Si quereis mandarme alguna de estas, hacedlo a pues80@hotmail.com..

lunes, febrero 10

La evolución en diez destinos turísticos V



(Un reportaje de Mario García Bartual en la revista Quo de agosto de 2012. Continúa)

9.- Islas Galápagos: tras los pasos de Darwin
Durante su largo viaje de exploración científica a bordo del HMS Beagle, Charles Darwin pasó en las Galápagos cinco semanas, en 1835. Algunas de las observaciones que registró en sus cuadernos de notas dejaron en él una impresión duradera que, más adelante le ayudarían a reflexionar sobre la transmutación de las especies.

El archipiélago volcánico consta de 19 islas que comenzaron a emerger de la corteza oceánica hace unos cinco millones de años. Se sitúan a 972 km de la costa de Ecuador, en pleno océano Pacífico. Tiene cinco islas principales y una dispersión de otras más pequeñas, junto con una centena de rocas e islotes.

Primero desprovistas de vida, se fueron poblando con animales inmigrantes que llegaban por mar o por aire. Están separadas unas de otras por aguas profundas y poderosas corrientes que siempre han sido un peligro para los marineros que faenan en ellas. Estas barreras naturales han hecho que los organismos inmigrantes se mantengan aislados en sus propias ínsulas y les resulte muy difícil colonizar las costas vecinas. Todo el archipiélago tiene la apariencia de mundos en miniatura cerrados en sí mismos y formados por secos desiertos, malezas, bosques húmedos de árboles Scalesia y negras playas volcánicas. El estudio de la evolución de estos ecosistemas es una buena manera de entender los procesos de selección natural en vivo y en directo.

El 97% del territorio es parque natural, y para velar por su conservación, Ecuador limita el número de turistas que pueden visitarlo.

10.- Las Hoyas: biodiversidad cretácica
El yacimiento de Las Hoyas se encuentra en Serranía de Cuenca, dentro del término municipaI de La Cierva, en una zona arbolada que escondía su gran interés paleontológico hasta que una repoblación forestal puso al descubierto parte de las rocas ocultas por la vegetación. Desde su descubrimiento, en 1984, se han recogido decenas de miles de ejemplares que representan más de un centenar de géneros. Tan rica biodiversidad lo convierte en un lugar de referencia obligada para la comprensión de los ecosistemas continentales del Cretácico inferior, durante el Barremiense, hace unos 120 millones de años.

Además, es uno de los lagerstätten más importantes de la península ibérica. Los sedimentos fosilíferos se acumulan en niveles de calizas litográficas resultantes de la sedimentación en la zona más profunda de un lago superficial. Aquella estaba forrada por gruesos tapetes microbianos que crecían durante los periodos áridos. La acción metabólica de las bacterias produjo depósitos de carbonato de hierro que cubrieron y sellaron los tejidos blandos, lo que permitió su conservación.

Los artrópodos, como arañas, ciempiés, grillos, cucarachas, libélulas, termitas, escarabajos o moscas, son el grupo más diverso, pues representan un 45% del total de los géneros descritos. Los restos de flora, por su parte, abarcan todos los grandes grupos vegetales del Mesozoico y en ellos puede observarse la transición evolutiva de gimnospermas a angiospermas (plantas con flores). La colección de vertebrados recuperada comprende también una importante variedad: desde diversos grupos de peces, como los celacantos, hasta anfibios, tortugas, lagartos, cocodrilos y dinosaurios. Dentro de estos últimos, está el primer ornitomimosaurio encontrado en Europa y uno de los más antiguos, el Pelecanimimus polyodon.

El área está vallada y sólo se puede visitar con un permiso de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Castilla La Mancha.

Más sitios en España
La comarca de Orce, en Granada, presenta una rica y diversa información paleontológica sobre los ecosistemas del Pleistoceno inferior. Además, contiene los primeros inicios de presencia humana en la península ibérica. El yacimiento de Venta Micena ha proporcionado más de 15.000 restos fósiles; y los de Fuente Nueva-3 y Barranco León-5, un conjunto de útiles líticos compuestos por más de cien piezas en cada caso, manufacturados por homínidos de hace más de un millón de años.

En Fuente Nueva-3 también hay restos de un antiguo pantano y de grandes herbívoros, como hipopótamos, elefantes y rinocerontes. Tanto Venta Micena como Fuente Nueva tienen una antigüedad fechada en unos 1,2 millones de años. Barranco León es anterior: su edad se estima en torno a los 1,3 millones de años. El pueblo de Orce posee, además, el Museo de Prehistoria y Paleontología Josep Gibert. www.orce.es

La localidad zaragozana de Murero contiene uno de los yacimientos más importantes del Cámbrico. Se han descrito setenta especies de trilobites, además de distintos tipos de braquiópodos, equinodermos y microfósiles conchíferos relacionados con moluscos. También abundan algas, esponjas, crustáceos y otros invertebrados. El equipo de investigadores de la Universidad de Zaragoza que estudia este yacimiento ha señalizado dos rutas con carteles explicativos para que los visitantes y estudiantes puedan conocer de cerca el lugar y cómo se trabaja en él. wzar.unizar.es/murero

La sierra de Atapuerca, en Burgos, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2000, conserva un registro paleontológico y arqueológico excepcional por su abundancia, preservación e importancia. La cronología que abarcan los fósiles rescatados de la Trinchera del Ferrocarril es muy amplia y corresponde, sobre todo, a rellenos depositados durante el Pleistoceno inferior y medio, hace entre 1.200.000 y 200.000 años. Casi todas las excavaciones han proporcionado restos humanos, algo excepcional en este tipo de yacimientos. Además, los rescatados en la Sima del Elefante, con una edad aproximada de un millón de años y pertenecientes al Homo antecessor, son de los más antiguos encontrados en Europa. www.atapuerca.com

Etiquetas:

Free counter and web stats